Aumento de la producción de hortalizas de invierno en Marruecos

En los meses de invierno, el producto marroquí es una buena alternativa a las hortalizas españolas e italianas. La importación de la UE desde Marruecos ha aumentado considerablemente en los últimos diez años (+ 51%). A continuación, dos empresas holandesas activas en Marruecos hablan de sus experiencias.

Gerard Derksen: "Espero que siga creciendo"
El consultor de la empresa, Gerard Derksen, ha notado que Marruecos está cada vez más abarrotado. “El país es adecuado, la tierra también y la gente quiere trabajar. Espero que el país siga creciendo", explica, de camino a su próximo trabajo en Marruecos. Allí conoce a muchas otras personas del sector hortofrutícola de los Países Bajos, pero los españoles, los británicos y los propios marroquíes también están trabajando en la creación de empresas de producción para comercializar productos en Europa. “Eso tiene una desventaja: una mayor demanda significa que el precio de la tierra aumentará. No sólo en Marruecos, pues las empresas holandesas también están activas en otros países del norte de África".

Estación de envasado en Marruecos

Quitar un enlace
La situación es la que es porque casi todos los productos se pueden producir en el país: cítricos, aguacates, todas las variedades de hortalizas y frutos rojos. Los productos son transportados a Europa por camión o barco. Gerard dice: “La mayor parte del transporte, en particular de todos los productos frescos, se realiza en camiones que se embarcan en barcos en Tánger y llegan a España antes de seguir por Europa por carretera. Los productos con una vida útil más larga, como, por ejemplo, patatas, cebollas y cítricos, también se envían en contenedores por mar que se cargan en el puerto de Agadir y se envían a Róterdam o Amberes".

El clima de Marruecos es muy favorable para la producción de hortalizas en el período de invierno, que se adapta a la temporada europea. Incluso las empresas españolas han hecho el cambio a África. “En los últimos años, España ha tenido malas cosechas debido al cambio climático. Como no se alcanzan los rendimientos por hectárea, los precios de los costes se han visto sometidos a presiones y también se ha hecho más difícil cumplir los acuerdos contractuales. Como resultado, cada vez más productos marroquíes llegan al mercado europeo a través de España. Por lo tanto, es más fácil trabajar personalmente desde España, y podría eliminarse ese enlace".

La demanda de oferta de productos durante todo el año es otra razón por la que las empresas se mudan a Marruecos. “Las empresas comerciales tienden a querer ofrecer productos durante todo el año. En Marruecos, es posible producir casi todo el año, el clima es bueno y hay más horas de sol que en los Países Bajos. Sólo es un poco más complicado producir hortalizas en los meses calurosos de verano. Debido a las circunstancias favorables, las producciones en Marruecos pueden ajustarse fácilmente para adaptarse a las de los Países Bajos", explica Gerard.

Construir y ceder
Además de la parte técnica de la producción, es muy posible crear una empresa profesional y rentable en Marruecos, a pesar de la diferencia de culturas. Gerard por experiencia sabe que sólo se necesita ser un poco más paciente y tener más energía, pues construyó una empresa de producción, incluida una estación de envasado, para judías verdes francesas en Marruecos. Dichas hortalizas se transportan directamente a los Países Bajos y se comercializan desde allí. El octubre pasado, entregó la administración de la empresa a la población local. “Trabajo bajo la autoridad de empresas holandesas y me ocupo de construirlas y ponerlas en marcha. En cuanto una empresa se desarrolla bien y es rentable, la cedo. He empezado un segundo proyecto, que tiene que ver con la producción de espárragos, aunque ahora que la temporada holandesa ha comenzado, está en un segundo plano de momento. También trabajo en una empresa de producción de frutos rojos: fresas, arándanos y frambuesas”. Las diferencias culturales pueden superarse. “Fuera de Europa, todo es más complicado, pero cuando se conocen los caminos correctos, se pueden obtener los certificados (BRC, GlobalGAP, HACCP) y la trazabilidad necesaria para abastecer el mercado europeo. Hace tres años, todos éramos pioneros, pero ahora estoy bastante familiarizado con cómo funciona todo allí, y es útil conocer primero a las personas y autoridades locales", concluye Gerard.

Jan van der Kaden: “Conectamos a los productores directamente con los clientes”
StC realizó sus primeros contactos en Marruecos en 2016; la empresa copia el concepto de los productores holandeses para comercializar el producto en Marruecos. "Sigue siendo un desafío encontrar a las personas adecuadas, pero afortunadamente estamos mejorando todo el tiempo, y sabemos lo que no debemos hacer también. Las diferencias culturales son grandes. En Marruecos, todavía se produce y se envasa con métodos anticuados", comenta Jan van der Kaden, de StC International. "Podemos ayudarles en eso".

Pronto también habrá melones
El paso para comenzar a ser pioneros en Marruecos fue motivado por el deseo de los clientes de una mayor transparencia, pues quieren saber de dónde proviene su producto y comprar desde la fuente. "Queríamos que nuestros propios productores ofreciesen un producto para todo el año". Además, la empresa pretende unir a más productores con productos holandeses a StC International. Como intermediario, StC es el socio para los mercados de venta de hortalizas marroquíes y holandesas en los Países Bajos, Escandinavia, Alemania, los países bálticos y Europa del Este.

StC no es sólo un intermediario, también está presente localmente para asesorar a los agricultores cuando planifican las producciones que solían venderse localmente y en países vecinos. Ahora tienen que producir para la exportación y según las normas y requisitos del mercado europeo. Según el deseo del cliente, se producen en Marruecos tomates (beefsteak), pimientos, berenjenas, calabacines (blancos) y judías. "Hasta ahora, nos hemos enfocado en las hortalizas, pero pronto comenzaremos a producir melones también. Queremos producir según los deseos de nuestros clientes", expresa Jan.

En la cocina
La cosecha se envasa en Marruecos. StC también da consejos a la envasadora, para que pueda desarrollarse más. “Disfrutamos llevando a los agricultores a la cocina para que se involucren en el proceso de ventas. Esa corta cadena de suministro y nuestra transparencia son nuestra fortaleza. Se trata de una forma de trabajar poco común, especialmente en Marruecos, pero todo satisface completamente a nuestros clientes y a nosotros mismos. Construimos basados en la cooperación. Queremos hacerlo a la manera holandesa, los salarios deben ser correctos, pero la vivienda para nuestros trabajadores y la educación para sus hijos también tiene que ser buena. Las buenas personas son el éxito de una empresa. Únicamente cuando todo es así, se puede ofrecer un valor agregado, tanto para el productor como para el cliente".

Los mayores desafíos son las diferencias culturales y la "brecha" entre los países. “El clima combinado con el precio de coste significa que Marruecos es un país con muchas oportunidades. Para ellos, Europa ofrece un mercado de ventas más estable. Estamos viendo cada vez más producciones por contrato, y comenzamos a ser distintivos. Necesitan nuestros contactos y nosotros podemos encargarnos de eso. No compramos nada, les conducimos directamente al cliente. Realmente veo un futuro orientado al cliente", concluye Jan.

 

Para más información:
Jan van der Kaden
StC International
+31(0)174 75 29 50
info@stcint.eu   
www.stcint.eu  

Derksen Retail Organisatie
Gerard Derksen
T: 06 53 38 87 97
gerard@derksenretailorganisatie.nl 


Fecha de publicación:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor