"Nunca antes me había quedado sin vender una cosecha de esta magnitud"

Productores ingleses sin compradores europeos tras el "brexit"

El brexit ha dejado su huella en la agricultura inglesa. Will Woodhall, productor de remolachas ecológicas de 35 años, señala un montículo de varias toneladas de hortalizas en descomposición en su finca desde octubre, por un valor de más de 109.000 dólares, que se pudren por falta de compradores europeos tras la ruptura entre Reino Unido y la Unión Europea. En su finca de 770 hectáreas, Woodhall produce estas remolachas desde hace casi una década y exporta casi la mitad de su producción a Europa.

"Nunca antes me había quedado sin vender una cosecha de esta magnitud. Evidentemente, esto impacta nuestro negocio. Esperamos poder digerirlo e intento ser positivo", dice a AFP.

Y es que la remolacha de Woodhall es una de las víctimas del brexit, desde que la burocracia ligada a la salida británica de la Unión Europea complicó la exportación de productos hacia el continente.

En un primer momento pensó que el brexit, en vigor desde 2020, tendría pocas consecuencias en su actividad. Pero tras una transición de 11 meses, el Reino Unido salió de la unión aduanera y el mercado común europeo, sumiendo a los comerciantes en la incertidumbre.

Rápidamente, uno de sus compradores europeos rompió un contrato para la venta de cientos de toneladas de remolachas y desde entonces no ha vuelto a pasar pedido. "Dijeron que no querían productos que no fueran europeos", explica el agricultor inglés. Antes, sus compradores mezclaban su producto con otros procedentes de otros países europeos pero ahora, tras el brexit, deben separarlos para distinguirlos, lo que les cuesta tiempo y dinero. "Es mucho engorro, no puedo reprochárselo", admite Woodhall.

El primer ministro británico, Boris Johnson, y otros partidarios del brexit prometieron que la salida de la UE liberaría al Reino Unido de las limitaciones burocráticas y abriría nuevos mercados al país. Pero muchas empresas, como la finca de Will Woodhall, se apoyan al menos parcialmente en el comercio con el continente y el brexit les ha hecho las cosas mucho más complicadas.

Pese a todo, este agricultor que en el referéndum de 2016 votó por permanecer en la UE se muestra optimista sobre las posibilidades a largo plazo vinculadas al brexit, a condición de que los políticos cumplan sus promesas. "Creo sinceramente que, dentro de diez años, estaremos mejor fuera, con el brexit, al tener nuestro propio mercado. Pero ¿cuántos van a quebrar hasta entonces?", se pregunta.

"Y ¿tenemos el apoyo necesario? No lo sé", subraya. Frente a una agricultura ampliamente subvencionada en Europa, las ayudas del Gobierno británico "no están a la altura" debido al reducido tamaño del sector.

 

Fuente: france24.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor