Anuncios

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Oleksandr Pukshyn, de Blue Berry:

"Debido a la guerra estamos teniendo que centrarnos temporalmente en importar hortalizas para alimentar a nuestra gente"

La invasión rusa está afectando mucho a los comerciantes de arándanos de Ucrania. La guerra lleva ya en curso unos nueve meses. En el último Global Berry Congress de Róterdam, Oleksandr Pukshyn, de la empresa ucraniana Blue Berry, habló de las consecuencias para el sector de los frutos rojos. "Es vital mantenernos presentes, para que la gente no se quede indiferente ante lo que ocurre en Ucrania, que está teniendo un impacto enorme", comienza.

Blue Berry cultiva sus frutos rojos en unas 200 hectáreas bajo el sol de los Cárpatos. "Empezamos en 2013, en una zona del mundo con un clima y un suelo ideales para el cultivo de arándanos. Por supuesto, también tuvimos que lidiar con algunos problemas durante la pandemia, pero conseguimos superarlos. Esta guerra es otra historia".


Chris White y Oleksandr Pukshyn

"Recuerdo bien cuando surgieron los primeros rumores de una posible invasión rusa. Pensé: 'Seguramente, en esta sociedad moderna, es imposible que estalle una guerra así', así que al principio no estábamos demasiado preocupados. Al final, el asunto resultó ser más grave de lo que imaginábamos, con consecuencias desgarradoras. Y muy pronto llegaron los desafíos", recuerda Oleksandr.

"Si los soldados lo dan todo, nosotros también"
Blue Berry cosecha sus frutos rojos desde mediados de junio hasta finales de septiembre. "En los primeros meses, la logística era el principal obstáculo. Era muy difícil conseguir gasolina y fertilizantes y eso nos impedía hacer nuestro trabajo correctamente. Al final, por supuesto, mucha gente decidió huir de la guerra. Teníamos un gran equipo de unos 500 temporeros, pero cuando empezó el periodo de recolección, sufrimos una grave escasez de personal". A esta empresa ucraniana tampoco le fue mejor con las ventas. "El desplazamiento de personas generó unas condiciones excepcionales en el mercado. En algunos lugares empezó a haber demasiado movimiento, mientras que en otros no había nadie. O al menos nadie que pudiera visitar la tienda", explica Oleksandr.

En estos tiempos tan desafiantes, los soldados han servido de inspiración a los comerciantes. "Somos un pueblo orgulloso, y si ellos pueden darlo todo por nuestro país, nosotros también".

Así pues, la empresa comenzó a importar hortalizas de países como Países Bajos y Polonia. "Lo hacemos mano a mano con distintos minoristas. En parte es para sobrevivir, pero sentimos la responsabilidad de alimentar a nuestra gente. Nos vemos obligados a centrarnos en eso y dejar los arándanos en un segundo plano durante un tiempo", continúa Pukshyn.

Blueberry-52
"Eso sí. No hemos dejado de ser productores de arándanos, así que volveremos a ello con el tiempo". La empresa se muestra bastante optimista de cara al futuro, a pesar de la incertidumbre en cuanto a la duración de la guerra. "Justo antes de que empezara, habíamos iniciado el programa Blueberry 52. De la mano de la empresa holandesa ADD Growers, queríamos suministrar arándanos durante las 52 semanas del año. Es algo que nos gustaría retomar".

"Los consumidores ucranianos deberían poder disfrutar de nuestros arándanos durante todo el año. Además, seguiremos tratando de explorar mercados extranjeros. La gente no debería comprar nuestra fruta solo porque venga de Ucrania. Queremos que lo que destaque sea nuestro sabor y nuestra calidad. Trabajamos en un periodo difícil, ya que empezamos después de Serbia y España; sin embargo, estamos seguros de que merecemos nuestro lugar en el mercado. No por el país del que somos, sino por nuestra fruta", concluye Oleksandr.

Para más información:
Blue Berry
Tel.: +38 (0) 4420 71 244 
Email: info@blueberry.ua 
Web: www.blueberry.ua


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor