Anuncios

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

El sector del arándano estudia la exportación desde Namibia y Mozambique

¿Llega a su fin la huelga en Sudáfrica?

El statu quo no ha cambiado, por el momento, en los puertos sudafricanos, que arrastran más de dos semanas de huelga. El sector ya esperaba en un primer momento que la huelga duraría al menos una semana y estuvo haciendo planes para reducir sus pérdidas, aunque algunos productores tuvieron que aceptar estoicamente la idea de que algunos contenedores situados en los muelles no pudieran conectarse a la corriente.

En la Terminal de Contenedores de Durban hay decenas de miles de contenedores de importación apilados y un importante retraso que se tendrá que despejar cuando la huelga finalice formalmente, y podrían pasar semanas hasta que la situación se estabilice.

El sector frutícola se ha estado fijando en Walvis Bay (Namibia) y la Terminal Frutícola de Maputo también es una opción. Ninguna de las terminales tienen instalaciones frigoríficas pero para un contenedor con Genset no supone un problema.

Algunos exportadores de arándanos estuvieron a punto de emprender esa ruta, pero las noticias de un primer avance en las negociaciones los convenció de esperar.

Terminal de Contenedores de Ciudad del Cabo. (Foto: Druid007 Dreamstime.com) 

Los productores de arándanos tuvieron que continuar recolectando y almacenando palés –que ya deberían haber subido a un barco– en almacenes frigoríficos, donde los costes de conservación se acumulan.

Las reuniones entre Transnet y el sector frutícola continúan para mantener a este último informado del estado de las negociaciones.

El primer sindicato en declararse en huelga tras meses de estancamiento de las negociaciones salariales ha aceptado la última oferta salarial, mientras que el segundo sindicato, al parecer, se sigue resistiendo.

La noticia de que uno de los sindicatos había aceptado la oferta salarial fue recibida por el presidente de BerriesZA con gran alivio.

"No obstante, debo subrayar que, bajo ningún concepto, hemos salido del peligro, y que los próximos 10 a 14 días serán absolutamente cítricos para el regreso de las exportaciones a la normalidad. Tenemos que garantizar que se dé prioridad a los productos perecederos y, en especial, a los frutos rojos y la fruta de hueso, pues resulta fundamental para la sostenibilidad de estos sectores", advierte Justin Mudge.

"Esta situación no tiene ningún aspecto positivo"
La ausencia de Sudáfrica en Europa sencillamente le deja más espacio a Perú, cuyos volúmenes de arándanos dejan en nada a los sudafricanos.

"Esta situación no tiene ningún aspecto positivo", señala un gerente del sector del arándano.

El precio del arándano se verá bajo presión y hay productores que podrían quebrar si no consiguen buenos ingresos esta temporada, tras las dificultades de los dos últimos años.

El año pasado, la temporada del arándano también se vio afectada por los problemas logísticos; irónicamente, ahora que la Terminal de Contenedores de Ciudad del Cabo tiene grúas suficientes para tener activos los tres atracaderos, no hay personal para llevarlo a cabo.

El sector está muy preocupado por el efecto dominó de la pérdida de empleo que otra temporada difícil más podría tener en algunas empresas dedicadas al arándano.

Unos volúmenes inesperados en las cámaras frigoríficas reduce el tiempo de mantenimiento
En comparación con el año pasado, se han cargado un 75% menos de palés de arándanos, que han quedado embalados en las cámaras frigoríficas al no poder cargarse en los barcos.

"Por suerte, estamos al final de la temporada citrícola y no teníamos muchos volúmenes", comenta el director del almacén frigorífico del Cabo Occidental. "Si hubiera sido tres o cuatro semanas antes, habríamos tenido grandes problemas. Afortunadamente, teníamos capacidad y pudimos almacenar los arándanos".

Normalmente, en los almacenes este es el único mes tranquilo antes del inicio de la temporada de uva. "Durante este mes, mi personal descansa y es cuando hacemos las tareas de mantenimiento. La huelga ha provocado que las cámaras estén repletas de fruta. Ahora no hay tiempo para formaciones ni para descanso. Es una consecuencia que muchos no ven. Como tenemos tanto trabajo, nuestro programa de mantenimiento es muy intenso para poder acabar antes de que empiece la temporada de uva. Si la huelga acaba ya y podemos reanudar las cargas, podremos recuperar el tiempo perdido".


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor