Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

"Antes de la pandemia, la pobreza alimentaria era un gran problema en Suecia"

Los países escandinavos sienten los efectos de la inflación mundial y de los altos precios de la energía

Los consumidores y empresas de los países escandinavos, que con frecuencia se consideran mercados con mayor poder adquisitivo, también están sintiendo los efectos de la inflación mundial y del aumento de los precios de la energía, lo cual provoca que la gente abandone los saludables productos hortofrutícolas en favor de los alimentos procesados, al ser más económicos.

Tan importante resulta velar porque los consumidores continúen disfrutando de frutas y hortalizas frescas y se las puedan permitir que una importante empresa hortofrutícola sueca ha mantenido una reunión de alto nivel con Stefan Ingves, el gobernador del banco central de Suecia, Sveriges Riksbank, para debatir sobre las consecuencias de la inflación y del aumento de los precios. Greenfood Group, una de las principales empresas de frutas y hortalizas y ensaladas de IV gama de Europa, informó al gobernador sobre los desafíos.


Stefan Ingves, el gobernador del Sveriges Riksbank, en una visita a Greenfood. Foto: Greenfood Group

La empresa explica en una nota de prensa que "se habló de los crecientes tipos de interés, del aumento de los precios de la energía y de la presión inflacionaria, así como de las consecuencias de la inflación y del encarecimiento de los costes. Un efecto alarmante del mayor coste de la vida es que los consumidores no pueden permitirse elegir opciones más saludables y se decantan por alimentos procesados, más baratos y altos en calorías, azúcar y sal. En ese caso, se incrementa el riesgo de enfermedades relacionadas con la dieta en el largo plazo. Consumir alimentos con buenos nutrientes, como las hortalizas, está relacionado con la salud y con la evitación de muchas enfermedades comunes derivadas del estilo de vida".

Así lo confirma Anne Lunde Dinesen, de la Stadsmissionens matcentraler, una ONG sueca que distribuye alimentos entre los desfavorecidos en Estocolmo y toda Suecia. "Antes incluso de la pandemia y de la subida inflacionaria, la pobreza alimentaria era un gran problema en Suecia. Hoy en día. 700.000 personas viven en situación de vulnerabilidad económica, lo que significa que se ven obligadas a despriorizar la compra de alimentos y comprar solo los más baratos. El banco de alimentos de Stadsmissionen contribuye a aliviar la pobreza al repartir cerca de 250 toneladas de comida cada mes entre las personas en situación de vulnerabilidad. No es una solución para la pobreza, sino una ayuda de emergencia".

En los resultados de la última encuesta empresarial de Suecia publicada la semana pasada por Riksbank se lee que "la situación económica sigue siendo buena, pero que ahora hay cada vez más indicios de que la demanda está empezando a menguar. En los últimos años, la demanda ha sido fuerte y, debido a las interrupciones en la producción y en la oferta, así como a una escasez de insumos importantes, los costes y los precios han subido rápidamente. Actualmente, los precios suben con más frecuencia y con mayores incrementos que antes. En el comercio, por ejemplo, se ha contratado a personal extra para poder ir cambiando los precios conforme suben los costes. También ha sido más difícil alcanzar acuerdos sobre los precios de los envíos más tardíos, pues la incertidumbre en torno a los costes es considerable".

Son varias las empresas de la cadena hortofrutícola de Escandinavia que no han sobrevivido a los confinamientos y los cierres forzados durante y después de la pandemia. Esto ha contribuido más si cabe a reducir el surtido y la disponibilidad de alimentos sanos y frescos.

Magnus Nilsson, de Ewerman AB, una de las filiales de Greenfood en Suecia, confirma que los mercados de la región no se han librado de los efectos globales de la inflación. "Creo que nos enfrentamos a los mismos retos que el resto de Europa. Una inflación elevada, pero con una moneda más débil. No queda otra que adaptar nuestros niveles de costes lo más rápido posible y capear el temporal".

Para más información:
Magnus Nilsson
EWERMAN AB
Tel.: +46 (0) 42 490 11 01
Email: magnus.nilsson@ewerman.se  
www.ewerman.se  


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor