Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Posibilidades limitadas de cultivo de moras, frambuesas y grosellas en invernadero

El cultivo protegido amplía la temporada de frutos rojos

La superficie de producción de arándanos, moras, frambuesas y fresas en campo abierto lleva años aumentando. Para poder ofrecer una oferta local durante todo el año, las fresas, en particular, se cultivan cada vez más en invernadero. En los Países Bajos, la producción se realizó en más de 444 hectáreas en 2021, y en Bélgica, en 2020, en 610 hectáreas. Por otro lado, también se ha iniciado el cultivo en invernadero de otros frutos rojos como las moras, las grosellas y las frambuesas. ¿Ofrece el cultivo de otros frutos rojos en invernadero tanto potencial como el de las fresas?

BFV: Centrarse en aplanar los picos del mercado de frutos rojos
Diether Everaerts, de Belgische Fruit Veiling (BFV), también considera que la demanda y el consumo de frutos rojos es cada vez mayor. "El consumo de berries sigue siendo excelente", afirma. Sin embargo, no puede evitar la sensación de que a veces hay un cierto exceso de oferta. Diether señala que, en 2021, las berries fueron poco rentables, lo que le hace preguntarse si el mercado de frutos rojos está demasiado lleno en los periodos de máxima demanda. Cita como ejemplo las moras, que BFV a veces tiene dificultades para vender. "En el periodo de máxima actividad (la mayoría de las variedades de frutos rojos tienen dos picos de cosecha y un periodo de calma en medio) nos cuesta vender moras".

"Todos los años, cuando hay grandes volúmenes, los precios se desploman hasta unos 0,25 a 0,30 euros por contenedor". Una posible solución podría ser desviar parte de las moras a la industria, manteniéndolas fuera del comercio, reduciendo así la oferta. "Podríamos hacerlo. Sin embargo, deberíamos ser sinceros sobre la existencia de un exceso de oferta de moras en determinados momentos. Si se quiere cultivar fuera de esos periodos pico, para obtener mejores precios, en realidad no hay más remedio que recurrir al cultivo en invernadero".

Distribuir el riesgo
¿Por qué el cultivo de frutos rojos en invernadero, además de las fresas, que no experimentan picos de ventas como este, no ha despegado todavía? Los costes son una de las razones. "En nuestra cooperativa no hay actualmente productores que puedan o quieran dar ese paso. Es, por supuesto, una gran inversión", explica Diether. Incluso en el caso de las grosellas rojas, que, con unas ventas anuales de casi 280 toneladas, es un producto importante para BFV, no existe el cultivo en invernadero. "Aunque sí hay mucho cultivo en túnel. Cada año, almacenamos entre 120 y 140 toneladas de grosellas en cámaras ultra low oxygen (ULO)".

"Podemos, así, alargar la temporada mucho más allá del periodo de cosecha". La cooperativa ve más oportunidades en distribuir el riesgo, aplanando los picos de mercado, que en el cultivo en invernadero. "Con el producto bien repartido a lo largo de varios meses, los precios al productor están garantizados". Eso es posible. Se puede vender una parte de los frutos rojos en la subasta y otra a través de un sistema pool. "Eso funciona muy bien; porque tenemos acuerdos de precios fijos que proporcionan a los productores una cierta seguridad. Esos acuerdos nos permiten reducir drásticamente el periodo de máxima demanda, por lo que no hay presión sobre los precios de subasta".

Costes energéticos
Otra razón para no cultivar frutos rojos en invernadero, según Diether, es el aumento de los costes energéticos. "Los costes de calefacción se dispararon el año pasado, lo que será aún más problemático. Durante el cultivo otoñal de fresas en invernadero (de septiembre a diciembre de 2021), no todo el mundo pudo calentar el cultivo tanto como se debería". Dice que otras cooperativas también lo notaron, ya que afectó a la calidad y el color de las fresas. "Como resultado, su almacenamiento y vida útil también se reducen mucho, lo que causa problemas. Si no se calientan los invernaderos con regularidad, las frutas tienen menos color y pierden calidad".

Por cierto, las fresas son la única fruta pequeña que los miembros de BFV cultivan en invernadero. Como las ventas de esos frutos rojos están más repartidas, es más factible invertir en el cultivo en invernadero. Diether explica que, con las 500 toneladas de fresas de invernadero que vende la cooperativa, se centra en la temporada temprana y posterior, de septiembre a diciembre. "Se puede construir un invernadero para la berry, a diferencia de otros frutos rojos con sus picos de venta. Se puede comercializar la fresa de invernadero hasta el inicio de la temporada de túneles, lo que hace que el producto sea interesante. Y rara vez hay exceso de oferta". El número de invernaderos de BFV también contribuye a una oferta moderada, concluye Diether.

BelOrta: "Cada vez se cultivan más frutos rojos bajo cubierta"
"Queremos llegar a los consumidores lo antes posible y durante el mayor tiempo posible", afirma Miguel Demaeght, Fruit Sales Manager Fruit de BelOrta, refiriéndose al cultivo de frutos rojos en invernadero. El experto ve similitudes con las fresas en las frambuesas, las moras, las grosellas y las grosellas espinosas. "Gracias al cultivo en invernadero, podemos abrir la temporada de la fresa belga el 9 de marzo, y los demás sistemas de cultivo se conectan sin problemas. El cultivo en invernadero está reservado también para todos los demás tipos de frutos rojos. Y cerraremos la temporada con fresas, frambuesas y moras cultivadas en invernadero". Miguel señala que, en general, el cultivo protegido de frutos rojos (no específicamente en invernadero) está en alza.

"Algún tipo de protección en los cultivos proporciona seguridad en la cosecha y garantiza unos ingresos″. El cultivo de frutos rojos se ha ido profesionalizando en los últimos 20 años, pasando en ocasiones de ser un negocio secundario a uno profesional a tiempo completo. "Nuestros productores ya no están dispuestos a arriesgarse a exponer totalmente sus productos a los caprichos de la madre naturaleza".

Hoy en día, casi todos los frutos rojos que se comercializan a través de BelOrta tienen un "techo". "Ese 'techo' puede ser de cristal, de plástico totalmente sellado o de toldos para la lluvia. Además de los arándanos, tenemos una pequeña superficie de plantas de grosella y grosella espinosa a campo abierto. Cada vez vemos más esa protección, especialmente en las grosellas, las frambuesas y las moras".

Condiciones de mercado
Ese "techo" para los frutos rojos, que a menudo no es de cristal, es algo que Miguel atribuye a las condiciones del mercado, bastante estrictas. "Hay una cierta demanda de frutos rojos cultivados en invernadero. Los proveedores de ultramar y los frutos rojos belgas de invernadero suelen estar presentes en el mercado simultáneamente, lo que en parte también determina las oportunidades de mercado y la viabilidad de ciertos sistemas de cultivo. Los proveedores de ultramar hacen todo lo posible por ampliar su presencia cada vez más".

"Afortunadamente, hemos conseguido convencer a bastantes clientes belgas para que se pasen a los frutos rojos locales lo antes posible. La frescura, la calidad, el sabor y el cultivo local y sostenible desempeñan un papel importante en ello. Eso seguirá siendo así, pero no habrá de repente tanta demanda de frutos rojos de cultivo en invernadero como para que esa superficie tenga que aumentar considerablemente".

Aumento de la demanda
Aun así, Miguel ve oportunidades en los frutos rojos en general. "Hay crecimiento, pero todos sabemos que tocará techo en algún momento". Señala que el mercado de la fresa lleva varios años sin crecer. "Durante los últimos 15 años, los belgas han consumido cada uno unos 1,7 kilos de fresas frescas al año". Sin embargo, la demanda de arándanos, frambuesas, moras, grosellas y grosellas espinosas sigue aumentando. En este sentido, Miguel menciona que el aumento de los costes hace que las condiciones sean difíciles.

"Están evolucionando tan rápido que nadie sabe dónde acabarán". Dice que los costes de producción y envasado también han aumentado significativamente en los últimos años, especialmente en los últimos tiempos. "Nuestro producto es cada vez más caro, pero ¿podemos venderlo por más? ¿nuestros clientes estarán dispuestos a pagar ese precio más alto? Los 100 euros que la gente tiene que gastar este año valen menos que esos mismos 100 euros del año pasado. Cada uno tiene que tomar sus propias decisiones al respecto. Así que, este año, deberíamos ver un cambio bastante imprevisible".

Equilibrio
No obstante, BelOrta pretende mantener y aumentar el creciente consumo de frutos rojos. Eso incluye la búsqueda de nuevas variedades y la realización de campañas de marketing que destaquen tanto el conocimiento del origen local como las posibilidades culinarias de la fruta. "Al elegir las variedades, el objetivo es ampliar la temporada belga, siempre que sea posible. Y seleccionamos las variedades en función del sabor y la mejora de la vida útil. También hemos dado grandes pasos en los últimos años en lo que respecta a un envasado sostenible y reconocible", señala Miguel. Para ello, BelOrta se centra mucho en su mercado local. "Si no puedes destacar en casa, ¿cómo vas a destacar en tu mercado de exportación?".

Además de ese mercado local, las exportaciones siguen desempeñando un papel importante; BelOrta exporta alrededor del 50% de sus fresas, moras y frambuesas a los países europeos de su entorno. Entre el 30% y el 40% de sus grosellas rojas salen de Bélgica. "Por supuesto, es bueno exportar, pero hay que ocuparse de todo tipo de aspectos. Tenemos una excelente reputación en términos de sabor, calidad y métodos de producción sostenibles, pero se pierde la ventaja de la producción local. Y, debido al transporte, también hay costes adicionales. Tenemos que ir con cuidado; se trata de un equilibrio", concluye Miguel.

Berrybrothers: "El cultivo en invernadero merece la pena en primavera y otoño"
"Como empresa, siempre intentas encontrar un espacio en el mercado", señala Nijs van Zuilen, responsable de comercio en Berrybrothers. Esta empresa holandesa cultiva, envasa y vende berries. Nijs ve ese espacio en el cultivo de frutos rojos en invernadero, entre otras cosas. Explica que el objetivo de Berrybrothers es empezar la temporada de cultivo en invernadero lo antes posible y continuar durante el mayor tiempo posible. Aunque en un principio se pensó en el reto de aumentar los contratos temporales, el mercado, al que le gusta comprar frutos rojos cultivados localmente durante todo el año, ha adoptado desde entonces ese tipo de cultivo. "Los contratos de temporada de corta duración solían ser muy comunes, pero eso ha cambiado debido a la legislación, los problemas de alojamiento y la contratación y selección. Y una empresa quiere poder ofrecer a su personal un trabajo más a largo plazo".

Grosellas rojas todo el año
Las grosellas rojas son uno de los principales productos de Berrybrothers cultivados en invernadero. "Algunos de nuestros clientes nos las compran durante todo el año, lo que es interesante para nosotros, desde el punto de vista de la mano de obra". Nijs agrega que las primeras de estas berries de invernadero se cosechan en la primera semana de mayo, y que la cosecha en túnel comienza aproximadamente a principios de junio. Le sigue la fruta cultivada bajo toldos de lluvia. "En agosto, tenemos un gran pico de cosecha, parte de la cual almacenamos en celdas ULO hasta principios de abril". En abril, complementan la oferta de grosellas con importaciones de Chile.

Nijs indica que es interesante pero caro cultivar grosellas en invernadero. "Se obliga a la planta a crecer, con lo que se pierden kilos. Es un producto caro con un mercado pequeño. Pero es vital para nosotros para satisfacer la demanda todo el año". El productor de berries está experimentando con el cultivo de grosellas rojas en contenedores. Así, cuando se acabe la cosecha en el invernadero, que solo dura cinco semanas, los arbustos de grosellas pueden trasladarse al exterior, y el invernadero puede utilizarse para una cosecha de otoño de frambuesas o moras. "Entonces un invernadero puede proporcionar dos cosechas al año, lo que es mucho mejor, en cuanto a rendimiento".

Producto holandés durante el mayor tiempo posible
La apuesta por las frambuesas y las moras no es casual. La demanda de frambuesas y moras holandesas cultivadas en invernadero está aumentando. "Nuestros compradores quieren producto local durante el mayor tiempo posible. El cultivo en invernadero merece la pena en primavera y otoño". Por ello, Berrybrothers inicia este año el cultivo de frambuesas en otoño bajo invernadero, junto con el de primavera. A este productor de berries no le preocupa que los altos costes de cultivo frustren sus planes. "Abastecemos a las fruterías de gama alta, a la hostelería y a los mercados mayoristas".

"Generalmente hay un poco más de margen de maniobra para los precios. Tenemos un producto de buena calidad, y los clientes suelen estar dispuestos a pagar por ello". Sigue habiendo mucho interés por los productos locales, sabrosos y de calidad, añade Nijs. Pero también señala que puede ser más barato importar que cultivar berries en el país. Sin embargo, tal grado de dependencia no está exento de desventajas: menos control sobre el producto, su calidad y su precio. "El cultivo local ofrece esas ventajas. Cultivar donde está el mercado es, evidentemente, más eficiente".

Precio de coste
Berrybrothers se centra en la cosecha de frutos rojos de invernadero a partir de mayo, cuando los días empiezan a alargarse, las temperaturas comienzan a subir y se necesita menos energía que a principios de la temporada. "Eso significa que tenemos que calentar menos, lo que se lleva menos del precio de coste". No obstante, los elevados costes repercuten. "Afecta al precio de coste, eso seguro, y tenemos que reflejarlos en nuestros clientes". Los altos costes son la razón por la que Berrybrothers no ve el sentido de cultivar en invernadero de diciembre a abril.

"Con poca luz natural y bajas temperaturas exteriores, eso costaría demasiado, en cuanto a gas y energía. Los países del sur de Europa pueden hacerlo más barato". Nijs señala que, incluso así, no es necesario cultivar todas las berries en invernaderos. Los arándanos, por ejemplo, no necesitan cultivarse en invernadero. "Se pueden cultivar en cualquier sitio, y siempre están disponibles. Los hermosos arándanos, que cuestan todos lo mismo, o incluso menos, vienen de todo el mundo. Así que no hay lugar en el mercado para adelantar la temporada de arándanos holandeses cultivando las berries en invernaderos", concluye Nijs.

 

BFV De Belgische Fruitveiling
info@bfv.be     
www.bfv.be   

 

BelOrta
info@belorta.be    
www.belorta.be   

  

Berrybrothers
info@berrybrothers.nl  
www.berrybrothers.nl 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor