Japón protegerá la propiedad intelectual de sus productos agrícolas en el extranjero

El Gobierno de Japón se está preparando para aumentar la protección de los derechos de propiedad intelectual de las frutas y hortalizas desarrolladas en el país, tras haberse descubierto que se habían exportado semillas y plantones de forma ilegal para producirlas sin autorización.

El Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca ayudará a los productores de semillas y plantones de Japón a registrar en el extranjero las variedades que desarrollen en la nación.

Se ha descubierto que las fresas Benihoppe desarrolladas en la prefectura de Shizuoka y las uvas moscatel Shine desarrolladas por un centro de investigación japonés se han estado cultivando y vendiendo en China sin permiso de sus desarrolladores.

"Nos preocupa que las uvas producidas en nuestra prefectura y los productos no autorizados puedan competir entre sí en los mercados de exportación", declara un funcionario del Gobierno de la prefectura de Shizuoka.

Las frutas y hortalizas japonesas son famosas por su gran calidad y su poder de marca, por lo que son importantes para lograr el objetivo del Gobierno de aumentar a un billón de yenes (8.800 millones de euros) las exportaciones anuales de productos agrícolas, forestales, pesqueros y alimentarios.

Los derechos de propiedad intelectual de las nuevas variedades vegetales están protegidos en Japón durante 25 o 30 años si se registran en el Gobierno, según la ley de protección de variedades vegetales y semillas. Quienes la incumplan se enfrentan a multas y otros castigos.

Sin embargo, muchas variedades japonesas no están registradas en el extranjero porque el procedimiento es largo y costoso.

Se tarda entre siete y ocho años, por ejemplo, en registrar una variedad nueva de caqui en la Unión Europea, ya que hay que realizar una prueba de cultivo del producto a nivel local. El proceso de investigación, que cuesta unos 2,5 millones de yenes (22.000 €), también supone un obstáculo.

El ministerio ha instado a los otros países y regiones a que utilicen los resultados obtenidos en Japón para reducir en gran medida sus periodos de investigación, y ha firmado un memorando de entendimiento con nueve economías, entre ellas la Unión Europea y Australia, al mismo tiempo que intenta acelerar las negociaciones con otros países y regiones.

El Ministerio pretende conseguir fondos en el segundo presupuesto suplementario para el año fiscal 2016 con el objetivo de crear subsidios para ayudar a las empresas japonesas a cubrir parte de sus costes de registro e investigación en el extranjero, con vistas a promover los registros entre las empresas más pequeñas. Este presupuesto adicional se redactará en otoño.

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor