Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Los embotellamientos en la logística marítima podrían afectar la condición de las exportaciones de fruta fresca

Las demoras en las operaciones portuarias que se suceden desde hace meses ponen en peligro la calidad de los productos frescos exportados, lo que ha provocado que importadores y exportadores de este tipo de mercancías perecederas estén optando por el transporte aéreo, como la cadena de supermercados coreana Emart.

"Dado que el envío y la entrega se demoran más de un mes, ha habido casos en los que la fruta se pudre o deja de estar fresca antes de llegar a Corea", dijo un portavoz de Emart al medio Korea Joongang Daily. "En lugar de realizar envíos por mar, estamos trabajando rápido para aumentar la proporción de envíos aéreos".

"Se tarda menos de una semana para que las frutas lleguen a cada una de nuestras sucursales desde el país de origen, y son más frescas que obteniéndolas por transporte marítimo", informa el portavoz. De hecho, si antes las cerezas y arándanos chilenos tardaban 40 días en llegar a Corea, ahora solo tardan 4 a 5 días por vía aérea; y desde California, las uvas solo necesitan de 3 a 4 días para llegar por avión, diez veces menos que por barco.

Estos factores han hecho que este año la proporción de productos recibidos por avión en Emart haya aumentado en un 26% respecto del año pasado. El transporte aéreo es caro, pero las empresas están dispuestas a pagarlo; las cantidades de fruta podrida deben desecharse después de ser enviadas por mar, y la pérdida por deterioro podría llegar a ser mayor que los costos adicionales del transporte aéreo, apuntaban desde Korea Joongang Daily.

 

Fuente: blueberriesconsulting.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor