Anuncios

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Los precios de las cebollas sudafricanas están batiendo récords

Las cebollas y las patatas han intercambiado los puestos desde el año pasado, cuando las patatas brillaban y los precios de las cebollas se desplomaron.

Ahora, los precios de las patatas son ínfimos, mientras que las cebollas están triunfando: el precio de un saco de 10 kg de cebollas es el triple que el año pasado, según Kobus Pienaar, de GROW Port Natal, sita en el mercado municipal de Durban.

El mercado de la cebolla está haciendo la transición de Limpopo al Cabo Septentrional y al oeste del Estado Libre ahora mismo, y se espera que los precios sigan siendo boyantes hasta Navidad, que, por tradición, es un periodo de fuertes ventas para la cebolla.

Un campo de cebollas con sistema de riego por pívot en la provincia de Limpopo

El descenso de los volúmenes disponibles hace que las cebollas se vendan por hasta 115 rands (6,4 euros) por saco de 10 kg, o más de 10 rands (0,5 euros) el kilo en el centro de Sudáfrica, los precios más altos que se recuerdan. Hace alrededor de un año, el precio de la cebolla era de 3 rands el kilo.

En la costa, los costes del transporte elevan el precio de un saco de 10 kg más todavía, entre 6 y 10 rands (0,3 y 0,55 euros), indica Kobus; antes, esa diferencia era de entre 2 y 4 rands.

Kobus explica que el transcurso habitual de la campaña de la cebolla ha sido distinto este año: el cuello de botella que se suele producir en septiembre, cuando el cultivo de muchos lugares – Vivo, Dendron y Swartwater en Limpopo, Settlers en Springbokvlakte, además de las cebollas de Brits, en la provincia del Noroeste– convergen en el mercado, no ha tenido lugar este año.

El mercado tiene alrededor de la mitad de la cantidad de cebolla habitual porque en el norte del país se han plantado entre un 20% y un 30% (unas 700 hectáreas) menos cebollas, además de los descensos en las plantaciones de cebolla del Cabo Septentrional y también en Ceres, una zona tradicional de producción de cebolla.

El Cabo Septentrional y el oeste del Estado Libre están empezando a cosechar cebolla en un momento propicio

Causas de la caída de la plantación en todo el país
La deslucida campaña de cebolla en 2021 ha tenido que ver en la reducción de las hectáreas de este cultivo.

El coste de la producción de hortalizas ha crecido de forma marcada, pues los costes de la mano de obra, además de otros insumos como fertilizantes, diésel y embalaje, se han elevado, y esto ha provocado que los productores decidan plantar menos cebollas.

La disponibilidad de agua ha limitado la plantación de cebolla en Springbokvlakte, en Limpopo, así como en la zona de Ceres/Koue Bokkeveld, donde la lluvia de invierno no ha estado a la altura de las expectativas y las cebollas compiten con la fruta de exportación, como manzanas, peras y cerezas.

Koue Bokkeveld cultiva menos cebollas que hace una década; en los últimos cinco años, las hectáreas dedicadas a la cebolla se han mantenido relativamente estable con entre 2.400 y 2.800 hectáreas por campaña. Este año, la superficie de cebolla de la zona se estima que ha descendido un 10% con respecto al año anterior.

Sin embargo, como cultivo comercial, las cebollas de día largo cultivadas en el Cabo Occidental no pueden superarse a efectos de flujo de caja, sobre todo si los precios se mantienen en el nivel fuerte actual cuando se comercialicen las cebollas de esa región a partir de diciembre.

La podredumbre blanca impide la plantación
En Brits, en la provincia del Noroeste, una enfermedad transmitida por el suelo ha mermado los rendimientos de la cebolla y está empañando las perspectivas de la cebolla en la zona.

La podredumbre blanca de la cebolla está presente en todas partes, pero es particularmente pronunciada en Brits, con su intenso cultivo de hortalizas. Afecta a muchas otras hortalizas, principalmente cultivos de raíz, pero no a los herbáceos.

La podredumbre de la cebolla, provocada por el hongo Sclerotinia cepivorum, está presente en casi todos los campos de cebollas de la zona y el patógeno puede permanecer en el suelo hasta 15 años, indica Carmen Scholtz, especialista de cebolla en la casa de semillas Sakata, y hasta la fecha no existe control efectivo. Los productores se están pasando a hierbas no susceptibles, como el trigo o el maíz, o la alfalfa en beneficio de la salud del suelo, además de incrementar la rotación de cultivos.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor