Hannes de Waal, del Sundays River Producer Forum

Los costes de envío superan con creces los costes de producción en las explotaciones de cítricos del Cabo Oriental

Sundays River Valley perdió más de dos semanas de cosecha y envasado, pero desde el pasado lunes los trabajadores se han puesto al día con los limones, las Nova, algunas clementinas y las primeras Navel del Cabo Oriental.

Las intimidaciones mantuvieron alejados a los trabajadores de los cítricos y dos personas murieron, una durante un ataque a una plantación al comienzo de la huelga y la otra durante una protesta.

Hannes de Waal, director general de la Sunday River Valley Citrus Company (SRCC) y presidente de la Citrus Growers Association, afirma que los trabajadores dicen que están aliviados de volver al trabajo y que nunca se les preguntó si apoyaban la huelga ilegal. El Sundays River Valley Producer Forum sigue en conversaciones con la South African National Civic Organisation (SANCO), pero no para continuar las negociaciones salariales, en ese punto son claros.

"SANCO no es un comité de trabajadores, pero están en la comunidad. No podemos no comprometernos con ellos", dice Hannes. "Tenemos un equipo muy bueno y seguiremos comunicándonos. Siempre hay una forma de preguntar '¿cómo podemos ayudar?' para que todos formen parte de la solución. Ese ha sido siempre nuestro planteamiento".

Señala que su relación con el municipio ha mejorado desde la huelga de 2018 tras los esfuerzos de compromiso con el Gobierno y la comunidad. Durante la reciente huelga, el alcalde del municipio de Sundays River Valley fue muy constructivo y apoyó el papel desempeñado por el sector citrícola, el principal empleador de la zona, según Hannes. "El sector citrícola ha tenido un enorme crecimiento en esta zona, y seguirá creciendo. Todavía hay amplias oportunidades de empleo".

Plantación joven de cítricos en Kirkwood

No es más vulnerable que otros lugares de Sudáfrica
"Reconocemos que Sudáfrica tiene profundos problemas socioeconómicos y que somos el único gran sector de aquí, así que somos el objetivo obvio. No hay garantías. Nuestro potencial de huelgas laborales es tan alto como el de cualquier otro lugar del país y, cuando ocurre, lo afrontamos. Lo que no vamos a hacer es ceder a las amenazas, porque los daños (que ahora se calculan en 16,5 millones de euros) son completamente inaceptables, como lo fueron en KwaZulu-Natal el año pasado".

Y continúa: "Sencillamente, no hay margen para seguir aumentando los salarios, que en general están muy por encima del salario mínimo establecido. La mayoría de los que trabajan aquí, reciben un salario muy superior al mínimo".

Las quejas relativas al empleo de trabajadores extranjeros (en su mayoría de Zimbabue y Lesoto) parecen haber perdido importancia en las conversaciones, señala, pero el Sundays River Producers Forum insta encarecidamente a sus miembros a dar preferencia a la mano de obra local a la hora de cubrir los puestos.

A pesar de los últimos acontecimientos (y Hannes afirma que no tienen motivos para creer que los trabajadores de las fincas y los almacenes estén implicados en la investigación policial sobre los casos de incendio y destrucción de propiedades), siguen totalmente comprometidos con su trabajo comunitario en el valle.

"Tenemos un historial de ayuda a la comunidad y seguiremos con ello".

El precio de los envíos es 2,5 veces superior a los costes de producción
Por otro lado, cada semana de ventas que perdían les costaba, según sus cálculos, 100 millones de rands (5,9 millones de euros), mientras que el coste de la logística está eclipsando el coste de la agricultura en estos momentos.

"Los costes de envío nos están dejando fuera del negocio. Los costes de envío son 2,5 veces superiores a los costes de producción en este momento. Hay un gran problema en este sector con los costes de envío. El segundo gran problema son los costes de los insumos: los fertilizantes y demás costes se han disparado".

El año pasado transportaron en camión entre el 12% y el 15% de su fruta al puerto de Durban, cuando normalmente no llegaba al 3%. Este año, dada la actual rotación de envíos, la previsión es que se vean obligados a poner de nuevo entre el 10% y el 15% de su cosecha en la carretera hacia KwaZulu-Natal.

"Esperamos que esto cambie con el tiempo. Simplemente no es rentable, especialmente para los grandes productores".

Si aumentaran su estructura de costes mediante un aumento del salario, podrían acelerar la desaparición de su negocio, observa Hannes.

"Mi previsión es que entre el 40% y el 60% de los productores de cítricos sudafricanos no podrán alcanzar el equilibrio en las condiciones actuales. Esa es mi estimación, y la razón son los costes de envío".

Añade que, a excepción de Estados Unidos, no ve que los productos frescos se estén beneficiando de la inflación de precios en la forma en que los precios de, por ejemplo, los bienes electrónicos de consumo, han seguido una curva inflacionista.

 

Para más información: 
Hannes de Waal
Sundays River Citrus Producers Forum


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor