Cada vez hay más frutas tropicales en Sicilia

Las nuevas tendencias de consumo y la creciente demanda de frutas exóticas están cambiando la dinámica de la agricultura mundial, cada vez más centrada en satisfacer las demandas de un mercado globalizado. Algunas zonas de Sicilia se prestan bien para la producción de productos originarios de latitudes alejadas de Europa.

Los mangos, aguacates, limas, limas dedo o maracuyás son cultivos cada vez menos especializados que comienzan a formar parte de la oferta de empresas de cultivo de invernaderos tradicionalmente dedicadas a la horticultura, entre las cuales, por ejemplo, la cooperativa siciliana Agropolis, dirigida por Carmelo Criscione.

Carmelo Criscione

En una superficie total de tres hectáreas, Criscione, inicialmente casi por diversión, dedicó un invernadero de 2.000 metros cuadrados al cultivo de papaya, obteniendo un éxito comercial casi inmediato.

"Los árboles están en el tercer año de fructificación y, tras muchas pruebas y errores, logré encontrar un equilibrio en la gestión de la producción, consiguiendo más de una satisfacción. Ser ingeniero agrónomo me ha dado la gran ventaja de comprender cómo intervenir y qué ajustes realizar en una plantación que yo mismo he plantado, especialmente con respecto a la delicada gestión del clima", explica el emprendedor.

"Los precios gratificantes han sido un incentivo para continuar con el desafío, por lo que planeo un aumento de la superficie para el próximo año. Los precios se establecieron en 2,50 euros/kg en la venta al por mayor especializada, mientras que han alcanzado los 4 euros/kg para los productos vendidos por internet. En el futuro revisaré la gama de variedades y adaptaré las estructuras, para que puedan seguir albergando los árboles, que crecen a una velocidad impresionante", continúa el ingeniero agrónomo.

Pero la empresa agrícola, como se ha mencionado, es sobre todo una empresa hortícola tradicional, que cultiva principalmente tomates de mesa.

"El 60% de nuestra superficie está dedicada a la producción de tomates cherry y datterino, mientras que la parte restante está destinada al tomate del tipo pera. Nuestros mercados de referencia son la gran distribución nacional y los mercados mayoristas agroalimentarios del norte de Italia. El año pasado, obtuvimos un precio promedio de 1,20 euros por kilos para los tomates cherry y algo menos para los de tipo pera. En general, la temporada habría ido bien, si no fuera por el daño sufrido en parte de los invernaderos por un tornado. El cambio climático, en lo que a nosotros respecta en la actualidad, no se siente tanto en el aumento de la temperatura global, sino en la repetición continua de fenómenos repentinos, extremos y perjudiciales", explica Criscione.

"De momento es demasiado pronto para hacer balance, incluso provisional, de la campaña comercial del tomate porque no comenzaremos a recolectar hasta dentro de 5 días. Pero la producción está yendo bien porque la fructificación ha sido óptima y a nivel fitosanitario no tenemos nada que señalar", concluye Criscione.

Para más información:
Agropolis soc.coop. agricola
Corso Vittorio Veneto, 564
97100 Ragusa (Italia)
Tel.: +39 380 6898987
criscione.carmelo@alice.it


Fecha de publicación:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor