Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Los precios de los arándanos se mantienen estables

"Los arándanos son de una calidad excepcional", dice Omar Ehab, jefe del equipo de especialistas en frutos rojos de O'berries, una empresa holandesa que importa fruta fresca y congelada IQF. No solo venden arándanos holandeses, también importan y venden berries de Serbia, Chile, Perú, Portugal, España y Polonia. Omar señala que los precios fueron más o menos normales a finales de mayo, pero las ventas se redujeron un poco.

Arándanos de Kosovo

La disminución de la demanda y el retraso de la oferta hicieron que los precios se mantuvieran estables. "Nos complace que haya suficiente demanda para absorber la oferta, y que, en consecuencia, los precios se mantengan a un nivel aceptable". Omar espera que el mercado y los precios se mantengan cuando entren más arándanos al mercado en unas pocas semanas, al contrario del año pasado, cuando diferentes países cosecharon sus berries al mismo tiempo causando exceso de oferta.

Finca de arándanos en Kosovo

Omar explica que, desde que se establecieron las medidas del coronavirus en O'Berries, la empresa se ha centrado en cumplir con los programas contratados. En contraste, apenas hay ventas de arándanos al contado. "Mantenemos menos stock, y los proveedores también envían menos arándanos, pues quieren correr menos riesgos. Todo es riesgo e incertidumbre. Podríamos vender unas 10-15 toneladas en el mercado al contado, pero, mientras las cosas sigan siendo inciertas, no sabremos si los clientes comprarán sus volúmenes normales", comenta.

Disminución de la demanda de grosellas rojas
Omar es menos optimista sobre las grosellas rojas, pues normalmente se destinan al canal horeca y al foodservice. Por lo tanto, estas pequeñas frutas rojas tienen mucha menos demanda ahora mismo. La temporada de grosellas holandesas comienza gradualmente a finales de mayo. Omar indica que las variedades chinas son de mala calidad, y espera que la temporada holandesa sea mejor. "Abril y mayo suelen ser meses muy buenos para las grosellas rojas, con precios que oscilan entre los 30 y 40 euros por caja".

"Nosotros, desafortunadamente, no hemos conseguido esos precios este año". Omar ha notado una disminución general en la demanda de plástico. "En general, hay menos demanda de plástico y, por lo tanto, tenemos nuevos envases de cartón", agrega, y señala que los clientes están llevando la sostenibilidad más allá de la reducción de plástico. Se está prestando atención a cuestiones como la prevención del desperdicio de alimentos y a la transparencia de la cadena alimentaria.

Con ese objetivo, O'Berries está estudiando las necesidades de los consumidores. Quiere adaptar su oferta para satisfacer esas necesidades y, de esa manera, evitar el desperdicio de berries. Los proveedores están corriendo menos riesgos, lo que se traduce en una menor oferta, y también están trabajando mucho con programas por contrato. Omar, por lo tanto, está observando un menor desperdicio de alimentos, por lo que considera que ese es uno de los inesperados aspectos positivos de la crisis del coronavirus.

Crisis del coronavirus
Sin embargo, la crisis ha afectado definitivamente al comercio de frutos rojos. "Cuando la crisis comenzó, la gente empezó a comprar con pánico, y hubo mucho caos", reflexiona Omar. "No tuvimos oferta durante tres semanas, sin existencias. Luego las cosas volvieron a un nivel normal. Y el final de mayo fue incluso más tranquilo de lo habitual". Omar señala que a finales de mayo, las ventas adicionales a los retailers ya no podían compensar la falta de ventas en el sector de la hostelería. Sin embargo, no había posibilidad de que hubiera excedentes porque la oferta también se estaba retrasando. "Afortunadamente, llegó al mercado muy poca fruta española o portuguesa llegó".

"Tampoco hubo apenas fruta de los Países Bajos". Las exportaciones de frutos rojos a Asia también se vieron muy afectadas. "No pudimos exportar a los niveles normales debido a la irregularidad del espacio de carga aérea y de los precios". Omar explica que el año pasado por la misma época, O'Berries exportó 30 o 40 palés de arándanos por semana solo a Hong Kong. "Ahora, como mucho, exportamos 5 o 6 palés". Admite que, como suele haber muy pocas reservas, los vuelos se cancelan, y que espera que el coronavirus determine el progreso de la temporada de frutos rojos.

"Todo es muy peculiar. Los arándanos son un artículo de comercio diario, así que realmente puede verse la diferencia cuando las cosas han ido mal con los proveedores, los clientes y la logística pre y poscoronavirus". Omar, sin embargo, no considera que toda la situación haya sido negativa. Piensa que, por ejemplo, el Gobierno es más flexible en cuanto a la documentación y que los clientes son comprensivos. "Afecta a todo el mundo. También es bueno que nos ayudemos unos a otros". Pero admite que, al final, hay que hacer dinero. Y ahí es cuando se hace daño.

Para más información:
Omar Ehab
O'berries
T: +31174899301
hello@oberries.nl
www.oberries.nl 
www.linkedin.com/showcase/oberries/  


Fecha de publicación:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor