Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Cuánto pagarán los estadounidenses por los aguacates

El aguacate que tanto aparece en Instagram se está volviendo más exclusivo cada día. Pronto será más asequible.

Los productores en California y en México han tenido una cosecha escasa este año, precisamente cuando la demanda de este producto aumenta. En California, donde los productores recogen de febrero a agosto, los árboles han tenido un año sabático. Al sur de la frontera, una temporada con sequía dañó la fruta. La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte podría empeorar la situación. El precio del aguacate ya alcanzó su récord máximo.



La demanda ha aumentado y se mantiene alta. Los estadounidenses comieron 1.900 millones de esta fruta el año pasado, un aumento del 57 % en comparación con hace cinco años, según el Comité de Aguacate Hass, un grupo de comercio de la industria. Brooklyn ahora tiene un "bar de aguacate", los productores de California están impulsando el pastel de aguacate y los estadounidenses están gastando cerca de 1 millón de dólares al mes en tostadas de aguacate en los restaurantes que utilizan Square, dijo el procesador de tarjetas de crédito.

Sin embargo, en el debate sobre la adicción estadounidense al aguacate, la nación parece estar en control de su apetencia.

Bloomberg analizó datos al por menor recogidos durante cinco años por la gente de Hass, comparando los cambios en el precio con los cambios en las compras. La correlación es casi exactamente inversa (-,91 para ser exactos). Cuando los precios suben, los estadounidenses, colectivamente, compran menos aguacates, y viceversa. Tampoco los aguacates nos impiden comprar casas, como sugieren algunos. En todo caso, nos estamos comportando de una manera un poco demasiado racional, todas esas grasas saludables por solo un par de dólares.



Hay una buena razón para que esta relación precio-demanda sea tan ordenada. Nadie necesita un aguacate. La demanda de productos básicos como huevos, leche, trigo e incluso el café es menos elástica que la de los aguacates, ya que esas cosas se consideran necesidades básicas en un hogar, dijo Marc Bellemare, economista de la Universidad de Minnesota. "No quiero decir que los aguacates sean un bien de lujo ... pero se puede pensar de esa manera", dijo Bellemare.

Al mismo tiempo, cuando se quiere un aguacate, no hay ningún sustituto real, por lo que es poco probable que el precio del aguacate se vea afectado por cambios en los precios de alimentos similares. La demanda de cacahuetes puede aumentar cuando sube el precio de las almendras, los consumidores de nueces cambian de producto. La misma dinámica es válida para muchos productos, como ciruelas y peras o cerezas y berries. El aguacate está aislado, tiene su propio comercio.

En resumen, cuando el precio del aguacate aumenta, los niños están bien. Simplemente pedirán cuencos de acai y untarán miel artesanal en sus tostadas. Todavía encontrarán una manera de comprar casas y vehículos grandes. Las únicas personas que dejarán de comer aguacates serán los gourmands que derrochan el guacamole en Chipotle como Finance Bros en temporada de bonificaciones. La locura del aguacate nunca ha sido un problema. La desigualdad del aguacate está a punto de darse.

Pero aquí hay otro gran factor acerca de la economía del aguacate: funciona en un ciclo de crecimiento largo, que con el tiempo restringe los precios.

Cuando se planta un árbol nuevo, no dará muchos frutos hasta su tercer año. Por el momento, eso pica a los consumidores. La oferta no puede ponerse al día con la demanda en cuestión de meses, como se puede hacer con otros productos, como el tomate. Mientras tanto, los productores miran el precio, preparándose para plantar donde puedan generar ganancias. Los costosos aguacates de este otoño pueden desencadenar un exceso de producción en dos o tres años. Eso es lo que sucedió con la quinoa en 2015, según Bellemare. Después de duplicar su precio a un máximo récord, los precios del grano de moda cayeron.

"Cuando hay este tipo de demanda desatada, hay mucha gente sentada al margen que decide entrar y plantar", dijo. "En cierto momento, todas esas ganancias fuera de lo normal se escapan de la competencia".

Y una vez que el suministro está ahí, está ahí durante bastante tiempo. Dado que los árboles de aguacate tardan tanto en crecer y ser productivos, los productores se muestran reacios a cambiar la estrategia de un cultivo diferente, dijo David Widmar, director de Agricultural Economic Insights. "Es realmente difícil justificar la eliminación de los árboles ... ya que el gasto grande y fijo de la siembra se pierde", dijo.

En ese sentido, los aguacates son un poco como las casas, después de todo.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor