¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor

Está usted usando un software que bloquea nuestros anuncios.

Ya que publicamos noticias gratuitamente, dependemos de los ingresos de nuestros banners. Por favor, le rogamos que desactive su bloqueador de anuncios y recargue la página para poder seguir visitando esta web.
¡Gracias!

Haga clic aquí para leer la guía de cómo desactivar su bloqueador de anuncios.

Sign up for our daily Newsletter and stay up to date with all the latest news!

Suscripción I am already a subscriber
Gerhard Crous, de Oukraalsvlei, Bergendal Maneberg

La unión hace la fuerza en una finca frutícola y vinícola del Cabo Occidental, Sudáfrica

Las seis fincas propiedad de Bergendal Maneberg Properties están ocupadas todo el año con el cultivo de frutas, uvas para vinificación, rooibos y granos entre las montañas del río Olifants y las montañas Piket del Cabo Occidental. Principalmente conocida como la sede de Piekenierskloof Wines, hace diecinueve años fue una de las primeras empresas agrícolas en establecer un fideicomiso de trabajadores para infundir en los empleados el sentido de propiedad.

Hoy, casi 150 empleados forman parte del fideicomiso, un modelo insignia de transformación surgido a través de una relación abierta entre empleados y gerencia.

Gerhard Crous, gerente de producción en la finca Oukraalsvlei en Eendekuil, con 200 hectáreas de huertos y viñedos de regadío, dice que nota una diferencia marcada en la moral del personal en los últimos años.

“Son todas las pequeñas cosas que haces en una finca: ofreces capacitación en competencias sociales y educación, hablas con los empleados. Veo lo positivo del impuesto al desarrollo de competencias pagado a Agriseta. No puedes huir de tu responsabilidad social”.

La acreditación de Fairtrade de Bergendal es el testimonio de estos esfuerzos.



Productor importante de fruta seca
La cosecha de nectarinas, albaricoques y melocotones comienza en noviembre; algunos se destinan a la exportación para exportación fresca y para ventas al por menor, pero gran parte se destina también a secado.

“En la finca Bergendal se encuentra una de las instalaciones de secado de frutas más grandes de Sudáfrica, que suministra a Pepsico (antigua SAD) y At Source en Ceres, que envasan fruta seca premium para Woolworths. También hemos plantado muchas peras Early BC para secado. Todavía no han alcanzado la plena producción, y también compramos fruta para secar”, explica.

“El único obstáculo es el puerto. Lo noté al final de 2022 cuando algunas de nuestras nectarinas de exportación quedaron atrapadas en Ciudad del Cabo, tardando finalmente 60 días en llegar al Reino Unido. Primero te envían la foto de las frutas deterioradas y lo siguiente que recibes es la factura: ¡tienes que pagar!”.

Los cítricos de fácil pelado se comercializan sin problemas
En Bergendal, en Citrusdal, hay otras 200 hectáreas de frutas de hoja caduca y cítricos. Los cítricos de pelado fácil han experimentado una expansión espectacular en Citrusdal y hacia Elands Bay en los últimos años.

La temporada citrícola comenzará a finales de marzo con las primeras clementinas. El catálogo de cítricos de pelado fácil de Bergendal está en continua adaptación. Han descubierto una receta ganadora para Clemenluz, comercializada con la marca Andes, observa Crous, y esperan un éxito similar con la Octubrina recientemente plantada. Las exportaciones de cítricos son predominantemente para EE. UU., Europa y el Reino Unido.

“Nuestros cítricos son muy buenos, son más fáciles de exportar”, dice, y señala que logran un gran ahorro al no tener que aplicar tratamientos contra el hongo de la mancha negra de los cítricos (CBS), como sí tienen que hacer sus colegas citricultores en otras provincias.


Gerhard Crous, gerente de producción de Oukraalsvlei (fotos de Dianca Yssel).

La producción de rooibos crece
El arbusto leguminoso de rooibos se cultiva para la compañía de té Carmièn, donde las hojas, finamente picadas, se secan para hacer el té que tanto gusta a los sudafricanos y a otros países, en especial en Alemania, Suiza y Japón.

“Hace años, la mayor superficie de rooibos se extendía desde Citrusdal hacia las montañas, el Cederberg, incluyendo Nieuwoudtville y Clanwilliam. Durante los últimos ocho a diez años, muchos han comenzado a plantar rooibos en el Swartland, incluso en la costa oeste, en Yzerfontein y Darling”, dice Crous.

Señala que, idealmente, se espera que una planta de rooibos tenga una vida útil de siete años, pero las fuertes lluvias del invierno pasado y el suelo saturado de agua han matado a un buen número.

Los hongos destruyen rápidamente toda la cosecha
Piekenierskloof Wines se alimenta de 300 hectáreas de viñedos de diferentes regiones vinícolas, tanto de regadío como de secano. Dentro de los viñedos, los microclimas crean problemas, que a veces pasan inadvertidos hasta que una enfermedad fúngica se propaga como un incendio. Crous sabe lo que es.

“Hace tres años casi pierdo toda mi cosecha de Chardonnay por el mildiú”, asegura.

Al principio, Crous se mostró escéptico cuando conoció Grape Compass, una aplicación desarrollada expresamente para la industria vinícola sudafricana con el objetivo de predecir escenarios de riesgo fúngico con cinco días de antelación, pero pronto quedó impresionado por la precisión de sus predicciones meteorológicas (más precisas que el Servicio Meteorológico de Sudáfrica, subraya).

No sustituye a caminar por los viñedos, destaca, pero aporta una información potente sobre lo que la Botrytis y el mildiú podrían estar tramando, dadas las condiciones reinantes.

“Tenemos un dicho: además de ponerte el cinturón, ponte también un par de tirantes para que nunca te pillen con los pantalones bajados. No cabe duda de que hay hueco en el mercado para algo como Grape Compass y es bastante fácil de usar”.


La aplicación Grape Compass mostrando el riesgo que representan la Botrytis y el mildiú cada seis horas

Como es natural, los representantes de ventas de productos químicos animarán a hacer aplicaciones frecuentes según un calendario establecido, pero como se ha visto por la experiencia, Grape Compass ha demostrado que no siempre es necesario.

Gracias a tener la certeza de cuándo es necesario aplicar productos químicos –y lo más importante, cuándo no lo es–, Crous ha logrado ahorrarse una aplicación en la mayoría de las parcelas de uvas para vinificación, pero igualmente ha aprendido qué parcelas problemáticas (a menudo Chardonnay en áreas bajas y húmedas) necesitan dos aplicaciones químicas adicionales para mantener a raya las poblaciones de hongos.

“Cuando puedes evitar una aplicación, los costes de vehículos y de operarios bajan mucho. Es uno de los puntos principales donde más ahorras al reducir aplicaciones”.

Para más información:
Gerhard Crous
Oukraalsvlei, Bergendal Boerdery
Tel.: 0721098194
Email: okv@ber.co,za
https://www.facebook.com/BergendalBoerdery/
https://piekenierskloofwines.co.za/

Fecha de publicación: