Portugal atrae a los agricultores californianos con sus abundantes recursos hídricos

Mientras los incendios arrasaban California nuevamente este verano, José Dariush Leal da Costa, un nativo de la zona de la Bahía con raíces portuguesas, cosechaba sus primeras almendras en un oasis acuático bañado por el sol en el sur de Portugal.

El lago artificial más grande de la Unión Europea, el Alqueva de 250 km2, riega una zona del tamaño de Los Ángeles, y está atrayendo a inversores extranjeros en un momento en que el cambio climático está avivando las sequías desde California hasta el norte de Europa.

Los productores de fruta europeos, los fabricantes españoles de aceite de oliva, los productores de almendras y berries de California y Chile, y muchos otros, están mudándose a las fincas de agricultores locales rivales de estas tierras irrigadas, cuyos precios se han disparado en un 50 por ciento en los últimos cinco años.

El proyecto de riego de 5.000 millones de euros en el río Guadiana, iniciado hace dos décadas para reactivar una zona en riesgo de desertificación, comienza a alcanzar la capacidad que se diseñó inicialmente, y hay planes para ampliarlo aún más. También ha impulsado los ingresos y el empleo en la zona más desfavorecida del país más pobre de Europa occidental.



"Tenemos suficiente agua, hasta el punto de que llevo cinco años en sequía y no me preocupa el agua", dijo Leal da Costa, señalando que la escasez de agua siempre ha sido una preocupación en California, el productor de almendras más grande del mundo, donde las fincas compiten por los recursos hídricos con las ciudades e industrias.

Abc13.com describe cómo, durante un viaje a Estados Unidos en junio, el primer ministro Antonio Costa invitó a los inversores en California, que tiene un clima similar a Portugal, a instalarse en los alrededores de Alqueva.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor