Anuncios

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

The Ruys Groep: "Gaste el capital de inversión de la manera más eficiente posible"

"Todo empieza en la fase de diseño. Para diseñar bien un espacio, hay que tener primero un suelo a prueba de charcos", dice Hendrik Ruys, director de Ruys Groep. Esta empresa holandesa se dedica a la instalación de suelos industriales para edificios nuevos y remodelados, también para la industria procesadora de patatas. En este sector, garantizar un drenaje adecuado para mantener el suelo "libre de charcos" es especialmente importante, afirma. "La presencia de agua estancada conlleva el riesgo de proliferación de bacterias. Eso, a su vez, afecta a la vida útil de los productos". Una pendiente de tan solo un uno por ciento puede asegurar un buen drenaje: "Suficiente para evitar charcos, pero no tan acusado como para que alguien lo note, así que ni rodarán los carros, ni la gente tendrá que caminar inclinada", explica Hendrik.

Fase de diseño
Señala que si el suelo no se incluye en las primeras fases de un plan de diseño, el resultado puede ser, por ejemplo, que se coloque un sumidero debajo de una máquina, lo que puede conllevar problemas de higiene. "En esa fase inicial es cuando tenemos más capacidad para ayudar a proveer soluciones". Además de la higiene, también es importante la resistencia química y la seguridad. Evitar, por ejemplo, que las carretillas elevadoras o los empleados resbalen también es un aspecto importante a la hora de diseñar suelos industriales. "Hay que asegurarse de que el suelo sea antideslizante y, en las zonas de procesado, sea resistente a los productos químicos, ya que el almidón tiene bastante capacidad para desgastarlo", continúa Hendrik.

Treinta años
El suelo de una cámara frigorífica o de una zona de personal puede ser muy distinto del de un espacio para el procesado de productos, afirma Ruys. "Un suelo de cámara frigorífica necesita ser muy resistente al desgaste debido a que hay mucho movimiento, pero no tiene por qué ser resistente a los productos químicos". Por eso, Ruys Groep, entre cuyos clientes hay varios procesadores de patatas, suele instalar suelos diferentes en estas zonas, algo que también puede ayudar a ahorrar dinero.

"Se puede instalar lo mejor de lo mejor en todas partes y resultará adecuado también para las cámaras frigoríficas, que contienen productos envasados. Pero, ¿es realmente necesario? Perseguimos que el capital de inversión se gaste de la forma más eficiente posible". El principio rector de Ruys Groep es que un suelo debe durar 30 años; sin líos ni complicaciones. "No hay nada tan molesto como tener que llevar a cabo una renovación en plena temporada de producción, aunque nuestra filial SR Floors puede hacerlo rápido y con mucha eficiencia", concluye Hendrik.

 

Para más información:
The Ruys Groep
www.ruysgroep.nl 
info@ruysgroep.nl
T: +31 (0)55 533 5363 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor