Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

EE. UU.: Manzanas modificadas genéticamente en el estado de Washington

Una inspección de una plantación experimental de manzanas modificadas genéticamente en Washington central el año pasado dio lugar a un descubrimiento preocupante: había árboles modificados genéticamente floreciendo a menos de 30 metros de los árboles convencionales.

El productor, Gebbers Farms, de Brewster, Washington, ya había sido citado anteriormente por llevar a cabo una prueba de campo demasiado cerca de los manzanos convencionales, por no llevar un buen registro y por no hacer ningún esfuerzo por mantener a los animales alejados del terreno.

Por ello, el pasado noviembre, el Servicio de Inspección Veterinaria y Fitosanitaria (APHIS, por sus siglas en inglés) estadounidense impuso a Gebbers una multa de 19.250 dólares por no cumplir con las normas que rigen las pruebas de campo de los cultivos modificados genéticamente.

El experimento con manzanas, uno de los pocos en los EE. UU., fue sometido a una inspección mayor porque el USDA (Departamento de Agricultura de los EE.UU., por sus siglas en inglés) está considerando legalizar las “manzanas que no se oxidan”, modificadas genéticamente.

La perspectiva de que las manzanas modificadas genéticamente entren en el mercado es preocupante para el sector de la manzana de Washington, valorado en 2.500 millones de dólares, por el miedo de que los consumidores rechacen la manipulación de los genes de una fruta que se considera símbolo de una alimentación saludable.

La manzana Artic
El APHIS está en las fases finales de consideración de una petición de Okanagan Specialty Fruits, Inc., en Summerland, la Columbia Británica, de comercializar la llamada manzana Artic en los EE. UU. sin restricciones. La compañía todavía tiene que obtener la aprobación en Canadá.

Neal Carter, presidente y fundador de Okanagan, afirmó en una entrevista a principios de agosto que le confirmaron desde el APHIS que obtendría la aprobación de su manzana MG “dentro de uno o dos meses” y que espera que Canadá siga el ejemplo este año. El presidente asegura que estaba tan seguro de la aprobación que canceló los planes para una prueba de campo este año en Virginia.

Sin embargo, los funcionarios del Departamento de Agricultura han afirmado que a Carter nunca se le ha comunicado que la aprobación de Okanagan fuera inminente.

Por otra parte, los registros muestran que una entidad encabezada por Jennifer Armen, directora de marketing y ventas de Okanangan y ciudadana estadounidense, ha obtenido los permisos este año para una prueba de campo en una ubicación no revelada en el estado de Washington y en el de Nueva York.

Okanagan afirma haber diseñado su manzana que no se oxida insertando genes que, en efecto, apagan las encimas de las manzanas que crean los pigmentos marrones cuando entran en contacto con el oxígeno.

Schlect indica que algunos productores de manzanas de Washington se muestran hostiles con la nueva tecnología y que muchos otros es poco probable que estén dispuestos a asumir los riesgos comerciales de las manzanas obtenidas mediante ingeniería genética.

En Nueva York, el segundo estado a bastante distancia tras Washington en la producción de manzanas, los líderes de la industria de la manzana están haciendo sonar las alarmas.

“No parece beneficioso desatar esta ola de controversia en el sector de la manzana”, afirma James Allen, que representa a 700 productores de manzana de Nueva York como presidente y director ejecutivo de la Asociación de la Manzana de Nueva York. “Si esta manzana MG resolviera otros problemas más importantes, como eliminar los daños causados por enfermedades o insectos, u ofrecer un beneficio real a los consumidores, entonces creo que pensaríamos diferente. No creo que proteger una manzana para que se oxide a un ritmo mucho menor tenga algún beneficio”.

A pesar de la apabullante oposición en cerca de 7.000 comentarios públicos, el APHIS declaró hace un año que la alternativa preferida es otorgar a la compañía el “estado no regulado” que está buscando. En una evaluación medioambiental, la agencia ha observado que su autoridad en la materia está limitada a determinar si la manzana MG podría suponer un riesgo de plaga para las plantas y el APHIS concluyó que no lo es.

La disposición favorable hacia las manzanas modificadas genéticamente no ha evitado que el APHIS impusiera una multa a Gebbers Farms por cultivar sus manzanas obtenidas mediante ingeniería genética demasiado cerca de las variedades convencionales, una violación que supone un riesgo de exogamia.

Neal Carter, de Okanangan, ha afirmado con respecto a las críticas: “Nosotros sabemos que hay detractores y que no están a favor de los alimentos MG. No tienen por qué comer alimentos modificados genéticamente, no tienen que consumir manzanas Artic”.

Fuente: seattlepi.com

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor