La temporada de sandías en Moldavia está llegando a su fin; lo más probable es que en el mercado nacional su oferta se mantenga hasta el final de esta semana o, como mucho, hasta mediados de la siguiente. Al parecer, la actual temporada del segmento será una de las más largas de los últimos cinco años, junto con la de 2020, cuyo año también se produjo una grave sequía.

Actualmente, las sandías se venden solo en el mercado nacional; las exportaciones a la vecina Ucrania ya terminaron a mediados de agosto. En los mercados mayoristas y retailers de Moldavia, en octubre solamente se venden pequeños lotes de sandía procedentes de los campos en los que se retrasó la cosecha. Básicamente, ahora los productores ofrecen sandías de tamaño medio para el procesamiento. Hay poca demanda del producto. En primer lugar, porque durante este periodo del año, el consumidor local se decanta por las uvas frescas de variedades tardías, así como por las hortalizas, incluso para las conservas caseras.

Por ello, desde principios de mes, el precio al por mayor de la sandía ha bajado casi un 30%, hasta 4-4,5 MDL/kg (0,21-23 $/kg). Sin embargo, es el doble del precio de la sandía del año pasado, pero ligeramente inferior a los precios de octubre de 2020. Es posible que si la oferta de sandía local sigue siendo muy limitada en noviembre, el precio al por mayor aumente ligeramente.


Fuente: east-fruit.com