La manzana negra, más conocida como Black Diamond, es una variedad única que se cultiva solamente en la región tibetana de Nyingchi.

Esta variedad obtiene su tonalidad oscura gracias a las condiciones geográficas de la zona en la que se produce: a una altura de 3.000 metros sobre el nivel del mar, las condiciones atmosféricas son bastante extremas, haciendo que las manzanas estén expuestas a un exceso de radiación ultravioleta que favorece la concentración de antocianos en su piel y con ellos, su color púrpura oscuro.

La variedad de manzana Black Diamond es muy exclusiva debido a que su producción no es a gran escala, y a que tiene un proceso de de crecimiento prolongado: los manzanos Black Diamond pueden tardar hasta ocho años en alcanzar la madurez, por eso muchos agricultores son reacios a cultivar esta fruta; y por ello, su precio ronda en el mercado los 8 dólares por unidad.

Sin embargo, la manzana negra no es la más cara del mundo; en Japón existe un tipo de manzana llamada Sekai Ichi que alcanza un precio promedio de 21 dólares por unidad.

 

Fuente: billiken.lat