Juan Segura, presidente de Coprohníjar:

"La producción española depende del consumo de Europa"

La campaña de sandía almeriense ha terminado y algunas empresas se preparan para la plantación de otros cultivos. “La campaña de sandía ha concluido con precios desastrosos para los productores. Si consiguen cubrir costes ya será mucho”, afirma Juan Segura Morales, presidente de la cooperativa Coprohníjar.


Sandía Red Jasper

Según Juan Segura, a pesar de los buenos volúmenes y la gran calidad de la sandía, una confluencia de factores ha provocado un mercado con precios por debajo de lo habitual. “La campaña arrancó ya con precios bajos que solo fueron empeorando. La competencia de países terceros y las bajas temperaturas en Europa han sido las principales causas. No debemos olvidar que el 85% de la producción española se destina a la exportación, dependemos del consumo de casi toda Europa. Y la sandía es un producto difícil de reciclar en la industria”.

La cooperativa sigue con la comercialización de sus productos durante toda la campaña de verano, aunque con volúmenes menores, como las 50 hectáreas de tomates que cubren el hueco de verano. Luego seguirá con los cultivos de los socios durante el resto de campaña. En lo que concierne a su producto estrella, el tomate, Juan Segura comenta que las variedades Cherry y Baby Pera Rojo son valores seguros con volúmenes por variedad de unos 10-12 millones. "Sin embargo, variedades con poco volumen empiezan a tener cada vez más éxito, como es el caso del Baby Pera Choc, que despierta interés en toda Europa y especialmente en los mercados escandinavos", apunta el presidente de la cooperativa.

Para la próxima campaña, la cooperativa destinará exclusivamente a la línea ecológica su nueva nave de 12.000 metros en Los Pipaces de San Isidro. Juan Segura señala la importancia de separar de forma segura y fiable la producción ecológica de la convencional: “Por suerte, sigue habiendo empresas con conciencia profesional. Nuestra cooperativa posee diversas certificaciones mantenidas y actualizadas a lo largo del año a través de auditorías, pero también efectuamos controles de calidad a nivel interno para controlar al máximo la calidad”, explica el presidente de Coprohníjar, y añade: “Si se agiliza la burocracia sería más sencillo introducir quejas de casos de fraude en el sector ecológico en lugar de tener que pasar por diferentes intermediarios como certificadora, consejería, instancias gubernamentales, etc.”.

En el marco del control biológico de plagas y su compromiso con el entorno, la cooperativa colabora en un proyecto de recuperación de la población de lechuzas con las fundaciones CECOUAL, SERBAL y OASYS.


Llegada a Coprohníjar de los polluelos

“La lechuza es una especie de búho, antes muy común en el entorno rural. En zonas de agricultura intensiva, su número se ha visto reducido drásticamente por el uso masivo de productos agroquímicos. Gracias a la implementación del control biológico en nuestros cultivos, están mejorando sus condiciones de vida. Gracias a ella los cultivos sufren menos plagas de insectos”, comenta Juan Segura.


Polluelo de lechuza que contribuye al control biológico

Coprohníjar fue en su momento la primera empresa del sector en contar con la autorización del Gobierno de Andalucía para comercializar productos en producción integrada. Con 30 años de experiencia, posee 34.000 metros cuadrados para manipulación, envasado y almacenado, y 200 socios con 450 hectáreas de cultivo, de las cuales 140 son ecológicas.

Nueva nave de 12.000 metros cuadrados exclusivos para línea ecológica

 

Coprohníjar estará en Fruit Attraction 2019 - Stand 9B03

 

Más información:
Juan Segura Morales, presidente
COPROHNÍJAR
C/ Antonio Castillo García, 1
04117 San Isidro (Almería)
T: +34 950 366 015
coprohnijar@coprohnijar.com
www.coprohnijar.com


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor