Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

La salinización del agua de riego pone a los subtropicales en Almuñécar contra las cuerdas

“Ya hay agricultores que han podado las plantaciones, otros directamente las han abandonado a su suerte”

La preocupación por la falta de agua en Andalucía oriental es más que patente, y las cifras no hacen más que confirmar que el sector agrícola se encuentra ante una situación excepcional. En la provincia de Granada, en concreto, el mes de octubre -que debería ser un mes muy importante en cuanto a precipitaciones y recarga de acuíferos tras el estrés del verano- ha sido excepcionalmente seco, registrando solamente un 2% de lluvias respecto a los valores medios para ese mes, mientras la evotranspiración se intensificaba en el que ha sido el octubre más cálido desde 1961.

En Almuñécar, la presión sobre unos recursos hídricos muy agotados tras ya varios años de precipitaciones insuficientes y de “dejadez administrativa”, como subraya el agricultor Francisco García, han llevado a los acuíferos a niveles críticos y a la agricultura a una “situación desesperada”.

“Los acuíferos se han salinizado por la falta de lluvias y por una recarga que nunca se ha hecho, y que hemos pedido durante años a la administración, precisamente para evitar lo que está ocurriendo: que se salinizara el acuífero principal y de ahí todos los pozos que surten a las comunidades de regantes. Nadie entiende cómo después de 20 años de la construcción de las presas de Béznar y Rules, que requirieron una enorme inversión, no se han realizado las canalizaciones para distribuir el agua”.

“Tras tanto tiempo pidiéndolo, ahora por fin el ayuntamiento ha anunciado que va a hacer una recarga del acuífero, pero ya es demasiado tarde”, señala Francisco. “Debido a la cantidad de sal que tiene, es muy posible que el agua que metan no sea suficiente para bajar los niveles de salinidad como para hacer que sea óptima para riego”.

“La tediosa administración en el país y la gran cantidad de departamentos que hay pasándose la pelota unos a otros, hace que todos los procesos se alarguen y cuando al final deciden hacer algo, la solución ya no es efectiva”, lamenta. “Llegados a este punto, lo que pedimos es una declaración de emergencia en la zona para que todas las acciones que se tengan que hacer para intentar solucionar este problema puedan realizarse inmediatamente, porque los agricultores ya estamos sin tiempo”.

“Aquí en Almuñécar el paisaje está deteriorándose día a día. Ya ha habido agricultores que han decidido podar las plantaciones al punto de dejar solo medio metro de tronco con varias ramas para intentar salvar los árboles provocándoles una especie de hibernación, aunque si sobreviven, solo empezarían a producir fruta de nuevo en 2 o 3 años. Otros directamente han decidido abandonar las plantaciones a su suerte”.

“Los que quedamos estamos haciendo tratamientos químicos para intentar ayudar a los árboles a superar la salinidad del agua, pero las plantas están saturadas y están sufriendo un gran estrés hídrico, debilitándose, por lo que están más expuestas a las enfermedades como la muerte regresiva”.

“Estamos hablando de más de 3.000 hectáreas de subtropicales que representan entre el 50 y el 60% de los ingresos de la comarca”
Por todo ello, el día 14 de diciembre, se ha organizado un paro de 12 horas y una concentración ante el ayuntamiento con el que el sector agrícola de Almuñécar, apoyado por la población del municipio, quiere visibilizar su situación y la necesidad de una solución a escala administrativa. “Todos con los que hablamos nos dicen que nos apoyan y, queremos que todos, sin tener en cuenta el color político, se unan a nuestra petición el día 14. Hay que ser conscientes de que este es un problema que no solo afecta a la agricultura; es un problema económico y social: este año tendremos mermas económicas, pero puede que el año que viene simplemente no haya ingresos”.

“Estamos hablando de más de 3.000 hectáreas de subtropicales que representan entre el 50 y el 60% de los ingresos de la comarca y de entre 8 y 9 mil familias que viven de esta actividad”.

“La situación es lo suficientemente grave como para una declaración de emergencia. Hoy el problema está en Almuñécar, pero se está extendiendo como la pólvora por toda la costa granadina”, alerta Francisco. “Quiero pensar que aún podríamos salvar esas miles de hectáreas de tropicales y que los técnicos de la Junta o el Gobierno Central, o incluso empresas relacionadas con el sector, podrán encontrar una solución efectiva, urgente y económicamente viable para garantizarnos el agua. Y no solo a los regantes; si mañana la tubería submarina que surte el agua dulce a la población del Almuñécar sufriera un problema, la única agua disponible del acuífero está salinizada y no sería apta para beber”.

“En mi caso, en el último análisis de laboratorio que realicé al agua de mi pozo, presentaba una conductividad de más de 7.100 µS/cm, un valor de cloruros superior a 2.100 mg/l y 780 mg/l de sodio”. Solo como referencia, estos valores paramétricos en el agua de consumo humano en España son 2.500 µS/cm, y 250 y 200 mg/l, respectivamente.

Para más información:
Francisco García
Tel.: +34 671 67 01 35
platerogarcia@hotmail.com


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor