Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Cristóbal Molina, presidente de SAT Sintesis:

“La mejora de la pandemia y los problemas logísticos nos permitiría recuperar el mercado chino”

Un inicio marcado por el solape con la fruta del hemisferio sur, abundancia de calibres pequeños, aumento de los costes de producción y manipulación, y problemas con la logística en exportaciones a largas distancias. Son las principales complicaciones que están marcando la campaña de naranja española desde que empezó su recolección a finales de octubre en las principales zonas productoras.

La cosecha de naranja es algo más elevada respecto a la campaña pasada, a diferencia de las clementinas, que han sufrido una reducción importante en la variedad Clemenules.

La falta de calibre: factor más determinante de la campaña de naranja 2021/2022
“La subida de los costes de producción está haciendo que los márgenes de beneficio sean ajustados debido a la presión de los precios en la fruta de calibre pequeño, que este año es el más abundante tanto en Andalucía como en la Comunidad Valenciana, principales zonas productoras en España”, cuenta Cristóbal Molina, presidente de la compañía sevillana SAT Sintesis, que produce y comercializa alrededor de 12 millones de kilos de naranjas y pomelos cultivados en Huelva, Sevilla y Córdoba, siendo su especialidad las exportaciones a largas distancias como Canadá, Medio y Lejano Oriente.

“Las naranjas Navelina con buen calibre –entre 1, 2 y 3– y de calidad están alcanzando precios correctos de entre 20 y 24 céntimos el kilo en el árbol, ya que están bastante buscadas en los mercados. Mientras tanto, la fruta de calibres pequeños –entre 4 y 6-, se ve condenada por su sobreoferta con precios de entre 8 y 12 céntimos de media. Y es que en casi todas las fincas hay irregularidad de calibres y presentan más de un 70% de calibres pequeños. Ahora están terminando las Navelina y empezando las primeras Navel, y luego se continuará con Lane, Lane Late, Navel Powel, Barnfield, Chislett, etc. Generalmente, el problema de falta de calibre se extiende a todas las variedades de naranja, incluso al grupo de las blancas como las Salustianas, que presentan todavía más problemas de calibre. Va a ser una campaña de bajos calibres desde el principio hasta el fin”.

“La mejora de la pandemia y los problemas logísticos nos permitiría recuperar el mercado chino”
Las exportaciones de naranja a países fuera de la Unión Europea cayeron estrepitosamente en la campaña 2020/2021 debido a las dificultades a las que está haciendo frente la logística a nivel global, especialmente en China, uno de los mercados en los que SAT Sintesis más se ha posicionado en los últimos años.

“Fuimos de los primeros en posicionarnos en el mercado chino gracias a que contamos con nuestra propia delegación en el país, a donde enviamos directamente nuestras naranjas para que desde allí se distribuyan a los diferentes clientes, a diferencia de otros exportadores, que envían su fruta a través de intermediarios chinos”, cuenta el presidente de esta compañía.

“Si bien en la campaña 2019/2020 ya hubo una tendencia a la baja, los envíos a China se redujeron casi por completo la campaña pasada, por las limitaciones a las importaciones en los puertos chinos como medida de contención de la COVID, algo que se ha visto compensado, en cierto modo, por el aumento de las exportaciones a Oriente Medio, sobre todo a Emiratos Árabes Unidos, que cada vez está demandando más naranja española”, explica Cristóbal Molina.

En los meses de marzo, abril y mayo es cuando se envían normalmente las naranjas a China. “De momento todavía no sabemos cómo estará el panorama logístico para entonces, aunque confiamos en poder retomar los envíos. De hecho, ya hemos inscrito nuestras parcelas para poder hacer los envíos a este país esta campaña. Creemos que si mejora la situación en lo que se refiere a la pandemia y los problemas logísticos, nos permitiría recuperar el marquista mercado chino, que tan interesante es en la segunda parte de la campaña debido a los altos precios que se pagan por la fruta de buena calidad”, sostiene Cristóbal Molina. La compañía está exportando, además de a países europeos, a Canadá y Oriente Medio.

La competencia con Sudáfrica y Egipto empieza a ser sofocante
“Sudáfrica tuvo problemas con las cargas y vino tarde a Europa, provocando un solape importante con el inicio de nuestra campaña. Aunque esto es puntual, vemos que la tendencia se dirige a finales de campaña más largos para este país. Mientras tanto, a partir de finales de enero Egipto empieza a enviar grandes cantidades de naranja a los mercados internacionales. Ambos orígenes están haciéndonos perder una importante cuota de mercado, en una lucha que no es de igual a igual por la diferencia en las restricciones fitosanitarias, así como en los costes de producción, debido a los bajos salarios que se pagan en estos países", señala Cristóbal Molina.

"Estamos compitiendo con distintas reglas de juego y tendremos que encontrar la forma de seguir compitiendo ofreciendo un producto que se distinga en calidad y servicio, aunque necesitaremos la ayuda de las autoridades europeas para proteger la producción europea. De momento, parece que es el grupo de las mandarinas y clementinas el que permite que los cítricos españoles sigan siendo líderes y que los importadores continúen acudiendo a los exportadores españoles”, concluye.

 

Para más información:
Cristóbal Molina Montes
SAT Sintesis
Ctra. A-436, Km.2
41318 Villaverde del Río. Sevilla (España)
+34 902702422
cmolina@satsintesis.com 
www.satsintesis.com 


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor