"Los dátiles Medjool de Israel demuestran ser los favoritos de los "gourmets"

El reciclaje de aguas residuales ha sido fundamental para el florecimiento de los cultivos de dátiles israelíes, lo que ha permitido a Israel asegurarse el 60 por ciento del mercado mundial del Medjool hoy en día, mientras que en los ochenta solo contaba apenas con un punto de apoyo.

Esa fórmula quizá haya llegado a sus límites. Esta valiosa fuente de agua ahora solo alcanza para regar el cultivo existente, y para expandirse habrá que esperar a la llegada de un sistema de desalinización. “La clave es el agua", dice Elkasslasy señalando que se han dejado un racimo de dátiles a los recolectores que están sobre una plataforma que rodea una alta palmera. Para garantizar que no se malgasta ni una gota de agua, las plantaciones utilizan sensores que controlan la absorción de las raíces, y los centros de investigación y desarrollo experimentan con diferentes clases de agua y con la reducción del tamaño de los árboles. Los agricultores que se levantan de madrugada suelen llamar a los centros preguntando por la fórmula diaria para introducirla en los ordenadores de riego y garantizar así la eficiencia de riego, según añade.

Aunque el Medjool supone menos del 1 por ciento de los 7,9 millones de toneladas del mercado mundial del dátil —Egipto e Irán son los principales productores de dátiles—, es la variedad mayoritaria de las 32.000 toneladas de dátiles que se cultivan en Israel y Cisjordania al año.

Parte de su éxito se debe al cambio de imagen de la fruta realizado por los comercializadores —como Hadiklaim, la cooperativa de productores de dátiles de Israel—, que la presentan como una delicatessen exótica en supermercados como Fairway, Marks & Spencer y Coop Swiss. Los gourmets de todo el mundo han incorporado el Mdjool a su lista de la compra.

El año pasado, los agricultores israelíes produjeron 21.570 toneladas de Medjool, 17 veces más que en 1990, según Hadiklaim. Entre las 14.500 toneladas de dátiles que Israel exportó el año pasado, alrededor de 10.000 eran de la variedad Medjool, como informan las autoridades agrícolas. En total, el volumen de las exportaciones de dátiles de Israel aumentó un 23 por ciento el año pasado hasta los 247 millones de shéqueles (70 millones de dólares), y llegaron a 27 países de los cinco continentes, añaden.

Debido a que la media de precipitaciones anual de Israel es de tan solo 1.200 millones de metros cúbicos —alrededor de la mitad del consumo de agua del país—, encontrar mejores formas de regar los cultivos ha sido siempre una prioridad.

La innovación, comenzando por el desarrollo de Netafim Irrigation Co. de un sistema de riego por goteo hace cincuenta años, ha contribuido al éxito de Israel con el Medjool, señala Larry Duane Geohring, investigador agrícola de la Universidad de Cornell. "Israel es líder en tecnologías de riego, reciclaje y conservación de agua", añade.

Las Naciones Unidas han reconocido a Israel como líder en el reciclaje de aguas residuales. Mekorot, la compañía nacional de agua de Israel, dice que Israel recicla el 75 por ciento de sus aguas residuales, seguido de España, con un 12 por ciento.

En la cooperativa agraria Gilgal, Elkasslasy pasa meses comprobando las tasas de evaporación, supervisando los datos de los sensores plantados entre las raíces de los árboles e introduciendo números en un ordenador que calcula la necesidad de agua de cada palmera y después suministra la cantidad casi al mililitro.

El gerente de negocio de Gilgal, Doron Eliahou, no se arrepiente de los millones de dólares que la cooperativa invirtió en sus dátiles, ya que finalmente comienza a recuperar la inversión de su dinero.

“Ahora, por fin, puedo decir que ha valido la pena", asegura.

Fuente: bloomberg.com

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor