En Italia se prevé un aumento de las superficies de ajo

Cae el precio del ajo, como el de todas las frutas y hortalizas, en la dinámica del mercado global. Y tampoco para el ajo italiano hay otras perspectivas, aunque la producción nacional no cubra las necesidades y aunque la tradición italiana de este cultivo sea superior a cualquier otra.

La delegación en España 

Estos son los principales argumentos que Francesco Delfanti, director de Fruitimprese, presenta en el marco del comité internacional celebrado hace unos días sobre el tema del ajo. En concreto, los delegados del sector de Italia, España y Francia se reunieron el martes 15 de enero de 2019 en España, en Las Pedroñeras (provincia de Cuenca) dentro del Grupo de contacto mixto. Por parte de Italia han participado Delfanti, Emanuele Coletti y Giorgio Marini de Unaproa, y Marco Cerreto del Mipaaf. 

"En el frente de los precios, en las últimas semanas estamos presenciando algunos signos tímidos de recuperación, lo que nos hace más optimistas en vista de la continuación de la campaña 2018/19 y el comienzo de la próxima. Pero no es ningún secreto que las últimas dos cosechas han sido negativas, mientras que habían sido precedidas por las dos mejores en el frente comercial. El hecho es que, cuando hay más producto de países como China, Argentina o a nivel mundial, los precios luchan por mantenerse en un nivel aceptable para un país como el nuestro, donde los costes de producción son más altos y el producto tiene una gran calidad gracias a nuestra larga tradición", dice Delfant.

Italia produce menos de lo que consume: en un 80%, el ajo importado proviene de España. El consumidor italiano está dispuesto a pagar un poco más por el producto nacional, pero también en este frente se necesita más información para garantizar que toda la cadena de suministro sepa cómo mejorar el ajo cultivado internamente y que el productor tenga un precio justo.

Los datos de producción son impresionantes. En 2018 España produjo 271.000 toneladas; Italia, 31.000, y Francia, 18.000. Respecto a las previsiones para la próxima campaña, los delegados españoles fueron quienes expresaron las mayores preocupaciones. "En España, concluye el representante de Fruitimprese, la siembra debería ser un 10% más baja. En Italia, sin embargo, estimamos un ligero aumento, alrededor del 5%. También en Francia se espera que el cultivo aumente, incluso si no supera el 2%".


Fecha de publicación :
©



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor