Alfonso Tomé, de Frescitrus: “La forma de competir con la fruta de Sudáfrica es trabajar la clementina con hoja”

“Hemos cosechado un 25-30% más de clementinas que las previstas en los aforos iniciales”

Huelva es la provincia productora por excelencia de mandarinas en Andalucía. Su superficie y su producción triplican a las de la siguiente mayor región productora, Sevilla, y la diferencia entre la superficie plantada y la que actualmente está en producción –reflejada en los datos más recientes del Análisis de superficie, rendimiento y producción proporcionados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación– revela el incremento significativo de volumen que se producirá en los campos onubenses en los próximos años.

“El 13 de septiembre comenzamos a cosechar las primeras Clemenrubí y hemos terminado de cortar las últimas Oronules hace apenas una semana”, explica Alfonso Tomé, de Frescitrus. “Ha sido una campaña muy positiva en kilos, a pesar de la DANA de finales de septiembre. La tromba de agua que dejó casi 120 litros en una hora cayó acompañada de granizo en algunos puntos y afectó a la zona de Isla Cristina, Cartaya y Lepe, donde inundó fincas bajas de clementinas con la campaña recién comenzada. No obstante, hemos cosechado un 25-30% más de fruta que la prevista en los aforos iniciales. En estas variedades tempranas, que constituyen uno de nuestros dos picos fuertes de producción, hemos cosechado 9 millones de kilos”.

“El otro pico fuerte son las clementinas tardías; comienza en enero con la Clemenvilla, le siguen las Tango, Nadorcott y Orri, y terminamos con las Murcott a finales de marzo/principios de abril. Lo bueno que tenemos en Huelva es que abarcamos todo el abanico varietal de la mandarina“.

La clementina de Huelva entra al mercado en septiembre en un momento en el que aún hay fruta de Sudáfrica, y a primeros de noviembre se solapa con las producciones de la Comunidad Valenciana, que este año tendrá una reducción importante estimada provisionalmente desde la Conselleria de Agricultura en un 18% en la producción total de mandarinas, que alcanza el 27,7% en el caso de las clementinas.

“Normalmente terminamos nuestra campaña temprana cuando entran las Clemenules valencianas, ya que la demanda de Oronules se para y los precios caen, pero este año la merma en la Comunidad Valenciana ha hecho que no hayamos tenido esa presión y hemos podido alargar nuestra campaña una parte importante del mes de noviembre”.

“En cuanto a Sudáfrica, al inicio de nuestra campaña había una gran cantidad de fruta del final de la temporada sudafricana en los mercados europeos, entre ellas de mandarinas club tipo Nadorcott, Orri o Tango contra las que es más difícil competir con nuestras clementinas tempranas. Sin embargo, hemos tenido en general muy buena calidad y fruta de primera categoría con muy buen calibre por la que hemos estado obteniendo desde el principio precios bastante correctos. Además, hemos apostado por trabajar la clementina con hoja como símbolo de frescura para competir y diferenciarnos de la fruta de Sudáfrica”, señala Alfonso. “De los 9 millones de kilos que hemos vendido, casi un 70% ha sido comercializado con hoja”.

“No es lo mismo una fruta que ha pasado 30 días en una cámara que otra que ha madurado y adquirido la coloración y los grados Brix óptimos de forma natural en el árbol. La hoja viva indica que la fruta ha sido recolectada solo 2 o 3 días antes de llegar al consumidor”.

Todos los mercados, tanto el nacional como los internacionales, están reaccionando muy bien ante la fruta con hoja, explica Alfonso. “Pero tenemos que seguir educando al consumidor para que valore realmente lo que implica. El agricultor corre un riesgo muy importante al dejar la fruta en el árbol para esperar que tome su color de manera natural, ya que, si llega un episodio de lluvias fuertes, puede perder su producción. Y el mercado no solo debe valorar esto, sino también pagarlo. Además, el sabor de la fruta que madura naturalmente no es el de una fruta madurada en cámara”, puntualiza el gerente de Frescitrus.

Fruta con valor añadido
La apuesta por la garantía de frescura y naturalidad que le confiere a la fruta la presencia de hojas vivas ha demostrado ser un valor añadido fundamental esta campaña para las clementinas de esta sociedad agraria de transformación onubense fundada en 1998, aunque no es el único que poseen.

“Actualmente tenemos varias explotaciones en proceso de certificación en ecológico. Además, la lucha integrada la tenemos totalmente implementada en nuestras explotaciones, la suelta de insectos beneficiosos nos funciona mucho mejor que el empleo de químicos”, afirma Alfonso Tomé. “También pertenecemos a diferentes clubs y producimos mandarinas Nadorcott, Tango u Orri. Esta fruta en concreto tiene un coste de producción superior al de la mandarina sin royalties, pero de momento los agricultores obtienen con ellas una rentabilidad muy interesante”.

Cabe señalar que, de acuerdo con un estudio de costes de la Junta de Andalucía realizado para la campaña 2019/20 –anterior a la escalada de costes a la que hemos asistido durante el último año–, los costes medios de producción incluida la recolección para la mandarina eran de 8.555 €/ha, mientras que los de la mandarina con royalty ascendían a 13.462 €/ha.

“Marruecos también las produce, sobre todo la Nadorcott, y allí los precios de producción son mucho menores que en España, ya que uno de los componentes más importantes en el coste, la mano de obra, es mucho más barato. En el futuro podría representar un problema”, alerta Alfonso Tomé. “Por eso tenemos que reinventarnos, como hemos hecho con la mandarina con hojas”.

Clementina de Huelva
Con datos de la campaña pasada hasta septiembre, las exportaciones andaluzas de mandarinas se incrementaron un 12% en volumen superando las 49.000 toneladas, de las cuales un 93,7% correspondieron a envíos a la Unión Europea. Huelva juega un papel determinante en la obtención de estas cifras comerciales al representar el 61% de la producción andaluza de mandarinas.

Esta fortaleza del sector y su concentración geográfica, unida a la calidad de la fruta y a una ventana comercial propia dentro de la campaña española, podrían llegar a ser factores de una diferenciación futura para las mandarinas y clementinas onubenses dentro del panorama citrícola nacional; iniciativa que ya han emprendido otros cítricos andaluces como las Naranjas del Valle del Guadalquivir.

“De momento no se ha propuesto ninguna iniciativa de este estilo en la provincia, pero es verdad que en el segmento de las mandarinas tempranas deberíamos plantearlo en el sector. Es fruta de mucha calidad que el mercado siempre valora a pesar de la competencia que existe”, plantea Alfonso Tomé.

Para más información:
Alfonso Tomé
Frescitrus
Centro Tecnológico de la Agroindustria ADESVA
P.I. La Gravera, Avda. La Dehesa del Piorno, 1
21440 Lepe (Huelva)
Tel.: +34 650 949 191
atome@frescitrus.com
www.frescitrus.com


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor