Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

La inflación y la futura oferta preocupan a los importadores del Reino Unido

Esta semana, la libra británica alcanzó 1.0768, la tasa más baja en ocho años contra el euro. Sin embargo, Marcel Paul, director comercial de la empresa holandesa QPI, no está demasiado preocupado por el efecto de la tasa de intercambio en las exportaciones al Reino Unido. Paul exporta principalmente al mercado británico, y no cree que vaya a haber ninguna consecuencia inmediata. La inflación se está manteniendo porque los proveedores todavía están en sus contratos actuales. Tan pronto como se hagan los nuevos acuerdos para invierno o verano, la inflación se implementará, será entonces cuando la gente verá las consecuencias. Espera que la economía de un golpe, y eso sí será un problema más grande que el precio de la libra.

Sam Trebbick, Gerente Comercial de Orchard World, parte del grupo británico Poupart Produce, explicó que ya están viendo algún efecto de la inflación, aunque el efecto Brexit no es tan malo como podría haber sido. Dice que tienen la suerte de tener relaciones prolongadas con sus proveedores, y que han notado la inflación en el mercado, ha habido un aumento en los costes de algunos de los clientes, lo que es inevitable. La oferta no se ha visto afectada por el Brexit, pero sí por la difícil cosecha esta temporada en el Reino Unido y Europa. 

Sam continúa diciendo, que los distribuidores podrían tener que aumentar sus precios en algún momento. Explica que tendrían que hacerlo si, por ejemplo, se presenta una inflación de los precios retail, impulsada por el euro en los productos importados, y también hay aumentos de precios causados por la temporada de fruta, que está a punto de comenzar. En algún punto, los costes empujarán a los retail, aunque no se puede dictar qué productos venderán, pero eventualmente los traerán de vuelta al consumidor.

Marcel explica que saben que todo va a ser más caro debido al tipo de cambio, pero un gran número de empresas han estado comprando euros por un tiempo, eliminando así el problema. Por otro lado, la seguridad de la entrega, especialmente en el comercio retail, desempeña un papel importante. Todo el mundo puede recordar el invierno pasado, en el que muchos proveedores incumplieron sus obligaciones, ahora las entregas se abordarán con anterioridad y con mayor claridad.

Otro comerciante holandés dijo que se verá una combinación de Clase I y II más a menudo en los retails británicos, pero Marcel no está de acuerdo, pues durante años, ha habido un tirón hacia los productos de Clase II, y es un giro demasiado grande. A pesar de que el interés está aumentando, la gente no está realmente enfocada en la Clase II.

En realidad Sam coincide en que no están viendo más productos de clase II importados. Dice que tienen dos líneas de Clase II con uno de sus clientes más grandes, pero que son líneas de valores bajos, y no cree que vuelvan a traer más productos de Clase II. Si los precios se inflaron tanto hasta ser mucho más caros que la Clase II, entonces podrían verse comercios con líneas de valores altos, pero cree que a pesar de la inflación, no ha habido grandes aumentos de precios en los retails todavía.

Sobre la cuestión de si la situación económica conducirá a un cambio en la demanda, Marcel responde que depende principalmente de lo que la gente esté comprando. En este momento están saliendo de vacaciones al extranjero, y están gastando ese dinero en el Reino Unido. Gastan menos en artículos de lujo, lo que se puede ver por los efectos en el comercio de floristería, que es ahora mucho mayor que el de las hortalizas. Cuáles serán las consecuencias para, por ejemplo, las frutas suaves y exóticas, no puede estimarse, pero los pimientos y los tomates no pertenecen a los productos de lujo, aunque el mercado se reposiciona. Un producto como tomates para aperitivo podría, en su opinión, ser la primera víctima. En los Países Bajos, el área de invernadero aumenta cada año y esos productos tendrán que ser vendidos. Quizás el patrón de expectativas debe ser reajustado.

De acuerdo con Sam, las expextivas de los retails sobre los recortes en los beneficios por parte de los proveedores, dependerá de la mezcla de productos y la mezcla de variedades. Sabe que hay desafíos con los diferentes modelos de cadena de suministro, pero en esencia trabajan duro con sus productores, proveedores y clientes para garantizar un rendimiento justo de lo que ofrecen en cada estación.

Las tasas del dólar y el rand, así como las tasas de envío, también han afectado a los programas chilenos y sudafricanos de la compañía. Pero no hay nada que se pueda hacer al respecto, sólo tienen que seguir trabajando con ellos y añadir el porcentaje del coste adicional en cuando se pueda.

Sam explica que ellos fijan un precio con Sudáfrica o Chile para la temporada, pues hay que estar para lo bueno y lo malo. Su equipo de adquisiciones saldrá a estos países antes de que comience la temporada y visitará a sus proveedores para acordar un precio y luego administrar la situación según cómo fluctúe la moneda.

Siempre existe la tentación de que los proveedores del hemisferio sur miren hacia los mercados asiáticos, donde hay menos regulaciones y, a menudo, una moneda más estable, pero Sam cuenta que, debido a las antiguas relaciones con Poupart, atraerá gente de esos países muy pronto para asegurarse los programas. Eso es lo que hacen todos los años, pero puede que el año que viene lo hagan antes lo de habitual. Sin duda lo harán para la fruta superior, pues la temporada europea se espera que sea corta.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor