¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor

Está usted usando un software que bloquea nuestros anuncios.

Ya que publicamos noticias gratuitamente, dependemos de los ingresos de nuestros banners. Por favor, le rogamos que desactive su bloqueador de anuncios y recargue la página para poder seguir visitando esta web.
¡Gracias!

Haga clic aquí para leer la guía de cómo desactivar su bloqueador de anuncios.

Sign up for our daily Newsletter and stay up to date with all the latest news!

Suscripción I am already a subscriber

La temporada del arándano marroquí avanza a dos velocidades

La temporada marroquí del arándano avanza a dos velocidades. Por un lado, la producción en Agadir, en el centro del país, se ajusta a las previsiones, con cosechas estables desde diciembre de 2023. Por otro lado, la zona de Garb, en el noroeste del país, lleva retraso en el inicio de la temporada, con volúmenes mucho más modestos que la temporada pasada. Así lo afirma Mehdi Bencherkoun, director general de DMB & Co.

En la zona de Garb, que representa una gran parte de la producción marroquí de arándanos, las primeras cosechas no tuvieron lugar hasta febrero, con un mes de retraso. Además, los rendimientos han bajado casi un 70% respecto al mismo periodo del año pasado. Los más afectados son los pequeños productores, algunos de los cuales prácticamente no tienen volúmenes. Es una situación extraña, muy diferente de la que se observa en la zona de Sus-Masa, que está disfrutando de una temporada normal. La razón de esta disparidad no es otra que las condiciones meteorológicas que nos han pillado desprevenidos este año".

El exportador prevé una vuelta a la normalidad a principios de marzo. "Muchos productores han optado esta temporada por plantar arándanos y moras, en detrimento de las fresas. Aunque los rendimientos sean globalmente bajos, el aumento de la superficie permitirá obtener grandes cosechas. Esperamos volver a un ritmo similar al del año pasado a principios de marzo, con un pico de cosecha a finales de marzo y principios de abril. Es muy probable que se cumpla este calendario, dado el desarrollo de la fruta que estamos viendo actualmente. Podremos exportar camiones enteros cada semana y salvar la temporada", expresa.

¿Significará el retraso la prolongación de la temporada? "Todavía no está claro", explica Bencherkoun. "Dependerá tanto de parámetros comerciales como técnicos. Veremos cómo se desarrolla la competencia y si España y Portugal siguen en el mercado, sabiendo que la producción de Europa occidental, como Serbia, debería entrar pronto. Además, nadie puede predecir cómo evolucionarán las condiciones meteorológicas en Marruecos y otros lugares. Se preveía que Perú y Chile tendrían volúmenes bajos debido a la sequía, pero al final han producido grandes volúmenes. España también empezó la temporada antes de lo previsto. Cada vez es más difícil predecir el calendario y la duración de las temporadas en un contexto de condiciones impredecibles".

Según Benchekroun, las perspectivas de la demanda en los próximos uno o dos meses también son cuestión de conjeturas. "Normalmente, nuestros principales mercados para los arándanos son los Países Bajos, Alemania, el Reino Unido, Rusia y, en menor medida, Italia, Bélgica, Asia, como Singapur e Indonesia, Malasia, Hong Kong y los países del Golfo. Pero sin duda habrá cambios importantes en el mercado, debido a la entrada masiva de Egipto en la producción y los primeros experimentos de plantación en los países del Golfo. El mapa mundial de los orígenes y destinos de los arándanos dará un vuelco".

En cuanto a los precios de los arándanos marroquíes esta temporada, Benchekroun comparte que "ni los compradores ni los productores tienen una idea clara de los precios. Las ventas al contado, que representan la mayor parte de nuestras exportaciones en DMB & Co, se cotizan semanalmente".

Para más información:
Mehdi Benchekroun
DMB & CO
Tel.: +212661214337
Email: mehdi.benchekroun@dmb-co.com

Fecha de publicación: