Anuncios

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Ayelet Shuer, de Bustan Fruit (Israel):

"Los productores conservan el optimismo aun cuando el presente pueda parecer difícil"

En Israel, el cultivo de mango y aguacate lleva una tendencia al alza, lo que aumenta la necesidad de instalaciones para la clasificación y el envasado. "Actualmente estamos usando nuestro mayor almacén de envasado únicamente para los cítricos y, en primavera, instalaremos una nueva línea clasificadora óptica para las variedades redondas de mangos y aguacates", manifiesta Ayelet Shuer, gerente de Bustan Fruit.


Ayelet Shuer

Ayelet estima que la producción total de mango en Israel la próxima temporada será de entre 70.000 y 80.000 toneladas.

Las cifras de Faostat muestran que, en 2020, los rendimientos se situaban todavía por debajo de las 35.000 toneladas, 15.000 de las cuales se destinaron a mercados extranjeros. "También el cultivo de aguacate se duplicará o triplicará en cuestión de pocos años en comparación con hace unos años. Por lo tanto, necesitamos más almacenes de envasado en el país para optimizar la comercialización y las exportaciones", explica Ayelet.

En 2020, se cosecharon 147.000 toneladas de aguacates en Israel, de las cuales se exportaron algo menos de 37.000 toneladas. Eso, según la oficina de estadísticas de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Puesto que Israel es autosuficiente en ambas frutas, las importaciones son prácticamente nulas.

Los mangos y los aguacates cubren vacíos
Bustan Fruit tiene previsto diversificar sus productos para que sus instalaciones de envasado se mantengan en funcionamiento todo el año. Las temporadas de cítricos eran más largas antes, pero al bajar la demanda de Sweeties y pomelo blanco en el mercado de exportación, el aguacate y el mango están cubriendo ese vacío.

"El consumo de pomelo blanco ha disminuido un poco en los últimos años. Antes, la gente lo consumía sin prisas, a menudo cortado por la mitad, espolvoreado con azúcar, extrayendo los segmentos con una cuchara. Pero los hábitos de consumo cambian, como, por ejemplo, que se prefiera la conveniencia de las variedades de cítricos de pelado fácil. Invariablemente, los niños elegirán una mandarina sobre un pomelo. El aguacate está muy considerado como un 'alimento energético' en el sector de la salud, y los mangos siguen estando muy demandados".

Escasez mundial de mano de obra
La nueva clasificadora óptica aborda también la búsqueda de trabajadores, cada vez más complicada. "Una paletizadora, además, se encargará del trabajo humano en nuestro almacén de envasado. Aparte de que cuesta encontrar trabajadores y formarlos, los salarios han subido considerablemente, como se esperaba de la ley económica básica de la oferta y la demanda", apunta Shuer. Cuando empezó a trabajar en el almacén de envasado hace 12 años, el mayor coste eran los materiales de embalaje y, después, el personal. "Hoy en día, la mano de obra es el principal factor de coste. Durante la temporada alta, nos hacían falta aquí en torno a 70 empleados, 35 en nuestras segundas instalaciones, y cerca de 20 en un almacén más pequeño donde envasamos maíz dulce. Con la nueva clasificadora óptica, necesitaremos unas 15 personas menos".

Exportación de naranjas
Ayelet cita también las naranjas y la competencia de Egipto como ejemplo. "No podemos competir con los bajos costes de producción de nuestro país vecino. El salario mínimo en Israel ronda los 1.500 €; en Egipto, es mucho más bajo". Un estudio comparativo de las exportaciones de naranjas entre Israel y Egipto muestra claramente las tendencias diametralmente opuestas de estos dos países en los últimos 50 años. En los años 70, Israel todavía exportaba una media de 600.000 toneladas de naranjas".

Para Egipto, fueron en torno a 150.000 toneladas. Desde los años 80, sin embargo, las cosas han ido gradualmente cuesta abajo para Israel. En 2012, todavía enviaba algo menos de 45.000 toneladas, pero en 2020 fueron unas simbólicas 2.000 toneladas. Egipto ha tenido sus altibajos en el último siglo y en los primeros años de este siglo. No obstante, a partir de 2007, cuando todavía enviaba únicamente 270.000 toneladas de naranjas al extranjero, ese país fue ganando terreno de manera considerable cada año y se colocó en casi 1,5 millones de toneladas en 2020, según muestran las cifras de Faostat.

No cabe duda de que son tiempos difíciles para el sector frutícola de Israel. "No solo hay competencia de los países en desarrollo y el problema de que Israel tiene unos salarios más altos; el tipo de cambio tampoco está ayudando. El tipo de cambio entre el séquel y el euro no está siendo favorable para nosotros ni para nuestros productores para alcanzar los precios de venta más competitivos en el mercado internacional. Hoy por hoy, vendemos a unos precios que responden a las condiciones del mercado y todavía son un poco más altos de lo deseado. Y para justificar los precios altos en el mercado europeo, los productos deben de ser de una calidad extraordinaria. Así pues, debemos permanecer cerca de nuestros productores en estos tiempos para que no pierdan el foco. Eso también forma parte de nuestro trabajo", concluye Ayelet. "Las frutas israelíes se asocian con una calidad superior en tanto que marca y mantendremos eso por encima de todo".

Para más información:
Ayelet Shuer (gerente)
Bustan Fruit
Beit Shan 11710 (Israel)
Tel.: +972 460 65 658
Tel.: +972 507 523 189
Email: ayelet@shan.co.il


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor