¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor

Está usted usando un software que bloquea nuestros anuncios.

Ya que publicamos noticias gratuitamente, dependemos de los ingresos de nuestros banners. Por favor, le rogamos que desactive su bloqueador de anuncios y recargue la página para poder seguir visitando esta web.
¡Gracias!

Haga clic aquí para leer la guía de cómo desactivar su bloqueador de anuncios.

Sign up for our daily Newsletter and stay up to date with all the latest news!

Suscripción I am already a subscriber
Herman Redelinghuys, de Capespan

Las uvas sudafricanas se ven afectadas por pesadillas logísticas en los puertos

La temporada de uvas sudafricanas de 2024 será recordada por las pesadillas logísticas vividas por los productores y exportadores en los puertos sudafricanos, y por el reto que ha supuesto garantizar que las uvas llegaran a sus destinos con el menor retraso posible. En Europa aguardaban buenas oportunidades de comercialización para aquellos que pudieran entregar su fruta.

La temporada ha estado plagada de altibajos, con planes bien trazados que han dado sus frutos (embarque a través de Walvis Bay) o que se han torcido por completo (desvío de las uvas a Port Elizabeth).

Durante la infame semana 4 de esta campaña, se inspeccionó un 22% más de uva que en la misma semana del año anterior, pero la disponibilidad de envío no había aumentado en absoluto de un año a otro. El sector de la uva calcula que entre 14 y 17 millones de cajas de uva estaban atascadas en depósitos frigoríficos o apiladas, a la espera de ser enviadas.

"Debido al retraso provocado por el viento y la ineficacia portuaria en Ciudad del Cabo, los productores y exportadores recurrieron a un buque que hacía escala en el puerto de Port Elizabeth. La fruta tenía ya que esperar entre 10 y 14 días para embarcar, ¡pero ese buque se retrasó otras dos semanas! Fueron las uvas más viejas de las que habían salido de las costas sudafricanas con destino a Europa esta temporada", recuerda Herman Redelinghuys, jefe de producto de uvas de Capespan.

"Lo que debería haber sido una salvación, en cambio, se convirtió en un reto".

Periodos sin llegadas en Europa
Debido a los retrasos logísticos, ha habido períodos sin llegadas de uvas al mercado europeo, intercalados con una avalancha de dos o tres buques cargados de uvas que ya eran más viejas que en un año normal. Por ejemplo, durante las semanas 5 y 6, se enviaron 16,2 millones de cajas de uvas, de las cuales casi 9 millones iban destinadas a Europa.



"Por norma general, Europa puede absorber alrededor de 3 millones de cajas por semana. En esas dos semanas se enviaron casi tres semanas de stock, lo cual ejerció una gran presión sobre el mercado".

Sin embargo, el mercado europeo ha sido fuerte durante toda la temporada, con niveles de precios más altos que el año pasado. La situación se ha "normalizado" en las últimas tres semanas con precios más acordes a los de la temporada pasada.

"Las uvas blancas sin semillas de la India, tradicionalmente, tienen precios más bajos que las de Sudáfrica, pero no aparecieron en el mercado hasta las semanas 8 o 9, un mes después de su fecha de llegada habitual. Esto les brindó a las uvas blancas sin semillas de Sudáfrica la oportunidad de venderse a buenos precios", explica Redelinghuys.


Arendsnes, una de las fincas de uvas de Capespan en Augrabies, Cabo Norte.

Walvis Bay, gran ayuda durante el inicio de la campaña
La calidad de las uvas del Cabo Norte y Namibia fue sólida y tres buques partieron del puerto de Walvis Bay durante diciembre y la semana 1. A partir de entonces, utilizar ese puerto se volvió increíblemente caro y además está lejos del Cabo Occidental, lo que suma más de 30 rands en costes a cada caja.

Walvis Bay también les queda más lejos a los productores de uvas de Namibia y Cabo Norte, pero, explica Redelinghuys, lo que se paga de más en costes logísticos terrestres se compensa en calidad de llegada.

"En los primeros dos buques nuestra fruta tenía una media de 23 a 27 días de antigüedad a su llegada, como en una temporada normal. La calidad de la fruta estaba muy por delante de cualquier otra enviada desde Sudáfrica, que tenía una media de 35 días o más a su llegada".

Una alianza afortunada entre Capespan, Namibian Grape Company y Namport, la autoridad portuaria de Namibia.

La uva sudafricana se perdió el Año Nuevo chino por poco
El Año Nuevo chino se celebró más tarde este año, por lo que el sector tuvo más margen de tiempo. Capespan mantiene sólidas relaciones con sus clientes vietnamitas, y la mayoría de las uvas se irradian y transportan en avión (por mar es necesario esterilizarlas en frío), pero este año ha sido difícil, subraya Redelinghuys.

"Por los retrasos portuarios en Durban, un barco en concreto que estaba previsto que llegara antes del Año Nuevo chino no llegó hasta que ya había comenzado, cuando la mayoría de los empleados ya estaba de vacaciones".

Las uvas se descargaron, pero las ventas no pudieron reanudarse hasta diez días después. El hecho de que el buque no llegara a tiempo para el Año Nuevo chino, señala, les saldrá caro a todos los que transportaran fruta en él.

Mientras tanto, los productores indios se dirigían a Malasia debido a los retrasos en los envíos a Europa, lo que provocó una fuerte presión sobre ese mercado. "Desde principios de temporada, entre India y China se envió mucha fruta a varios mercados asiáticos, lo que presionó los niveles de precios".

Capespan no ha enviado uva a China este año y, en conjunto, los volúmenes que el sector ha destinado al gigante asiático han descendido en lo que va de año. Hasta la fecha se han destinado a China alrededor de 1,2 millones de cajas, frente a los casi 2 millones del año pasado por estas fechas.

Un 75% más de uvas para Norteamérica
El mercado de Estados Unidos, en concreto, ha crecido con fuerza partiendo de una base baja, y les ha ofrecido oportunidades atractivas a los productores sudafricanos esta temporada.

"Perú ha tenido un 20% menos de cosecha y nosotros, en Capespan, hemos enviado a Norteamérica un 75% más de uvas que el año anterior. El mercado nunca ha estado realmente bajo presión. Hemos tenido que garantizar productos de buena calidad en EE. UU. porque allí los productos de calidad inferior pueden costarte mucho dinero".

Los volúmenes destinados a Rusia han aumentado año tras año. El mercado ruso sigue siendo una propuesta sólida, con envases de 4,5 kg a granel, pero esta temporada los mejores precios se encuentran en Europa.

Redelinghuys observa que en las explotaciones de Namibia y Cabo Norte ha sido una buena temporada en términos de ingresos.

A medida que la temporada se desplazaba hacia el sur, hacia el Cabo Occidental, el mercado de la uva se complicaba cada vez más. De nuevo, el valle del río Hex recibió lluvias estivales durante el periodo navideño, lo que afectó negativamente a la calidad de algunas variedades.



Para más información:
Herman Redelinghuys
Capespan
Tel.: +27 21 917 2600
Email: info@capespan.co.za
https://www.capespan.com/

Fecha de publicación: