Gran éxito para las jornadas técnicas sobre cultivo de almendras en España

Gran entusiasmo e interés expresados por parte del grupo de participantes en la jornadas técnicas de tres días sobre el cultivo de almendras en España, del 2 al 4 de septiembre pasado, en los cultivos de Andalucía.

El grupo, que era heterogéneo en términos de origen y experiencia profesional y laboral, estaba formado por empresarios unidos por el único objetivo de obtener información y compararse con otras empresas de producción ya establecidas en el mercado, para poder hacer posteriormente las elecciones comerciales correctas. Italia estuvo representada de norte a sur, empresarios Sicilia y Apulia, pasando por Lacio y Toscana, llegando hasta Veneti y Friuli.

Las jornadas se dividieron en diferentes etapas: comenzaron con huertos de almendros hechos con sistemas de conducción tradicionales y secos (sin sistema de riego), favorecidos por las frecuentes lluvias en el área de Córdoba en la primavera (marzo-abril con 120 mm) y el otoño (septiembre-octubre con 100 mm).

A pesar de la ausencia de sistemas de riego, gracias también a una textura del suelo limo-arcillosa que permite retener la humedad en el suelo, los rendimientos fueron interesantes, registrando cifras de 7-8 kg/planta en el cuarto año, con 330 plantas por hectárea (distancia entre plantas 6x6). En opinión de los técnicos, los rendimientos están destinados a aumentar hasta 10-12 kg/planta.

La visita a la plantación tradicional fue seguida por la etapa en el sistema de mayor densidad, cuya corona se trabajó con el sistema Zaragoza, difundido e implementado por el técnico aragonés Jordi Mor. Un método que permite cultivar un arbusto con una copa cilíndrica-espesa, colocado sobre un tronco de 75-80 cm, obtenido mediante el desarrollo de ramas elevadoras, generado por una serie de coberturas (cortes horizontales del follaje), que se practican en los primeros 24-30 meses de desarrollo de la planta.

El sistema Zaragoza tiene como objetivo proporcionar respuestas alternativas a los llamados sistemas superintensivos. Las desventajas de este último son los altos costes de construcción y el coste adicional en que se incurre con las intervenciones de poda manual, que se implementarán necesariamente después de unos años como complemento de las intervenciones mecánicas, a fin de favorecer la renovación interna de las paredes, de lo contrario ocasionaría un desequilibrio de prevalencia de la masa leñosa en detrimento de las ramas fructíferas.

Las reuniones con los técnicos de las plantas de procesamiento y secado de almendras también fueron interesantes, que lleva a cabo dentro de las 24-48 horas posteriores a la cosecha, precisamente para evitar los procesos de fermentación que alterarían el sabor del fruto.

Para completar el último eslabón en la cadena de suministro de almendras, que precede a la industria de la confitería, las jornadas terminaron con una visita a una planta de Almería. En estos centros, las almendras, después de ser descascaradas y nuevamente sometidas a secado (porcentaje de humedad de alrededor del 5%), pueden seguir diferentes procesos, como pelado, laminado y molido para obtener harinas.

La combinación de conocimiento y profesionalismo ha permitido a todos ver todo el proceso de producción y procesamiento de almendras: técnicas de cultivo, cosecha mecanizada, manejo poscosecha, pelado, procesamiento, secado, clasificación y desgranado. Estos fueron los temas principales de los tres días en España, uno de los países líderes que ha logrado importantes avances en la cadena de suministro de la almendra.


Fecha de publicación:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor