¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor

Está usted usando un software que bloquea nuestros anuncios.

Ya que publicamos noticias gratuitamente, dependemos de los ingresos de nuestros banners. Por favor, le rogamos que desactive su bloqueador de anuncios y recargue la página para poder seguir visitando esta web.
¡Gracias!

Haga clic aquí para leer la guía de cómo desactivar su bloqueador de anuncios.

Sign up for our daily Newsletter and stay up to date with all the latest news!

Suscripción I am already a subscriber
Thomas Cera, de Bionest: “Las políticas proteccionistas en Francia son un lastre para el consumo de productos bío”

"Al contrario de lo que ocurre con la frambuesa convencional, seguimos manteniendo la superficie en ecológico"

La falta de rentabilidad en los últimos años debido a la fuerte presión de la competencia marroquí ha llevado a una reducción importante de la superficie dedicada a la frambuesa convencional en Huelva. No obstante, la frambuesa bío sigue estable, a pesar de las restricciones en el uso de agua para riego en algunas zonas productoras y el notable aumento de los costes. Con menos producción en el mercado, la frambuesa está consiguiendo precios más altos.

"Al contrario de lo que ocurre con la frambuesa convencional en general, siempre que haya agua disponible, seguimos manteniendo la superficie en ecológico, y no porque esté creciendo el consumo de productos bío, que sigue siendo lento, más si cabe, desde que se incrementa la inflación", cuenta Thomas Cera, director comercial de Bionest, empresa productora y comercializadora de frutos rojos bío con sede en Almonte, Huelva.

"La frambuesa, además, es el cultivo de frutos rojos más penalizado por la escasez de agua en Huelva y en todo el sur de España, y las restricciones en su uso para riego también provocan que se ajusten los volúmenes. La menor oferta de frambuesa tanto en España como en Marruecos este año se está traduciendo en precios más elevados, necesarios para cubrir unos costes de producción al alza en un fruto de alto valor comercial", explica.

Entre las diversas variedades de que dispone Bionest, en estos momentos empiezan a cobrar importancia en volúmenes sus frambuesas Pandora, del club Pink Star. "Llevamos produciendo Pink Star desde hace unos tres años. Se trata de una variedad club producida por tres empresas en las zonas productoras que comprenden España, Portugal y Marruecos. Es ahora, a las puertas de la primavera, cuando empezaremos a disponer de una producción más significativa", señala Thomas Cera.

Una situación inversa a la frambuesa atraviesa el arándano bío, del que, de acuerdo con el director comercial de esta empresa, "hay una importante sobreproducción en estos momentos, debido al crecimiento de su superficie en Huelva en los últimos años; es algo que se veía venir. En convencional no se está notando tanto, ya que su consumo aumenta con mayor rapidez al dirigirse a un público más amplio, además de tener menores costes de producción".

Respecto a la fresa, Thomas Cera destaca el esfuerzo que ha llevado a cabo el sector en la última década en cuanto a la calidad y el sabor de la fruta, la disminución de los residuos y la reducción del impacto medioambiental. "Ahora la fresa española tiene un mercado más maduro y estable con una calidad cada vez más reconocida por los consumidores europeos".

"Las políticas proteccionistas en Francia son un lastre para el consumo de productos bío"
Es bastante habitual, desde hace años, que se incentive la priorización del consumo de producto local en Francia por parte de organismos gubernamentales, algo que ha vuelto a acentuarse este año.

"Esta dinámica del mercado francés es realmente un lastre para el consumo de productos bío, y lo digo como francés que soy. Es importante que se apueste por el producto local, pero creo que puede convivir perfectamente con las frutas y hortalizas de importación. Perseguir y eliminar los productos importados de los estantes está provocando que el producto local bío suba demasiado de precio y que su consumo se resienta, sobre todo en un contexto de inflación en el que nos encontramos ahora", manifiesta Thomas Cera.

"Creo que los consumidores también tienen derecho a poder encontrar un producto más económico en los lineales. En el caso de los frutos rojos, España empieza antes a producir, y esto es algo muy positivo para abrir las líneas de consumo antes de la llegada de producto francés. Por otra parte, estamos comprobando que la falta de competencia está haciendo que baje la calidad del producto francés. Está quedando claro que esta política no funciona", manifiesta el director comercial de Bionest.

Para más información:
Thomas Cera
Bionest
Ctra. Nac. 483 KM 22,5
21730 Almonte, España
T: +34 959 027 435
M: +34 648 745 297
thomas@bionest.es
www.bionest.es