Anuncios

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

El productor Heinz Gieraths, habla sobre el cultivo de calabazas:

"Podemos almacenar y comercializar nuestras calabazas sin problemas hasta enero"

El agricultor de Meckenheim Heinz Gieraths se dedica a la producción de fruta desde hace 45 años. Donde antes crecían manzanas o frambuesas, el agricultor hoy en día cultiva únicamente fresas al aire libre. Las calabazas -Hokkaido y Butternut- también crecen y prosperan en la explotación frutícola de Gieraths desde hace varios años. La demanda de calabazas domésticas ha crecido mucho en los últimos años, según cuenta.

Desde mayo hasta octubre, aproximadamente, la explotación frutícola de Meckenheimer está completamente enfocada en la producción de fresas, tras lo cual se produce una sencilla transición hacia las calabazas, explica Gieraths. "Hace unos 7 u 8 años plantamos las primeras hectáreas, y ahora producimos calabazas en unas 35 hectáreas, de las cuales el 70% son de la variedad Hokkaido, otro 20% son de la Butternut y el resto corresponde a calabazas ornamentales y otras. En la región de Meckenheim, conocida sobre todo por la fruticultura, sigo siendo uno de los pocos agricultores que se dedican a la producción de calabazas".


Heinz Gieraths

Buena temporada de calabazas
Se cultiva principalmente la variedad comercial de calabaza Hokkaido, con una producción complementaria de calabaza Butternut, que también es cada vez más popular en este país. "Comercializamos nuestras producciones tanto a tiendas de comestibles regionales como a compradores privados. Aunque la temporada principal sigue teniendo lugar entre octubre y noviembre, podemos almacenar y comercializar nuestras calabazas hasta enero sin ningún problema", continúa Gieraths.

A pesar de los aumentos de costes que afectan a todos los sectores, y a los que, por supuesto, también se enfrenta el agricultor de Meckenheim, considera que la campaña, en general, ha sido buena. "La temporada de calabazas de 2022 será recordada como exitosa, tanto en términos de calidad como de volumen". Aunque los precios comerciales son algo superiores a los del año pasado, hubiera sido deseable un mayor incremento de los precios, a la vista de los mencionados costes adicionales en el cultivo. Sin embargo, según Gieraths, también hay nuevas oportunidades de comercialización. "Muchos refugiados ucranianos comen muchas calabazas en su país, por lo que el consumo ha aumentado notablemente en los últimos meses. También veo margen de mejora, sobre todo porque la calabaza es una hortaliza barata que se cultiva a nivel local. Sin embargo, todo dependerá del tema de los salarios y de la disponibilidad de trabajadores para la cosecha, que es nuestro mayor reto a largo plazo".

"Se acabaron los buenos tiempos"
Este apasionado productor echa la vista atrás a una larga carrera en la fruticultura y ha sido testigo de primera mano de cambios estructurales en el sector. "Antes podíamos vender nuestras fresas incluso en los Países Bajos. Esos buenos tiempos ya no volverán; es algo que tendremos que aceptar". Lo que sucederá con la explotación frutícola en el futuro, cuando Gieraths se jubile algún día, aún no se ha decidido. "De momento no hay ningún plan de sucesión".

Para más información:
Heinz Gieraths
Obsthof Gieraths
Hauptst. 36
53340 Meckenheim
T: +49 2225 94 50 43 
F: +49 225 175 25 

 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor