Philip van Geest, de VGI (Países Bajos):

"Nosotros estábamos preparados para el 'brexit'; los británicos, en cambio, no"

El año pasado, se completaron las obras de las nuevas instalaciones de la empresa holandesa Van Geest International. Después de que el exportador construyera un nuevo edificio de poco menos de 3.000 m² en 2015, las instalaciones se ampliaron nuevamente apenas cuatro años después en otros 1900 m². Aun así, el año pasado no fue un año del todo exitoso para la empresa. "No se tiene por qué sentir lástima por nosotros, porque nuestra empresa está muy sana y el año pasado también obtuvimos beneficios. Eso sí, estamos acostumbrados a algo más. Y es que el coronavirus y el brexit no nos lo han puesto fácil. Tuvimos que recurrir a nuestro espíritu empresarial de máxima flexibilidad. ¿Estoy preocupado? No, pero estamos alerta", dice Philip van Geest.

El Reino Unido no está preparado para el brexit
"Las consecuencias del brexit son bastante grandes. Además del hecho de que el comercio se ha encarecido, también genera mucho papeleo. En Países Bajos, estábamos, en la medida de lo posible, bien preparados para el brexit. Como exportadores, nos hemos acoplado a los sistemas de nuestros socios logísticos, como DG Daily Fresh Logistics y Freight Line. A partir del 1 de abril entrará en vigor la obligación de declaración ante la Oficina de Control de Calidad de los Países Bajos (KCB) y la de presentar un certificado fitosanitario, pero esto no nos supondrá ningún problema. En el Reino Unido, las entidades oficiales no estaban preparadas en absoluto. Trabajan con un sistema muy desactualizado, por lo que tenemos que subir toda la documentación de exportación manualmente. Se hace, por supuesto, incluso se nos da bien, pero parece un sistema ideado para generar trabajo. Constituir una especie de unión aduanera sería ideal para ahorrarnos toda esa burocracia. Por la presente, hacemos un llamamiento al Gobierno holandés para que envíe esta solicitud al Gobierno británico. Lo que tampoco es de gran ayuda en todo esto es que los pedidos se tienen que hacer ahora con más antelación. La calidad del servicio sufre precisamente por todo ese papeleo. Por ejemplo, cargar un palé adicional de tomates a última hora es casi imposible".

"Además, nuestros productos se han encarecido mucho. Los trámites burocráticos cuestan desde 15 céntimos hasta un euro más por caja, dependiendo del tamaño del pedido. Y para los productos de terceros países que enviamos desde Países Bajos, a los que se aplican aranceles de importación adicionales, esta cifra es aún más alta. Para los tomates marroquíes, por ejemplo, este arancel es del 8%, por lo que los costes aumentan bastante", dice Philip.

Para VGI, esta situación fue motivo suficiente para decidir el año pasado no emitir precios fijos para toda la temporada. Sin embargo, al exportador no le preocupa que la posición exportadora holandesa se pueda ver comprometida. "El Reino Unido no es de ninguna manera autosuficiente. Además, los proyectos de cultivo que se iniciaron en el país, en parte con ayuda de empresas holandesas, no son todos exitosos. No se trata de un país como Rusia donde Putin da la orden de ampliar algunos cientos de hectáreas. En el caso en Inglaterra, las cosas funcionan de otra manera. Nosotros no tenemos la ambición de participar en un proyecto de invernadero de este tipo".

Este tipo de proyectos, por otro lado, no encajaría con la filosofía empresarial de VGI, que tiene líneas de negocio consolidadas con los productores de hortalizas de invernadero holandeses a través de las grandes asociaciones desde hace años, complementadas por líneas de trabajo con productores libres para productos específicos. "Tenemos muy buenas expectativas para la nueva temporada de hortalizas de invernadero. La ventaja es que estamos comercializando alimentos saludables, que han cobrado mucha importancia en estos tiempos. El año pasado las ventas de hortalizas de invernadero fueron bastante bien y no hay motivo para que este año no fuera igual de bien. La peor parte se la llevaron los productores de berros y productos exóticos de lujo".

Expansión a nuevos mercados
"El coronavirus ciertamente nos ha afectado. Varios de nuestros clientes son proveedores de hostelería, de comedores de escuelas y de empresas. Todos sufrieron pérdidas el año pasado. En Alemania, además, las ayudas del Gobierno son tan buenas que las empresas afectadas apenas tienen que buscar canales de ventas alternativos. En Inglaterra, al contrario, cambiaron mucho más rápido a servicios diferentes como las entregas a domicilio y las ventas de cajas mixtas de verduras", dice Philip.

La empresa exportadora tratará de expandir sus mercados de venta en los próximos años. "En este momento, del 80 al 85% de nuestra mercancía se dirige al Reino Unido y Alemania. Nos gustaría diversificar las ventas con exportaciones a destinos como Francia y Escandinavia. Europa del Este, en cambio, nos atrae menos".

También VGI empezó una prueba, en el marco de una campaña lúdica, con cajas de verduras para los consumidores. "La primera vez vendimos 1.100 cajas. No fue un mal resultado, pero poco a poco ese volumen fue disminuyendo. Pero nuestro objetivo fue poner el foco sobre el hecho de que no era lógico que los lineales de los supermercados estuvieran vacíos, mientras que nuestros almacenes estaban llenos de productos frescos. Nosotros nunca nos hemos enfocado en el abastecimiento a los supermercados y no me arrepiento. Y es que recientemente oí que un supermercado, en tiempos de coronavirus, está poniendo multas a sus proveedores si no logran entregar la cantidad estipulada a tiempo", dice el exportador.

Philip, junto con sus hermanos Wim y René, dirige la empresa que su padre Rien van Geest fundó en 1974. A lo largo de los años, la empresa se ha convertido en una organización con más de 60 empleados. Rien, que tiene 87 años, va a la empresa todos los días por la mañana y por la tarde. "Estamos muy agradecidos de que todavía esté aquí con nosotros todos los días", dice Philip. Después del cierre de la subasta Veiling 's-Gravenzande en 1991, la empresa optó por establecerse en la localidad de Westerlee. "En ese momento, hubo muchas dudas sobre si esta era la ubicación correcta. En esa época, Valstar se mudó a Poeldijk, Frukar a Barendrecht y Bos Brothers a Hoek van Holland. Sin embargo, no nos hemos arrepentido ni un día de esta ubicación. Nuestras instalaciones se han ampliado mucho desde entonces, estamos cerca del puerto y cerca de la autovía A20, lo cual nos ahorra un tiempo valioso".

Para más información:
Philip van Geest
Van Geest International
Jogchem van der Houtweg 41
2678 HA De Lier (Países Bajos)
Tel.: +31 (0)174-514300
pvg@vgibv.nl    
www.vgibv.nl


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor