España: La sequía deja 165 millones de euros de pérdidas en Valencia

LA UNIÓ de Llauradors estima que la grave sequía que padece la Comunidad Valenciana ha causado ya pérdidas directas en el sector agrícola por valor de alrededor de 165 millones de euros (88,8 en la provincia de Valencia, 40,3 en la de Alicante y 35,5 en la de Castellón) según un informe elaborado por esta organización agraria, cifra que puede ser incluso bastante superior si no llueve en el transcurso de las próximas semanas.

Se trata, además, únicamente de pérdidas directas en los sectores agrícolas y en el apícola. De no llover en los próximos quince días habrá que aumentarlas.

Los efectos de la sequía son distintos según las zonas de secano o de regadío. En estas últimas el principal problema es el encarecimiento de costes de cultivo (mayor número de riegos, más tratamientos contra las plagas, labores adicionales para el aclaro de frutos, etc.). En las zonas de secano los problemas no se centran únicamente en la disminución de producción, que en algunos casos superará el 50%, sino que podrían tener consecuencias en la próxima con la muerte de arbolado.

La sequía provoca, entre otras cosas, desequilibrios fenológicos en la mayoría de cultivos, una intensificación y persistencia del periodo de sequía, calibres de fruta más bajos e incluso una posible pérdida de arbolado por la muerte de este.Pero también repercuten en un incremento del nivel de plagas con el coste asociado que supone su erradicación, el aumento de la frecuencia de riego y la consiguiente subida del coste energético, la disminución del nivel de los acuíferos y la salinización de los pozos de riego.

La conjunción de la ausencia de precipitaciones, las altas temperaturas de los últimos meses y la sequía afectan de forma muy negativa a todos nuestros cultivos, y todo ello tendrá una repercusión directa en la disminución de ingresos de los agricultores.

El cultivo de los cítricos, debido a la superficie, producción y volumen económico, es el que mayores pérdidas tiene con 95 millones de euros. Las causas son por el aumento de los costes, como es el caso de los energéticos al tener que extraer el agua desde mayor profundidad, el incremento de la frecuencia del riego, el mayor número de los tratamientos fitosanitarios por la proliferación e intensidad de plagas como la araña, el piojo rojo, la mosca mediterránea etc., y también la necesidad de realizar aclareos para obtener frutas de mayor calibre.

La producción de frutos secos también notará fuertemente los efectos de la sequía. Así, los almendros podrían descender su cosecha casi un 40% sobre la anterior y la algarroba un 30%. Las pérdidas en estos cultivos son de 13,6 millones de euros. 

Por lo que se refiere a los frutales, incluido el caqui, los efectos son similares a los cítricos, es decir, un aumento de costes por mayor riego y más tratamiento fitosanitarios. Las pérdidas estimadas por LA UNIÓ son de 3,7 millones de euros. También la producción de hortalizas se verá afectada con un aumento de los costes y una menor calidad por las elevadas temperaturas.
 
LA UNIÓ cree que la dramática y angustiosa situación requiere de un esfuerzo por parte de las Administraciones Públicas (Gobierno central y Generalitat) para compensar las pérdidas y evitar el abandono de más explotaciones agrícolas. De forma genérica reclama entre otras medidas:

• Convocatoria urgente de una Comisión de Seguimiento de la Sequía, compuesta por las entidades representativas de los sectores afectados para analizar la evolución de la sequía y proponer medidas preventivas y compensatorias. 

• Concesión de ayudas directas a aquellas explotaciones con daños por sequía por los incrementos de los costes.

• Concesión de ayudas de Estado (ayudas de minimis): 15.000 € por empresa agraria en tres años. Se pueden conceder el primer año o repartido entre los tres. (Reglamento (UE) nº 1408/2013 de la Comisión de 18 de diciembre de 2013).

• Reducción del módulo en el IRPF para las explotaciones y actividades agrarias afectadas.

• Condonación (en ningún caso exención) del pago del Impuesto de Bienes Inmuebles de naturaleza rústica correspondiente al ejercicio 2016. Al tratarse de un tributo local, la pérdida de ingresos de los ayuntamientos y diputaciones provinciales sean compensados con cargo a los Presupuestos Generales del Estado y, en aquellos casos que se haya realizado el pago de este, se realice un retorno del importe.

• Bonificación del 100% en el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social por contingencias comunes correspondientes al período comprendido entre mayo de 2015 y agosto de 2016, ambos inclusive.

• Exenciones para el año 2016 del canon de regulación y tarifa de utilización del agua establecido en la Ley de Aguas para las explotaciones de regadío.

• Reducción de las tarifas eléctricas para el riego mediante decreto.

• Puesta a punto y mantenimiento de los pozos de sequía.

• Establecimiento de una línea de préstamos ICO con interés subvencionado para los afectados por la sequía. El plazo de retorno será de cinco años, con dos de carencia en el pago del principal y de los intereses, que deben subvencionarse hasta el 75% y sin coste de avales (asumido por SAECA).

• Condonación de las cuotas correspondientes al ejercicio 2016 adquiridas en la formalización de los préstamos incluidos en la Orden 19/2014 de 29 de diciembre, de la Conselleria de Presidencia y Agricultura, Pesca, Alimentación y Agua, por la que se establecía el procedimiento para la concesión de las ayudas destinadas a reparar los efectos producidos por la sequía.

• Que se tenga en cuenta la situación económica que la sequía producirá sobre los ingresos agrarios a la hora de estimar la condición de Agricultor Activo en la PAC 2016 y 2017.

Para más información:
Ramón Mampel, secretario general
LA UNIÓ de Llauradors
Tel.: +34 609 28 29 16


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor