Anuncios

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

El mercado europeo de la fruta de pepita se prepara para una temporada difícil

En el primer semestre de 2022, los habitantes de los Países Bajos consumieron un 4 por ciento menos de frutas y verduras en casa que en el año 2019, anterior a la pandemia, según informó recientemente GroentenFruit Huis. Se compró un seis por ciento menos de frutas y verduras que en los primeros seis meses de 2021. En particular, las bananas, las peras y los melones fueron menos populares. Es decir, a pesar de la inflación relativamente media, un aumento de precios razonablemente moderado del 2 por ciento. Algunas frutas incluso se abarataron. Un kilo de manzanas, por ejemplo, costaba un 7 por ciento menos.

Aun así, los compradores no consumieron más; de hecho, compraron un 4 por ciento menos de manzanas. La Belgian Farmers' Union coincide en que el consumo de manzanas está disminuyendo. Estas cifras de consumo más bajas no auguran nada bueno para el sector europeo de la fruta de pepita y todos los demás retos a los que ya se enfrenta. El precio es uno de ellos: los precios de coste se disparan, mientras que las fuerzas del mercado determinan los precios de venta. Eso significa que estos precios no tienen en cuenta, o lo hacen de forma insuficiente, aspectos como el aumento de los costes de almacenamiento, mano de obra y materiales de envasado.

Aumento del precio de la electricidad
Además de la escasez de personal, el aumento del precio de la electricidad es uno de los retos que la Asociación Mundial de Manzana y Pera (WAPA) mencionó recientemente en un comunicado de prensa. "La subida vertiginosa del precio de la electricidad es otro problema, pues podría provocar el aumento de los costes de las instalaciones de almacenamiento hasta niveles insostenibles para los productores. Varios productores podrían verse obligados a no cosechar parte de sus cultivos para evitar el impacto económico. Los costes de almacenamiento y los rendimientos previstos son inferiores al coste total de producción". La WAPA dice estar muy preocupada por la cosecha final y la competitividad de los productores. Ve una amenaza potencial para la continuidad del negocio del sector.

Tamaños más pequeños
Además, esta temporada, el cambio climático ha vuelto a influir. Ha afectado al tamaño de la fruta, informa la WAPA. "Las intensas condiciones meteorológicas de agosto (olas de calor y sequía en algunas zonas) repercutieron negativamente en el tamaño y el color de la cosecha. Eso significará probablemente que más fruta irá al sector de la transformación".

Las condiciones no solo afectaron a los calibres, sino a la cosecha en general. La WAPA revisó a la baja su estimación de la cosecha de manzanas en Europa hasta los 12 millones de toneladas y asumió que, a mediados de septiembre, se habrían cosechado 90.000 toneladas menos de manzanas de las que se esperaban a principios de agosto. Esto se debe principalmente a que muchos países, excepto Polonia y la República Checa, revisaron a la baja sus estimaciones, especialmente Francia, Italia y España.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor