¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor

Está usted usando un software que bloquea nuestros anuncios.

Ya que publicamos noticias gratuitamente, dependemos de los ingresos de nuestros banners. Por favor, le rogamos que desactive su bloqueador de anuncios y recargue la página para poder seguir visitando esta web.
¡Gracias!

Haga clic aquí para leer la guía de cómo desactivar su bloqueador de anuncios.

Sign up for our daily Newsletter and stay up to date with all the latest news!

Suscripción I am already a subscriber

Adaptación a los nuevos desafíos en la agricultura: el impacto silencioso del cambio climático

En todo el mundo, el sector hortofrutícola está experimentando de primera mano los efectos tangibles del cambio climático. En regiones como California, los patrones meteorológicos recientes han traído consigo lluvias inusualmente intensas que van más allá de las fluctuaciones estacionales típicas. “Esto es una manifestación de los cambios climáticos generalizados que están afectando nuestro entorno”, asevera José Fu, de CCH Citrus. “Aunque tales fenómenos meteorológicos no carecen de precedentes, su intensidad es una señal clara del cambio en las condiciones meteorológicas”, señala. Estos cambios provocan sequías y lluvias más pronunciadas y, en general, unos patrones meteorológicos más extremos.

“La temporada de lluvias del año pasado en California no solo provocó un cambio en el tamaño y la calidad de los cítricos que cultivamos, sino que también intensificó la batalla contra las plagas y enfermedades, incluidas especies invasoras como las poblaciones de moscas de la fruta”. Por ejemplo, los trips, que dejan una marca estética en los cítricos, aumentaron su prevalencia. Estos cambios plantean preguntas significativas sobre las alteraciones en el largo plazo en las condiciones de cultivo y resaltan la necesidad de una mayor concienciación. “No se trata solo del impacto inmediato en la productividad y en la calidad de los cultivos, se trata de entender y responder a estos cambios de manera proactiva”.

Primeras y segundas categorías
Las iniciativas como los programas de compra de frutas y hortalizas del USDA (Departamento de Agricultura de EE. UU.) ejemplifican la importancia de esta toma de conciencia. Estos programas tienen como objetivo suministrar productos frescos y saludables a comunidades desfavorecidas, lo cual es esencial. “Sin embargo, cuando los contratiempos ambientales afectan a la estética de frutas como los pomelos, nos recuerdan la necesidad de ser flexibles con las categorías y estándares de esos programas”. Fu señala que, aunque la especificación del USDA para frutas de primera categoría es bienintencionada, podría ser beneficioso para todas las comunidades de la cadena de suministro la inclusión de frutas de segunda categoría que, a pesar de sus leves cicatrices, son igual de nutritivas y sabrosas.

El problema con la fuerte presión del insecto trips, derivada de las intensas condiciones meteorológicas, es un buen ejemplo. Las cicatrices que estos insectos causan no afectan ni al sabor ni al valor nutricional de la fruta; sin embargo, esta fruta suele quedar fuera de los programas de ayuda solo por su aspecto. Esto pone de manifiesto que hay que abordar una conversación más amplia sobre sostenibilidad, reducción del desperdicio alimentario y la necesidad de crear un modelo más eficiente para el aprovechamiento de los recursos. En tiempos de adversidad climática, es esencial tener en cuenta los beneficios de la inclusividad en las normas de calidad, sobre todo cuando el producto, en este caso los cítricos frescos, se destina a programas sociales. No es una mera cuestión de adaptarse al cambio climático, sino de replantearnos el concepto de calidad de los alimentos para garantizar que ningún recurso se desperdicie y que se aprovechen todas las oportunidades de proporcionar nutrición.

“Este planteamiento se centra en unas implicaciones y soluciones más amplias, abogando por una respuesta sistémica a los impactos del cambio climático y fomentando una mentalidad de sostenibilidad y adaptabilidad”, concluye Fu.

Para más información:
José Fu
CCH Citrus
jose@cchcitrus.com
www.cchcitrus.com

Fecha de publicación: