Las empresas extranjeras con filiales en China obtienen mejores resultados

"El mercado chino de frutas de importación ya pasó su momento más difícil"

El mercado de frutas en China sufrió un incidente con cerezas importadas que dieron positivo por COVID-19. Muchos exportadores se preguntan cómo se desarrollará el mercado chino ahora que ha terminado la temporada de cerezas chilenas.

Los comerciantes de cerezas están calculando sus ganancias y pérdidas
Las condiciones de mercado para las cerezas de importación eran bastante buenas cuando ingresaron al mercado, pero el número de vuelos fue menor de lo habitual debido a la pandemia. El suministro de cerezas era insuficiente y el precio al por mayor de la fruta de transporte aéreo llegó a ser de 2.000 yuanes (309 dólares) por caja.

El precio de las cerezas de transporte marítimo a principios de enero fue un 25% más bajo que en la misma época del año pasado, pero subió a medida que se acercó la Fiesta de la Primavera, que tuvo lugar el 12 de febrero. Tanto el volumen de oferta como el precio comenzaron a subir, pero luego ocurrió el “incidente de la cereza” el 23 de enero. Un envío de cerezas importadas dio positivo a COVID-19 y la confianza de los consumidores chinos en las cerezas importadas disminuyó. Como los comerciantes mayoristas chinos no pudieron vender sus cerezas durante varios días, se vieron obligados a bajar el precio y deshacerse de sus existencias para animar el mercado.

Solo después de la reanudación del comercio, los mayoristas pudieron subir ligeramente su precio. Los compradores siguieron muy cautelosos, por lo que los proveedores tenían que mantener bajos los precios para poder despachar los productos. Cuando llegó la Fiesta de la Primavera, el Gobierno implementó una política de celebraciones locales, lo que estimuló los precios de las cerezas en las ciudades más grandes. Este aumento de precios dio algo de esperanza a los operadores del sector.

El sector pidió al público que tratara el “incidente de la cereza” con sentido común, pero los consumidores se mostraron muy cautelosos frente a la noticia. Además, muchos retailers tenían sus propias dudas. Si una tienda diera positivo en un producto, el retailer tendría que destruir todas sus existencias y el personal debería entrar en cuarentena, lo cual era un gran riesgo para los retailers más pequeños. Solo el bajo precio de las cerezas convenció a los retailers y pudo estimular el comercio de las cerezas, pero mantener el precio bajo ha complicado la temporada para los importadores y exportadores.

El momento más difícil ya pasó
Sobre el impacto de la COVID-19 en el mercado de frutas chino en la primera mitad del año pasado, Huang, del comité de la Exposición Internacional de Frutas de Shanghái, comenta: "El estallido de la crisis del coronavirus fue muy repentino y las expectativas sobre la duración de la pandemia cambiaban constantemente. Inicialmente se creía que en dos semanas todo habría pasado, pero rápidamente se convirtieron en dos meses... La demanda general del mercado disminuyó, porque los restaurantes cerraron y la distribución se vio obstaculizada por las medidas para frenar la propagación del coronavirus. Las compras internacionales, sin embargo, a menudo se programan con antelación, por lo que los envíos continuaron según lo planeado. Los puertos no pudieron hacer frente al tráfico marítimo regular y muchos importadores sufrieron pérdidas económicas".

"Creo que el momento más difícil ya pasó para el mercado de frutas de importación en China. La transmisión de la COVID-19 se detiene más fácilmente cuando las temperaturas suben y, además, ahora se está vacunando a la gente. Algunos de los importadores más valientes ya han recibido su vacuna y ahora están reanudando sus visitas a las áreas de producción de ultramar. Además, las condiciones de mercado en China son mucho mejores ahora comparadas con las de marzo del año pasado", dice Huang.

Las empresas extranjeras con filiales en China obtienen mejores resultados
La Exposición Internacional de Frutas de Shanghái tendrá lugar en agosto de este año. Según Huang, es posible que muchos operadores e invitados extranjeros no puedan visitarla debido a la situación del coronavirus en sus propios países, pero la exposición se llevará a cabo según lo planeado. Importadores, mayoristas, retailers y productores chinos se reunirán en Shanghái. Después de todo, China tiene muchos excelentes proveedores de fruta y habrá muchas oportunidades para llegar a acuerdos comerciales.

Los proveedores extranjeros con sucursales en China tendrán una ventaja de mercado en estas condiciones. Por ejemplo, Zespri, Dole, Driscoll’s y T&G ya han confirmado su participación en la feria, y algunas otras marcas extranjeras han pedido a sus socios chinos que las representen, por ejemplo Nature South y Bollo.

"Chile valora mucho el mercado chino. La Asociación de Exportadores de Frutas de Chile (ASOEX) trabaja en estrecha colaboración con la Exposición de Shanghái. Chile es uno de los organizadores invitados. Los departamentos gubernamentales pertinentes de Nueva Zelanda y Nueva Gales del Sur (Australia) también han confirmado que montarán un stand en la exposición", dice Huang.

"La exposición no es solo una ocasión para mostrar productos y marcas, sino también una ocasión social para que los operadores del sector contacten. Como el mercado chino de la fruta está prosperando, la feria en Shanghái se está convirtiendo en uno de los principales eventos anuales del sector frutícola mundial".

Para más información:
Sr. Huang
Tel.: +86 13361958066 (China)
everflourish@fruitexpo.cn 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor