Anuncios

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Unos investigadores turcos desarrollan una nueva variedad de melón para climas secos

Los científicos de investigación y desarrollo de la Universidad de Cukurova que realizan estudios contra los daños potenciales del cambio climático han desarrollado una nueva variedad de melón que puede cultivarse en condiciones de agua limitadas o prácticamente nulas.

El Instituto de Investigación Agrícola del Mediterráneo Occidental (BATEM), en colaboración como socio, ha desarrollado esta variedad de melón para que sea más resistente a la enfermedad Fusarium, en respuesta a las pérdidas ocasionadas por las cepas 0, 1 y 2 de esta enfermedad en las regiones productoras de melón de Turquía.

Dadas las limitadas precipitaciones de la zona y las limitadas fuentes de agua, resultado del cambio climático y del calentamiento global, los efectos negativos para la agricultura que pueden darse en las próximas décadas ya empiezan a ser visibles. Para minimizar el impacto de este fenómeno, la Facultad de Agricultura de la Universidad de Cukurova y el Departamento de Horticultura del Directorado del Instituto de Investigación Agrícola del Mediterráneo Occidental han desarrollado un proyecto conjunto, cuyo resultado ha sido la variedad de melón híbrido 3 F1.

El profesor y doctor Yildiz Dasgan, del Departamento de Horticultura de la Facultad de Agricultura de la Universidad Cukurova, habla sobre el proyecto “Melón resistente a la sequía” y explica que está en su fase final: “La variedad 3 F1 de melón tipo Kirkagac, con diferentes formas (oval, en forma de gota y redondo), resistente a la sequía y a la enfermedad del suelo Fusarium (en sus cepas 0, 1 y 2), ya está preparado para presentarse a las compañías de semillas y los productores, el proyecto ha alcanzado su fase final”, asegura.

Resistente a la sequía y al Fusarium
El profesor Yildiz Dasgan explica que, como representante de la Universidad de Cukurova, él ha trabajado en la tolerancia a la sequía y que el profesor Mine Unlu, de BATEM, se ha encargado de la resistencia al Fusarium. Asegurando que han conseguido grandes resultados, Dasgan indica que: “Este proyecto es un buen ejemplo de implementación de la información generada en las instituciones públicas comprometidas con la investigación, la ingeniería y la tecnología. Nuestro país está situado en una región amenazada por el cambio climático y, en los próximos diez años, el estrés por sequía es probable que se convierta en un problema. Además la variedad F1 es resistente a las tres cepas de Fusarium, una importante enfermedad del suelo en nuestros campos, lo que le ha hecho ganarse la admiración de las compañías de semillas privadas. La variedad de melón Kirkagac se cultiva en campo abierto y es uno de los tipos de melón más demandados. Estas variedades desarrolladas por obtentores según los procedimientos de las instituciones oficiales se harán llegar a los productores a través de compañías de semillas privadas”.


Fuente: iha.com

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor