Las importaciones de naranjas aumentan a medida que la oferta de zumo local se reduce

Hasta que se encuentre una solución para el citrus greening, las importaciones serán clave para mantener a flote el sector de cítricos de Florida.

La producción nacional de naranjas ha disminuido de manera constante durante las últimas dos décadas, y la enfermedad del citrus greening es la causa principal. A medida que la brecha entre la producción nacional y el consumo se ha ampliado, las importaciones han aumentado para impulsar la disminución de la oferta nacional de zumo de naranja. Los EE.UU. obtienen prácticamente todas sus importaciones de zumo de naranja de Brasil y México, y Brasil representó el 66 por ciento de las importaciones en 2017.

Además de otro huracán u otro evento climático adverso en el estado, se espera que continúe disminuyendo constantemente la producción de naranja de Florida durante los próximos tres años, a medida que las antiguas fincas devastadas por la enfermedad se reemplacen gradualmente y entren en producción otras nuevas. Mientras tanto, las importaciones de Brasil probablemente aumenten, según un nuevo informe de la División de Intercambio de Conocimientos de CoBank.

En 2017, los EE. UU. importaron 34,8 millones y 17,9 millones de galones (131 y 67 litros) de zumo de naranja de Brasil y México, respectivamente, representando el 99,3 por ciento de las importaciones de zumo de naranja.

"Dado que se importa mucho zumo y que sólo dos países representan prácticamente todas las importaciones, los riesgos de la oferta pueden ser más preocupantes que el abastecimiento interno", dijo Tanner Ehmke, gerente de Intercambio de Conocimientos de CoBank. "Los importadores también deben hacer malabarismos con los costes de transporte, los tipos de cambio, los riesgos comerciales políticos y los riesgos de producción en los países exportadores".

La superficie de naranjas locales ha caído casi un 40 por ciento desde su máximo de hace 20 años. Florida, el motor del zumo de naranja del país, ha experimentado la mayor disminución de la superficie, ya que el estado ha luchado contra el cítrus greening. Propagada por el insecto asiático Cyllus Psyllid, la enfermedad bacteriana incurable disminuye la producción hasta que finalmente mata a los naranjos.

Los productores de Florida están implementando diferentes estrategias para permanecer en la industria de los zumos y reforzar la producción de naranja, pero la situación sigue siendo difícil. Sin una solución clara para la enfermedad a la vista, la fruta y el zumo local seguirán bajo presión a corto plazo. Las proyecciones del Departamento de Cítricos de Florida sugieren que la producción disminuirá modestamente durante la próxima década, ya que las tasas de mortalidad de los árboles continúan superando las tasas de replantación.

Reducción de la demanda del consumidor
Mientras que la oferta de zumo de naranja se ha reducido, también lo ha hecho la demanda interna de zumo. El consumo ha disminuido constantemente durante las últimas dos décadas y continúa cayendo. El consumo actual de 2,4 galones (9 litros) por habitante es menos de la mitad del pico de casi 6 galones (23 litros) por habitante a finales de los años noventa.

El cambio de las preferencias de los consumidores, el aumento de la competencia de un mercado de bebidas más diversificado y los precios más altos, han contribuido a la disminución gradual de la demanda de los consumidores de zumo de naranja.

"Aunque la caída en el consumo de zumo de naranja es preocupante, no ha sido tan mala para la industria de los cítricos de Florida dadas las circunstancias que ha enfrentado en los últimos años como resultado del citrus greening", explicó Ehmke. "La disponibilidad reducida de zumo ha resultado en un aumento del 20 por ciento en los precios de los retailers en la última década, lo que ha brindado cierto alivio durante un momento muy difícil. La disminución simultánea de la demanda y la oferta han limitado el déficit de zumo, frenando así el aumento de precios".

El citrus greening seguirá siendo una amenaza a largo plazo para la producción de naranja de Florida en los próximos 3 a 5 años, a pesar de los esfuerzos de los productores por reducir el impacto de la enfermedad. La replantación y la mejora de las prácticas de mitigación están elevando las expectativas de una estabilidad en la producción, e incluso podría aumentar una vez que entren en producción las nuevas fincas. Mientras tanto, los procesadores seguirán dependiendo de las importaciones de naranja y zumo de Brasil y, en menor medida, de México, para satisfacer la demanda de los consumidores de los Estados Unidos.

Para leer el informe completo, visite cobank.com.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor