Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Luis Elías Soria, de Viveros Mariano Soria:

“Crece el interés por las nectarinas de estación tardía"

En diciembre se han plantado los árboles de las frutas de hueso que llegarán en un par de años a los consumidores, y los viveros, como gestores del material vegetal y de su multiplicación, son testigos de los avances varietales y de las tendencias comerciales actuales entre los productores que determinarán la futura oferta. Este conocimiento les posiciona como actores aventajados en un sector que, a pesar de que sitúa a España en los primeros puestos en la producción europea y en la exportación mundial, lleva años experimentando cierto retroceso.


Luis Elías Soria.

“La elección de una variedad es un factor importantísimo en la fruta de hueso. En las últimas décadas se había logrado ampliar el calendario de producción, pero faltaba desarrollo en otros campos como la calidad gustativa o la poscosecha. También en los portainjertos, un elemento igualmente importante para poder combatir las enfermedades de los frutales”, explica Luis Elías Soria, de Viveros Mariano Soria. “Entre los patrones desarrollados destacan Adesoto y Adara para ciruelos y cerezos, o Garnem, un híbrido de almendro y melocotonero muy vigoroso y compatible con los Prunus resistente a los nematodos”.

“En nuestro vivero trabajamos con obtentores genetistas muy reconocidos. Tenemos 7 hectáreas de campos de tests en los que cultivamos sus diferentes variedades, de manera que podemos dar un feedback a los obtentores así como asesorar de la mejor manera a nuestros clientes en su elección, y este año destacan varias tendencias”.

“La nectarina está recuperándose. Hay un enorme interés por cubrir una fecha muy definida dentro del segmento de esta fruta, justo entre mitad y finales de agosto, un periodo en el que hay un gap de calidad entre las variedades de nectarinas que se encuentran en el mercado. Concretamente el interés se ha centrado en variedades que mejoren a Red Jim”, comparte Luis Elías.

“En melocotón, al igual que estos años atrás, hemos visto una tendencia por la fruta de piel y pulpa amarilla. Dentro de este segmento empieza a haber variedades con mejor firmeza que han abierto el mercado en el norte de Europa, donde no se consumía. Además, ofrece alternativas para la industria de las conservas, de los zumos e incluso de la fruta deshidratada, lo que ha ayudado a que los productores hayan apostado por esta línea”.

“También se está avanzando mucho en las variedades más tardías de albaricoque, ya que tenían un punto débil claro en cuanto a calidad gustativa. La variedad Winnie Cot es un claro ejemplo de una nueva generación con mucho mejor sabor”.

“La fruta plana sigue siendo muy atractiva por su factor diferencial, su forma, y por su sabor, que es muy concentrado. Ha habido grandes avances, sobre todo en la fruta de carne blanca para la cual la poscosecha era un problema”, explica Luis Elías Soria. “Con el paraguayo se ha hecho un gran trabajo de obtención y ha conseguido una posición importante dentro de las frutas de hueso, pero respecto a la platerina aún queda mucho desarrollo por delante. El cerrado pistilar es uno de los principales problemas a los que nos enfrentamos, ya que es directamente proporcional a su vida poscosecha y al tiempo que aguanta en el lineal. No obstante, trabajamos con diversas variedades de diferentes obtentores y del Imida, entre las que destaca Mistral 30, que cumplen con todos los estándares de calidad”.

“En cuanto a la cereza, la elección es aún más importante dado que su temporada está muy concentrada. Concretamente para la fruta de media estación existe una enorme cantidad de variedades, por lo que para competir en ese periodo hay que tener la mejor calidad, y para ello los agricultores tienen que hacer un escrutinio exhaustivo y llegar a la selección correcta”, subraya Luis Elías. “Estos últimos años, una de las variedades que más hemos vendido en nuestro vivero ha sido de cerezo, la Royal Tioga, una variedad extratemprana con una fruta muy dulce y mucho más firme que la de las variedades que existían hasta ahora, como la Burlat, de frutas más blandas y con menos poscosecha”.

Estas tendencias se materializarán en los lineales en varios años, los necesarios para que los árboles entren en plena producción, y esperan revertir el desarrollo agridulce del sector en las últimas campañas. Bien es cierto que la campaña 2020/21 arrojó cifras atípicas en toda Europa por la meteorología desfavorable y las heladas tardías de la primavera, que hundieron la cosecha comunitaria un 19% respecto al año anterior y un 35% respecto a la media de los cinco últimos años, según datos de Europêch, y que impulsaron los precios y las exportaciones de España, que siguió siendo el mayor productor de fruta de hueso de la UE.

Sin embargo, los datos del último Boletín de la Campaña de Fruta de Hueso 2021 del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación revelan que la superficie dedicada a la producción de fruta de hueso en España descendió en la última campaña para todas las especies, excepto para la cereza, constatando la reducción constante los últimos años para melocotón, nectarina y albaricoque. El consumo también arroja cifras a analizar: el año pasado, de acuerdo con el Informe de Consumo Alimentario en España 2020, el consumo de frutas registró un aumento del 10%, pero las frutas de hueso experimentaron no solo una caída, sino el mayor descenso de toda la categoría.

Por ello, en este contexto complejo al que se suma la competencia de las demás frutas en el mercado y de una amplia oferta varietal en fruta de hueso, “la elección de la variedad se vuelve aún más importante”, remarca Luis Elías.

Una trayectoria de 60 años que comenzó con el melocotón Miraflores
Viveros Mariano Soria es una empresa familiar que cuenta con 60 años de historia. “Mi bisabuelo y mi abuelo comenzaron el negocio viverístico con el melocotón Miraflores, una variedad extratardía que surgió aquí en la zona de manera espontánea. Empezaron a multiplicarlo y a venderlo por toda España”, recuerda Luis Elías Soria. “Después de unos años diversificaron las plantas que comercializaban, siendo muy fuertes en olivos y almendros, creciendo mucho como empresa gracias a la labor de Vicente Pérez Iriberri, un técnico extraordinario que trabajó con pasión y que impulsó la empresa para que llegara a ser lo que es hoy en día, quien desafortunadamente ya no se encuentra entre nosotros”.

“Actualmente comercializamos cerca de 4 millones de plantas tanto en el mercado nacional como en los internacionales, desde Francia e Italia hasta Turquía o Egipto, con árboles que cubren totalmente el amplio calendario de las frutas de hueso y que nos permiten surtir plantas para todos los productores de cualquier rango de la temporada con material muy competitivo y de gran calidad”.

Para más información:
Luis Elías Soria
Viveros Mariano Soria
tecnicocampo@viverosmarianosoria.com
www.viverosmarianosoria.com


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor