"Hay que aprender a vivir con una temporada inestable de frutas de verano"

La situación de las frutas de verano ha sido muy poco uniforme y hasta se la podría tildar de caprichosa. "Una semana, llegan camiones llenos de frutas de hueso o melones, y la siguiente apenas recibimos nada. Las condiciones meteorológicas cambian casi cada semana, algo que está preocupando a muchos países europeos. Tenemos que asumir que este verano ya no será 'normal' y aprender a vivir con el hecho de que la temporada de verano va a seguir siendo difícil. Se han producido muchos daños en países como España y Francia, y no hay estabilidad en la oferta por culpa del tiempo", explica Cédric Geens, del importador W. Jonckheere, de Bruselas, Bélgica.



Excepcional calma
El centro de importación de Bruselas se encuentra en calma actualmente. "Es normal en esta época del año, al inicio de las vacaciones. Muchas personas se han ido en busca de un tiempo más soleado. Además, las ventas de frutas de verano van de la mano con el sol y apenas lo hemos visto desde hace mucho, por lo que todo está excepcionalmente calmado ahora mismo, una situación extraña con condiciones meteorológicas extremas en muchas zonas de producción, lo que está repercutiendo muy claramente esta temporada".



Charentais de Philibon

Una de las especialidades de Jonckheere es el melón Charentais de Philibon. En 2012, el importador fue el primero en Europa en vender estos melones, que tienen su nombre de marca grabado con láser en la cáscara. "Este concepto todavía funciona bien, aunque las condiciones meteorológicas en Francia no han sido las mejores esta temporada. Por tanto, hemos experimentado muchos problemas de calidad y melones con más daños. Philibon solo ofrece la mejor calidad y todo el mundo sabe lo que representa la marca. La compañía tiene 67 años de experiencia, también con otros tipos de frutas". Un melón de la mejor calidad como este no sale barato. "Nos damos cuenta de que los consumidores belgas están dispuestos a pagar más, al igual que en otros países del sur. Allí, la gente tiene menos miedo de gastar el dinero en frutas y hortalizas. Estos melones no se venden en Países Bajos, probablemente porque los consumidores no pagarían entre 2,50 € y 3 € en las tiendas por algo tan especial".

Más información:
Cedric Geens
W. Jonckheere SPRL
Werkhuizenkaai 112
1000 Bruselas, Bélgica
Tel.: +32 - 22426103
Fax: +32 - 22451079

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor