Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

"Agrexco fue buena para Israel"

Precios decentes para los pimientos israelíes, pero continúan los problemas

El mercado nacional de los pimientos israelíes ha sido bueno últimamente, con precios que los productores no habían visto desde hacía bastante tiempo. Sin embargo, las previsiones para los productores de pimientos del valle de Aravá siguen siendo débiles, ya que sigue habiendo competencia por parte de España y África, y el mercado ruso continúa siendo decepcionante.


Eyal Sahar, de Gilad Desert Produce
 
"El retraso de la cantidad, tamaño y volumen del producto por culpa de unas condiciones meteorológicas calurosas en septiembre y octubre ha sido un gran contratiempo. La temporada de pimiento ha comenzado más tarde de lo que debería y aún vamos cortos de productos cuando a estas alturas se suponía que habría mucha cantidad. Nos está costando tramitar los pedidos", explica Eyal Sahar, de Gilad Produce.
 
Los productores israelíes produjeron el año pasado alrededor de 140.000 toneladas de pimientos, de las cuales unas 90.000 toneladas procedían del valle de Aravá. Este año, se espera que la producción de todo el país caiga hasta las 90.000 toneladas, ya que muchos productores no están percibiendo los beneficios necesarios para justificar el seguir con los pimientos. Una gran parte del problema es la competencia por parte de España, donde los exportadores tienen costes menores de transporte y logística a causa de su proximidad con los países europeos, pero el decepcionante mercado ruso también es un factor.


Un buen ambiente en el trabajo
 
"Nos adueñamos del mercado ruso y enviamos demasiado volumen allí", afirma Sahar. "Si el mercado pudiera recibir 200 contenedores semanales de pimientos, los exportadores israelíes intentarían enviar 350 contenedores. Fue un desastre". Muchos exportadores prefieren evitar Rusia por la variabilidad de la moneda y por un clima comercial que no se encuentra en Israel o en Europa Occidental. Sin embargo, a medida que los pimientos israelíes eran sustituidos en Europa por los españoles, el veto ruso a los productos europeos dejó abierto el mercado para que los exportadores israelíes lo aprovecharan. Que los beneficios no hayan sido buenos contribuye a que muchos productores israelíes estén abandonando los pimientos.
 
"Para colmo, tuvimos malas condiciones meteorológicas este año", añade Sahar. "Nuestra ventaja es que estamos en un desierto seco y aislado. No tenemos que preocuparnos de las plagas y enfermedades que vienen con la alta humedad. Pero tuvimos una temporada muy lluviosa que fue un desastre". El valle recibió casi el doble de precipitaciones de lo habitual, por lo que la producción y la calidad se resintieron. Aunque eso redujo los volúmenes y mejoró el mercado nacional, fue otro problema en una lista cada vez más larga de obstáculos que los productores del valle tienen que afrontar.


El proceso de clasificación y envasado
 
Cambios de mercado forzosos

Hace unos tres años, el 70% de las exportaciones de pimientos israelíes iban a parar a Europa Occidental, alrededor de una cuarta parte era para Rusia y el 5% restante se vendía en los Estados Unidos. Sin embargo, los bajos costes de producción y transporte de España han obligado a los exportadores israelíes a cambiar su cartera de ventas. Ahora, el 60 o 70% de las exportaciones se destina a Rusia y solo una cuarta parte va a Europa Occidental. Estados Unidos recibe muchos pimientos durante los meses de invierno, pero los elevados costes de transporte impiden a los exportadores llevar allí grandes volúmenes.
 
"También estamos intentando cultivar variedades diferentes de pimientos y productos de mejor calidad", explica Sahar. "Trabajamos duro para convencer a los productores de que planten pimientos de gran calidad que, aunque no produzcan tanto por hectárea, pueden conseguir precios mejores y ayudarnos a recuperar parte del mercado dentro de pocos años". Sin embargo, es difícil convencer a los productores de que abandonen su pimiento rojo Canon de confianza. Sahar describe el producto, que representa la mitad del cultivo de pimientos total, como la póliza de seguros de los productores. En la mente de los productores, esa variedad de gran rendimiento puede compensar un mal año mediante un gran volumen. Lo difícil es convencer a los productores de que solo el volumen no resolverá los problemas actuales.


 
La caída agridulce de Agrexco
Una de las razones por las que los productores de pimientos se encuentran en una situación tan desesperada, según opina Sahar, es que la industria agraria en Israel no tiene una voz que hable en su nombre. Ha habido intentos de llamar la atención de los legisladores, pero los productores siguen sin tener demasiado peso político. No siempre fue así.
 
"Es difícil para mí decirlo porque yo era parte de su competencia, pero Agrexco fue buena para Israel", admite Sahar. "La compañía era un grupo de presión para la industria agraria en Israel y el extranjero. Hicieron mucha promoción y apoyaron los productos israelíes, y ahora nos falta eso". En su lugar, solo hay montones de productores pequeños que no tienen los recursos para abrir nuevos mercados ni hacer grandes movimientos que Sahar considera necesarios para mejorar los beneficios.
 
"Ahora hay compañías que compran algo a un euro para venderlo a un euro y diez céntimos y ya está", continúa Sahar. "No tienen dinero para promocionar ni hacer nada nuevo".


 
El cambio es inevitable
Se rumorea que la cosecha de pimientos españoles de este año será menor de lo habitual. Si es verdad, los productores israelíes pueden vender más pimientos en Europa Occidental, pero, a largo plazo, Sahar cree que España ha acorralado al mercado europeo. Pueden extenderse demasiado y exportar demasiado para su propio bien, pero se han terminado los días de los pimientos israelíes con una posición consolidada en Europa. El camino hacia delante no está claro, ya que los costes de producción y mano de obra, los altos costes de transporte y logística, y una falta de apoyo gubernamental continúan atormentando a los productores de pimientos del valle. Lo que está claro es que los productores tendrán que cambiar para poder sobrevivir.
 
"Este pueblo era un pueblo melonero antes de los pimientos, y perdimos los melones a favor de Sudamérica", explica Sahar. "Podemos convencer a los productores de probar otros cultivos, como hicimos con las hierbas aromáticas, pero entonces la producción de hierbas se traslada a África por los bajos costes de mano de obra". No existe una alternativa obvia para los pimientos, y la producción de pimientos seguirá descendiendo. Sea cual sea el siguiente paso, Sahar tiene esperanzas de que los productores del valle puedan con él.
 
"La gente de aquí es un poco diferente", continúa Sahar. "Es una comunidad pequeña y todo el mundo se conoce, así que no lo haremos de forma precipitada. Tal vez tengamos que reducir la producción de pimientos otro 20%, no lo sé. Es difícil responder qué nos deparará el futuro, pero sé que aquí tenemos personas muy válidas que pueden producir otras cosas".

Más información:
Eyal Sahar
Gilad Desert Produce
Tel.: +972 8 6582515
Correo e.: eyal@giladltd.co.il
www.giladltd.co.il

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor