Ventas de fruta de verano marcadas por bajas temperaturas en destino

“La cosecha de clementinas de media estación podría bajar hasta un 50% este año”

La campaña de frutas de verano sigue avanzando. Aunque ya comienza a bosquejarse el inicio de la próxima temporada de cítricos, que arrancará con las variedades más tempranas en tan solo algunas semanas, aún hay una oferta importante de frutas de hueso y de sandías españolas en el mercado.

La fruta de verano se han enfrentado este año a las consecuencias de las bajas temperaturas en Europa, que, además de afectar en forma de heladas a los volúmenes producidos en el caso de la fruta de hueso, han limitado desde el principio de la campaña la demanda de unos productos cuyo consumo es muy sensible a las condiciones meteorológicas. “Y la situación no ha cambiado mucho”, afirma César Claramonte, gerente de Clasol.

“Para nosotros, Alemania es el mercado donde realizamos nuestras mayores ventas y allí ha llovido el 70% de los días de este verano, de manera que los pedidos tanto de fruta de hueso como de sandía no han sido todo lo fluidos que debían haber sido. La producción de sandía ha sido más o menos normal, pero el mercado no ha acompañado; de hecho, ha habido mucha sandía que se ha tenido que destruir en el campo porque se había pasado al no haberse podido recolectar a su debido tiempo por la falta de mercado. Sin embargo, ha habido poca producción de fruta de hueso y, debido a que los pedidos no han sido fluidos, sí se ha podido atender la demanda de los supermercados. Si hubiera hecho buen tiempo habría habido casi seguro un desabastecimiento de producto en los lineales”, indica César.

En el caso de la fruta de hueso, las heladas de primavera que se registraron en toda Europa, incluida España, no solo redujeron los volúmenes producidos; también impactaron en los formatos de comercialización de la fruta finalmente cosechada.

“Cuando hay fallos de producción y los árboles llevan menos frutos, estos engordan más. Por eso han faltado los calibres pequeños que piden los supermercados para las cestas”, explica César. “Había mucha fruta de calibre grande que ha sacado mejores precios, pero nos ha faltado el empuje de las cestas, que son las que mueven los mayores volúmenes”, subraya.

“Fallo en la próxima cosecha de clementinas”
Los cítricos españoles volverán al mercado en unas semanas y relevarán poco a poco a la fruta de verano. Sin embargo, según comparte el gerente de la compañía de Burriana, que posee producciones propias en Castellón en las que cultiva casi en exclusiva variedades protegidas de mandarinas, en su opinión, “lamentablemente, la campaña de cítricos va a continuar la estela de lo que ha sido la campaña de hueso”.

“Cuando se produjo la floración, el tiempo no era el idóneo, y sumado a eso tenemos el problema con la plaga del cotonet. Otros países han autorizado el uso excepcional de metilclorpirifos y clorpirifos para controlarlo, pero no así España. Y toda esta zona de clementinas está severamente infectada por la plaga. Debido a ambos factores, se prevé que podrían fallar hasta un 50% de las variedades de clementinas, dependiendo del momento. Concretamente, creemos que la Clemenules es la que se va a ver más afectada”.

“En las variedades tardías de mandarinas no debería haber un fallo excesivo, pero el fallo en Clemenules se va a ver reflejado en el resto de la campaña: al haber menos Clemenules querremos empezar antes con la Nadorcott, y aun habiendo una producción normal, si adelantas la campaña un par de semanas en enero, teniendo en cuenta el consumo de mandarinas que hay en ese mes, también acabaremos antes de lo que deberíamos con ellas”, subraya César Claramonte

Gran crecimiento de la facturación
A pesar de los obstáculos que habrá enfrentado este año, la empresa familiar gestionada por César Claramonte, la tercera generación que se encarga de su actividad, mantiene las expectativas de seguir creciendo. Además de contar con producción propia en la Comunidad Valenciana, Clasol tiene agricultores asociados en la Región de Murcia, donde adquirió un almacén a principios de este año para el manipulado de la fruta, y cuenta con proveedores externos también en Murcia y en Lérida.

“Siempre nos hemos movido en una facturación de en torno a 8-10 millones de euros, y ahora estamos superando los 30 millones de euros. Debido al volumen que vamos moviendo, hemos hecho una inversión en un nuevo almacén y hemos ampliado nuestras producciones propias de cítricos en Castellón. Nuestro objetivo para este año es llegar a los 40 millones de euros”.

Asimismo, la compañía planea diversificar sus productos, que llegan a cadenas de supermercados y mayoristas de Alemania –donde la empresa tuvo su sede durante unos años–, Italia, Austria y Polonia, con nuevas referencias. “Estamos haciendo una buena campaña de peras, que ya hemos empezado, y hemos hecho un buen inicio de campaña de uvas, un producto que nunca habíamos trabajado anteriormente”.

 

Para más información:
César Claramonte
CLASOL
T: +34 964585947
M: +34 634137441
cesar@clasol.com
clasol.com/ 


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor