Anuncios

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Los productores de patata de Francia cifran entre el 400 y 500% el incremento del gasto energético en los almacenes

En un comunicado conjunto, la Unión Nacional de productores de Francia (UNPT), la Federación Nacional de Productores de Semillas de Patata (FN3PT), junto con la sectorial de frutas (FNPF) y de hortalizas (Légumes de France) han alertado del incremento de entre el 400% y 500% del precio medio de la electricidad en 2023 para los almacenes hortofrutícolas con una potencia superior a 36 Kwa.

"El almacenamiento de las cosechas en cámaras frigoríficas depende en gran medida de la energía eléctrica (ventilación, refrigeración), y es el elemento central del modelo económico de muchos productores de patatas (de consumo y de siembra), así como de determinados productores de frutas y verduras (zanahorias, manzanas, peras, kiwis, etc.). El almacenamiento permite abastecer el mercado durante todo el año en condiciones óptimas (de 0 a 8° C), a veces incluso compensando la retirada de las sustancias activas utilizadas hasta ahora para el almacenamiento (como en el caso de la prohibición de CIPC en las patatas en 2020)".

Según las organizaciones francesas, "debido al alza continuo de los precios de la energía, el coste de la factura del almacenamiento de las cosechas, ligado a los contratos eléctricos, alcanzará niveles estratosféricos la próxima campaña". Y destacan que este momento es decisivo porque en estos meses "entre la mitad y las tres cuartas partes de los productores están o estarán en proceso de renegociar sus contratos de electricidad para el próximo año para potencias superiores 36 kwa (o 33 kW)".

Según el comunicado, en el caso de la patata para consumo, el aumento medio del precio de la electricidad en 2023 para los almacenes con potencias superiores a 36 kwa será del 500%.

Para la patata de siembra, el coste medio de la electricidad en 2023 pasará de 1.102,68 euros la hectárea a 2.150,23 euros la hectárea, lo que supone pasar de 36,75 euros la tonelada a 71,67 euros la tonelada. En 2023 se prevé que el coste de la electricidad representará el 14% del total de los costes de producción frente al 7,6% que ha representado este año.

En cuanto a otro tipo de producciones hortofrutícolas como pera y manzana, que también son conservadas una gran parte del año en cámaras frigoríficas, el coste medio de almacenamiento para 2023 pasará de 0,02 euros a 0,1 euros por kilo, lo que supone un incremento del 400%.

Ante esta situación, las 4 entidades piden que el gobierno incluya a todas las explotaciones agrícolas con almacenes con potencias contratadas superiores a 36 Kwa en el denominado “escudo energético”.

 

Fuente: fepex.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor