Anuncios

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Las consecuencias de la menor cosecha de manzanas de Washington y de la bajada de calibres

Se estima que la cosecha de manzana de Washington ha descendido en 22 millones de cajas este año en comparación con el año pasado, al pasar de 122,3 millones de cajas a 99,8 millones. "Seguramente, sea la menor cosecha en ocho años", apunta Don Roper, de Honeybear Marketing. "Si lo comparamos con la media trienal, es un descenso del 20 por ciento". El mayor estado productor de manzana de EE. UU. no tuvo una temporada de cultivo estelar, pues varios fenómenos meteorológicos afectaron a la floración, la polinización, la división celular y la cosecha. "Todo esto tuvo como resultado una carga de cosecha muy por debajo de lo previsto".

Esta temporada de cultivo alejada de lo que sería ideal también provocó que muchas variedades dieran fruta mucho más pequeña que en un año medio. En un año normal, las Gala suelen alcanzar un calibre máximo de 100. "Este año, sin embargo, este año son dos calibres inferiores, al situarse en 125 piezas por caja en lugar de 100, una diferencia de un 25 por ciento", comenta Roper. Esto limita gravemente la disponibilidad de grandes calibres a granel, que son los que prefieren los consumidores en el retail. "Es un gran desafío para los retailers, pues prefieren manzanas con un calibre de entre 88 y 64". Las Gala, Pink y Granny Smith son las que más acusarán la bajada de producción y la reducción de los calibres este año.

Por si fuera poco, la cosecha terminó de forma repentina a finales de octubre con la llegada de una helada y nieve para cerrar la temporada. "Tuvimos que apresurarnos a sacar la última cosecha de los árboles y a meterla en los almacenes".


¿Cuál es la afectación en las principales variedades?
Honeycrisp, una variedad esencial para Washington, parece que va a la par con la producción total del estado. "Se prevé que la producción de Honeycrisp se reduzca en, aproximadamente, 10,9 millones de cajas con respecto al total de 13,4 millones del año pasado, una merma del 18 por ciento", detalla Roper. Además, ha sido un año de poca coloración para gran parte del cultivo de Honeycrisp. "Espero ver menos volúmenes de Honeycrisp con una coloración óptima en comparación con los últimos años", señala.

Las Gala se han visto afectadas principalmente por una reducción de calibres, y las previsiones de Pink Lady se presentan bajas. La estimación actual señala una reducción del 30 por ciento en volumen, al pasar de los 7,4 millones de cajas del año pasado a los 5,5 millones de este año. Pink Lady fue una de las últimas variedades en recolectarse cuando el frío puso fin a la cosecha. La producción de Granny Smith se estima en 12,7 millones de cajas, una pérdida del 26 por ciento con respecto a los 17,1 millones de cajas del año pasado.

Una variedad que ha salido bien parada es la Cosmic Crisp. Se trata de una nueva variedad que ha experimentado un considerable aumento de la superficie en los últimos seis años. "Gracias a la ampliación de las plantaciones, este año se espera una producción casi un 50 por ciento superior, de los 3,8 millones del año pasado a los 5,5 millones de este año".

¿Cuáles son las consecuencias para los consumidores?
"La cosecha acaba de concluir y los consumidores ya están notando los efectos de la falta de cosecha en las tiendas", asegura Roper. El precio FOB ha subido para casi todas las variedades, lo que se ha traducido en unos precios más altos en las tiendas. La inflación de precios predomina en todo el sector de la manzana ahora mismo y se espera que el precio se mantenga al menos un 10-20 por ciento más alto este año que el pasado.

Como resultado de estos precios elevados, la demanda menguará. Los consumidores comprarán menos manzanas, se decantarán por manzanas de categorías inferiores y sustituirán las manzanas por otros productos. "Por ese motivo, no nos gustan los precios altos, pues no queremos perder cuota de mercado a favor de otros productos", manifiesta Roper. "Nuestra competencia no son los vendedores de manzanas de las carreteras, sino los productores de cítricos y fruta de hueso, ya que podríamos perder cuota de mercado por los altos precios", añade. "Es una espada de doble filo".

Expositor en el retail

Hemisferio sur
Para garantizar que la cosecha nacional dure lo máximo posible, Roper cree que se apostará por elevar más los precios en un intento por aminorar la demanda. El hemisferio sur desempeñará un papel importante a la hora de cubrir la brecha entre primavera y verano hasta llegar a la nueva cosecha nacional en otoño. Como resultado, habrá una demanda robusta de manzanas de Chile, Nueva Zelanda y Argentina. Para cubrir la brecha, se espera que la ventana comercial de la fruta del hemisferio sur comience más temprano y se alargue más esta temporada. "Ayudaremos a suministrar una oferta adicional y a ofrecerles a nuestros socios del retail la garantía de suministro que requieren". Aunque parece una situación ideal para los productores del hemisferio sur, se espera que dependan fuertemente del mercado norteamericano esta temporada. Europa, otro mercado clave, está experimentando una considerable recesión económica que se ha traducido en una disminución de la demanda.


Para más información:
Don Roper
Honeybear Brands
Don.roper@honeybearbrands.com
www.honeybearbrands.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor