Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Las exportaciones de fruta sudafricana a Malasia aumentaron un 12% el año pasado

El fiable mercado malayo se convierte en la puerta de entrada de la fruta sudafricana al sudeste asiático

Sudáfrica tiene una reputación consolidada como país proveedor de fruta en Malasia, donde sus productos son "más que competitivos" en precio y calidad, afirma Dave Malcomson, Alto Comisionado de Sudáfrica en Malasia desde hace un año (a la derecha).

Malasia importa gran parte de sus alimentos de muy lejos, con Estados Unidos y Brasil entre los principales países exportadores, además de China y Australia.

"El mercado malayo presenta enormes oportunidades para Sudáfrica. Lo interesante para nosotros es que hay muy pocas restricciones fitosanitarias en Singapur, Hong Kong y Malasia. Hay una serie de factores que hacen de Malasia una oportunidad de oro para las exportaciones de fruta sudafricana".

Además, el desarrollo de un nuevo puerto en el estado malayo de Perlis podría restar días a la ruta de los productos frescos sudafricanos no solo hacia ese mercado, sino también hacia el sur de China y el resto de Extremo Oriente.

Creciente valor del comercio de frutas de Sudáfrica
Las naranjas sudafricanas son muy populares en Malasia, al igual que las manzanas Granny Smith. Actualmente también hay limones sudafricanos en el mercado, apreciados por su calidad.

Malasia tiene una gran población musulmana y los pedidos de uvas y dátiles aumentan en el periodo previo al Ramadán, mientras que su población china garantiza que el comercio de frutas se beneficie también de las ventas del Festival del Medio Otoño.

Entre 2020 y 2021, las exportaciones de fruta sudafricana a Malasia pasaron del 18% del total de importaciones bilaterales al 30% de las importaciones totales. No se aplican aranceles de importación para los cítricos, y solo se aplica un arancel del 4,5% a otras categorías.

"El 20% de las exportaciones sudafricanas corresponde a minerales y concentrados de manganeso, que se mantiene en primer lugar año tras año, seguidos de los cítricos (naranjas, limones, pomelos, mandarinas) y de las manzanas, peras y membrillos en segunda y tercera posición. Y este año, por primera vez, la uva ha entrado en el top 5 de las exportaciones a Malasia en cuarta posición. En quinto lugar se encuentran la caña de azúcar y la remolacha".

El valor de las exportaciones de cítricos sudafricanos aumentó en 150 millones de rands (8,95 millones de euros) hasta alcanzar los 721 millones de rands (43 millones de euros) en 2021, mientras que las manzanas y peras por valor de casi 590 millones de rands (35,1 millones de euros) se enviaron a Malasia, tercer importador de pomelos sudafricanos.

A la derecha: Los limones sudafricanos son apreciados por su calidad en Malasia

Gran desequilibrio comercial
Los exportadores de fruta sudafricana señalan que la diferencia de precios entre las uvas sudafricanas y las australianas se ha reducido en Malasia, mientras que la competencia de Egipto aumenta. Sin embargo, la fruta sudafricana sigue gozando de ventajas de precio, calidad y temporada que los importadores consideran atractivas.

"Estamos intentando solucionar el desequilibrio comercial, pero en última instancia se basa en el petróleo, que creció en 2.000 millones de dólares (119 millones de euros) el año pasado", afirma Dave, señalando que la empresa malaya Petronas tiene una participación mayoritaria en la petrolera sudafricana Engen. Las importaciones de productos petrolíferos y aceite de palma representan el 40% de las importaciones sudafricanas procedentes de Malasia.

Malasia exporta a China frutas de alto valor, como el durián, e importa de allí hortalizas de bajo valor, como coles y cebollas.

Varios exportadores comentan a FreshPlaza que, dada la alta calidad de las cebollas sudafricanas, podría existir una oportunidad de exportación a Malasia.

África, un proveedor de alimentos para el siglo XXI
"Malasia se ha dado cuenta, gracias a la interrupción de las cadenas de suministro de los últimos tiempos y al aumento de los precios de los alimentos, de que es peligroso estar atado a unos pocos orígenes", continúa el alto comisionado. "Malasia es un gran importador de alimentos, principalmente de China, Australia, India y Brasil, y una cantidad extraordinaria de su PIB se destina a la importación de alimentos. Sudáfrica puede proporcionar alimentos de igual o mejor calidad y a precios competitivos".

El experto explica el caso de África a sus anfitriones porque, según dice, el continente proporciona una valiosa cadena de suministro diversificada, sobre todo porque la mayor parte de la tierra cultivable del mundo para el futuro se encuentra en África.

En Malasia, los precios de los alimentos están subiendo considerablemente, expresa, lo que presiona especialmente el precio de las proteínas. Por ello, Sudáfrica exportó el año pasado a Malasia su primera remesa de carne de vacuno con certificación Halal, a la que seguirán las de cordero y oveja una vez finalizado el proceso de certificación.

A la derecha: Las uvas sudafricanas han subido en el ranking de exportaciones a Malasia

La amplia experiencia sudafricana en materia de halal la sitúa en una buena posición para beneficiarse de un sector mundial valorado en 3,1 billones de dólares (y que va a crecer), y tres de los organismos sudafricanos de certificación Halal están reconocidos por Malasia.

"La certificación Halal es un motor económico clave en mercados como Malasia e Indonesia, y países como Australia y Brasil, que no cuentan con una amplia población musulmana propia, se han dado cuenta. Debe verse como una forma de acreditación, desvinculada del contexto religioso. El halal es hoy un motor económico y una elección de estilo de vida, más que una cuestión religiosa".

El nuevo puerto evitará el estrecho de Malaca
En la actualidad, la fruta sudafricana que va a Extremo Oriente pasa por el estrecho de Malaca, junto con el 40% de la carga mundial, pero algunos pronostican que la vía navegable alcanzará su máxima capacidad en los próximos años.

Se ha iniciado la construcción del puerto interior de Mutiara Perlis, con su correspondiente centro alimentario y cadena de frío (185.806 metros cuadrados de almacenes refrigerados en la primera fase) en Pedang Besar, en el estado malayo de Persil, que se encuentra en la frontera con el sur de Tailandia, el punto más estrecho del istmo entre el estrecho de Malaca y el golfo de Tailandia, un puente terrestre de 99 km.

El consorcio apoyado por el Gobierno que está desarrollando el muelle, el puerto interior y el centro alimentario cree que el desarrollo proporcionará importantes ventajas a los exportadores sudafricanos, no solo para abastecer a Malasia, sino también como centro para transbordar a Tailandia, Laos, Camboya, Vietnam, Indonesia, Taiwán y, por supuesto, a China. Se está asociando con un distribuidor de alimentos chino en el centro alimentario de Perlis, que estará operativo a finales del año que viene.

"Nuestro objetivo es conectar con el interior del país", explica Abbas Hyder Bilgrami, asesor principal del proyecto Mutiara Perlis. "La mayoría de los productos sudafricanos destinados a Malasia pasan por Singapur, que solo importa la mitad de lo que importa Malasia. Proponemos invertir el flujo. Queremos agilizar todo el proceso para que los productos lleguen al mercado, ahorrando entre una semana y diez días en comparación con el traslado de los productos a Qingdao (China)".

La reducción del tiempo de tránsito mediante la descarga y el transbordo en Perlis, situada en la apertura del Estrecho de Malaca, supone un importante ahorro en costes de combustible y transporte. "Nuestra visión es crear eficiencias en el puerto receptor para superar las ineficiencias de Sudáfrica".

Hay una excelente conectividad ferroviaria de Perlis a Tailandia, dice, y de ahí a Kunming, en el sur de China, en dos días por ferrocarril. También se puede acceder a la gran zona del Mekong desde ese punto.

Además, el sur de Tailandia tiene escasez de contenedores para sus exportaciones, mientras que las importaciones sudafricanas ofrecen contenedores, lo que lo convierte, según Abbas, en "una combinación perfecta".

Y continúa: "Los productos frescos sudafricanos tienen que salir al exterior. Tenemos una gran ventaja en cuanto a la estacionalidad y la política del comercio de frutas, pero aún no estamos aprovechando esas ventajas de forma óptima. No hay que pasar por alto la convergencia política entre China, Malasia, Indonesia y Sudáfrica".


Para más información: 
Dave Malcomson
High Commission of South Africa in Malaysia
Email: malcomsond@dirco.gov.za


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor