Resumen del mercado global de la cebolla

A mediados de septiembre, India impuso la prohibición de exportar cebollas, lo cual se tradujo inmediatamente en un aumento de la demanda de cebollas holandesas, españolas, egipcias, turcas y chinas en Asia y Oriente Medio. Fue una noticia especialmente buena para los Países Bajos, porque puede evitar la sobreoferta de cebollas rojas este año. Además, la nueva cosecha en Europa y los estados del noroeste de Estados Unidos se caracteriza por la falta de calibres gruesos, lo cual está creando oportunidades para otros países productores, como Italia, que ha visto subir la demanda extranjera este año. Así mismo, las exportaciones de cebollas en Australia y Nueva Zelanda han aumentado, y la temporada de Perú ha empezado tres semanas antes.

España: la cosecha de cebolla baja alrededor de un 40% este año
La superficie dedicada al cultivo de cebolla se ha reducido un 14% este año. Por otra parte, debido a las olas de calor en las principales zonas productoras, abundarán los calibres pequeños. Normalmente, el 30% de la producción española se compone de calibres grandes, pero este año su cuota no superará el 10%. Como resultado, se prevé una reducción de los volúmenes de producción de aproximadamente un 40% con respecto al año pasado.

Ante estas previsiones, los mercados quieren asegurarse de que contarán con suficientes cebollas y la demanda, por tanto, ha aumentado significativamente, así como los precios tanto para los agricultores como para el comercio. Está prevista una falta considerable de calibres grandes, lo que provocará un aumento de sus precios mucho mayor respecto a los tamaños medianos y pequeños.

El sector del catering se está recuperando levemente desde la apertura de los colegios después de las vacaciones de verano, y esto está permitiendo que la demanda en España vuelva a crecer. También cabe destacar que India ha prohibido la exportación de cebollas, lo cual ha contribuido a que se incremente la demanda de cebollas españolas (sobre todo rojas y blancas) en Oriente Medio y Asia, pero en especial en Europa, porque los exportadores holandeses están enviando grandes cantidades a los mercados extraeuropeos.

Países Bajos: oportunidades para los exportadores holandeses tras la prohibición de las exportaciones en India
Países Bajos ha vuelto a tener una temporada de cultivo inusual con una primavera extremadamente seca, que ha dado lugar a unos malos resultados. Ha llovido puntualmente, de lo contrario los rendimientos habrían sido desastrosos. Aun así, ha habido afectación y hay problemas de calidad. Según los exportadores, el impacto del coronavirus se refleja sobre todo en los problemas con el pago de transacciones, aunque los exportadores holandeses ven oportunidades en el mercado mundial esta temporada. En estos momentos, la demanda de cebollas holandesas procede sobre todo de dos lugares: África occidental y Extremo Oriente. África occidental está inundada de cebollas holandesas, pese a que el inesperado parón de las exportaciones impuesto por la India ha derivado en un aumento de la demanda de Asia. El año pasado, India ya se comportó de manera impredecible y parece que está volviendo a suceder. Por cierto, los exportadores dicen que este incremento de la demanda también se necesitaba desesperadamente, pues la ampliación de la superficie de cebolla roja, de lo contrario, se habría traducido en sobreoferta. En cualquier caso, se ha prevenido contra los especuladores, pues es posible que intenten sacar tajada una vez más.

Alemania: cosecha media con pocos calibres grandes
La campaña de la cebolla comenzó a principios de este mes en el norte de Alemania. En las zonas productoras del sur (Baviera, Palatinado), la cosecha ya había empezado antes. A causa de la sequía registrada antes de la recolección, se espera una producción media con pocos calibres grandes.

La superficie crece a paso rápido, sobre todo en Baja Sajonia, en el norte del país. "Cada año, unos cuantos productores deciden empezar a producir cebollas por motivos económicos. Mientras los precios se mantengan al alza en los próximos años, esta tendencia continuará", afirman.

Reino Unido: pese a las condiciones meteorológicas, la temporada va relativamente bien
2020 pasará a la historia como un año difícil para el cultivo de cebollas, con uno de los inviernos más lluviosos seguido de una primavera muy cálida y seca. Las temperaturas en junio y julio subieron a niveles de récord, por lo que la producción de cebolla ha sido menos homogénea. Por suerte, durante la cosecha ha hecho buen tiempo en general, y ahora que la mayoría de la producción se ha recolectado, la calidad y los rendimientos se califican de positivos. La temporada británica de la cebolla, por lo tanto, está yendo relativamente bien. Hay algunas preocupaciones por las consecuencias de la alta temperatura del suelo, en especial por la aparición de Fusarium y la enfermedad de las raíces rosas, que se controlan muy de cerca en el periodo de conservación.

A causa del coronavirus la demanda de cebollas en primavera ha sido altísima. Sin embargo, las ventas regresaron a un nivel más estable en mayo y junio. Ahora está por ver cuáles serán las restricciones en los meses de invierno para contener el virus y cuál será su impacto en el precio de las cebollas en el mercado británico.

Francia: buenos rendimientos, pero preocupa el mercado
Este año, la cosecha en Francia es buena tanto en volumen como en calidad. Los productores franceses están satisfechos también con los calibres y con el tiempo que ha hecho durante la cosecha; sin embargo, existen algunas preocupaciones en cuanto a las ventas, en especial para el canal horeca, que son limitadas actualmente.

Austria: cosecha moderada en 2020
Debido al calor, la cosecha de cebollas austriacas ya está llegando a su fin. En algunas partes del país, la producción es en torno a un 20% inferior a la media. Tanto la demanda nacional como las exportaciones se mantienen estables. Los precios ascienden a alrededor de 0,12-0,15 euros por kilo.

Italia: mucha demanda del extranjero, pero el mercado nacional se queda rezagado
La temporada ha comenzado en Italia y, aunque la demanda en el mercado nacional todavía es bastante reducida, ya hay mucha demanda de cebollas italianas en el extranjero, más que en años anteriores.

"A nivel europeo, la extensión de cebolla es más o menos la misma que la media de los años anteriores. En Italia, el mercado no está experimentando un tirón fuerte, aunque hay más demanda del extranjero", dice un operador del norte de Italia. "Las cebollas italianas de calidad alta tienen mucha demanda en Francia, Bélgica, Alemania y Países Bajos, señal de que escasean los productos premium en el resto de Europa. La competencia española es limitada, así que los operadores europeos cada vez acuden más a los productores italianos".

Un operador de Campania dice que, como se predijo al inicio de la temporada, el mercado nacional es muy lento, porque la oferta no está equilibrada con la demanda. "Hay volúmenes enormes de productos sin vender disponibles por la baja demanda del mercado nacional, y muchos mayoristas se quejan de la tendencia decepcionante del mercado. Los precios tampoco son alentadores; han bajado un 30% en comparación con el año pasado".

India: prohibido exportar al menos hasta noviembre
Cuando los precios en el mercado interno empezaron a subir significativamente, el Gobierno decidió intervenir e impuso la prohibición de exportar cebollas para reducir el incremento de precios al consumo. Este es el segundo año consecutivo que el Gobierno indio ha tomado esta medida. La decisión se tomó tras la decepcionante cosecha de Bangalore por las fuertes lluvias, lo que ha ejercido mucha presión en la cosecha de Nashik. La continuación de la prohibición se decidirá en noviembre. Todo dependerá del volumen de producción de Kharif. Si no es bueno, seguramente la prohibición se mantendrá.

China: el precio sigue subiendo
El precio de exportación de las cebollas ha subido de forma pronunciada en las últimas semanas, y son varios los motivos. En primer lugar, el confinamiento por el coronavirus ya se levantó hace un tiempo y la demanda del sector del catering está empezando a aumentar. Al mismo tiempo, los procesos logísticos en los puertos han regresado a la normalidad, lo que significa que las exportaciones se llevan a cabo sin contratiempos. Además, se han estado comprando activamente cebollas de la nueva temporada, que están ahora en el mercado. Dados estos tres factores, los precios de mercado han seguido subiendo.

Este mes, India ha anunciado una prohibición a la exportación de cebolla. Cuando entró en vigor, los importadores del sudeste y sur de Asia pusieron la vista en China. En un corto plazo, la demanda de mercado se ha elevado de forma pronunciada y la demanda de cebollas ha superado a la oferta, lo que ha hecho subir los precios. El incremento de la demanda en los mercados de ultramar también ha afectado en cierta medida a las ventas nacionales. Ahora mismo, el precio de las cebollas en el mercado nacional también está subiendo.

Estados Unidos: Los costes de producción suben para los productores del noroeste
La oferta de cebollas nacionales está poniéndose en marcha lentamente ahora que está empezando la temporada en las nuevas superficies de producción. La cosecha se ha adelantado este año en Washington, Idaho y Oregón, mientras que aún queda suministro de Utah, Colorado y Míchigan. La oferta parece normal, pero con algunos calibres grandes del noroeste. De aquí a dos semanas se esperan más partidas de estos calibres. La demanda en el retail todavía es particularmente fuerte, sobre todo para los calibres más pequeños. Más adelante, mucho dependerá de la apertura de los colegios, pues el confinamiento se ha levantado en Estados Unidos.

Sin embargo, este año los productores también tienen que vérselas con algunas dificultades. Por ejemplo, el humo de los incendios forestales de California está pesando en el desarrollo del cultivo y retrasando la cosecha de 7 a 10 días en algunos lugares. Además, el sector se enfrenta a la falta de trabajadores, así como a la escasez de camiones, dado el cierre de una gran empresa de transporte. Esto está elevando los precios de la logística, y las líneas de envasado tienen que programarse a tiempo. Aun con todo, los precios se mantienen estables, algunos por debajo del punto de equilibrio, como es el caso de las cebollas amarillas tamaño "jumbo".

Perú: inicio temprano de la temporada, oportunidades en el mercado estadounidense
La temporada peruana de la cebolla empezó en junio, tres semanas antes de lo habitual. No se prevé que la temporada termine antes, pero sí que continuará hasta enero, lo cual es normal. En general, la demanda de mercado ha subido como resultado de la pandemia. Las remesas enviadas en lo que se lleva de temporada están llegando a tiempo. Por lo general, se espera que la oferta peruana se mantenga estable esta temporada y eso, en combinación con un incremento de la demanda, ejercerá mucha presión en el mercado. Los precios son más altos de lo normal. En torno a la semana 40 se espera cierta escasez, pues se produjo una carencia de mano de obra a causa de la pandemia al inicio de la temporada, y se plantaron menos cebollas. Estas cebollas estarán listas para la cosecha dentro de unas dos o tres semanas, y los volúmenes serán menores. Los volúmenes deberían regresar a la normalidad un poco antes de lo habitual en el caso de las cebollas Vidalia y Walla Walla, y esto ha creado una gran oportunidad para Perú de entrar en el mercado estadounidense. Ahora mismo, Perú exporta sus cebollas a cerca de 17 puertos de todo el mundo.

Australia: aumento significativo de las exportaciones
La producción australiana de cebolla se incrementó en un 4% en la temporada 2018-2019, alcanzando 258.195 toneladas, y el valor creció un 16% hasta los 191,2 millones de dólares australianos (115,9 millones de euros). Las exportaciones crecieron de forma significativa hasta situarse en 47.490 toneladas (+56%), con un aumento del 81% en valor. Las exportaciones frescas representaron un 18% de la producción total, mientras que el 7% se destinó al procesamiento y el 75% restante, a la oferta en fresco. Las cebollas amarillas suponen un 79% del volumen total; las cebollas rojas, un 19%; las cebollas blancas, un 1%, y las chalotas/cebolletas, menos de un 1%. Australia importó 4.983 toneladas de cebollas, la mayoría de ellas de China.

Nueva Zelanda: el precio de exportación de las cebollas alcanza un máximo de récord
Según las últimas cifras, el valor de exportación ha alcanzado un máximo de récord, con 170,3 millones de dólares neozelandeses (95,4 millones de euros). El 75% de estos (71,7 millones de euros) está compuesto de las exportaciones a tres mercados: Europa continental, con 46,3 millones de euros; Indonesia, con 15,6 millones de euros, y el Reino Unido, con 9,9 millones de euros. Las cebollas fueron el cuarto producto hortícola más exportado de Nueva Zelanda y, en comparación con 2018, el valor de exportación creció en 43,1 millones de euros.

La semana que viene: resumen del mercado global del aguacate


Fecha de publicación:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor