"Este proyecto replantea el papel de la tecnología en la adaptación al clima"

Proyectos piloto que ayudan a los agricultores a adaptarse al cambio climático y a obtener beneficios económicos

Un proyecto piloto de agricultura digital que está llevando a cabo el Departamento de Industrias Primarias (DPI) de Nueva Gales del Sur ya está dando a los horticultores la confianza necesaria para cambiar sus operaciones no solo para obtener un beneficio económico, sino para adaptarse al cambio climático. Allen Benter dirige el proyecto Climate-Smart Pilots, que se centra en las aplicaciones del internet de las cosas y el cambio de valores dentro del sector.

Benter explica en la ABARES Outlook 2021 que la instalación de una estación meteorológica puede ser una opción sencilla, pero para un agricultor con el que el departamento ha estado trabajando, significó exponer la diferencia de temperatura y precipitaciones entre su instalación y la estación más cercana de la Oficina de Meteorología, que era mucho mayor de lo que le convenía.

"En horticultura, el principal motor suele ser el control de la irrigación", dice Benter. "Con nuestro socio, estamos probando una red de sensores de humedad del suelo, que a nuestro agricultor le proporcionó las pruebas que necesitaba en la primera semana para cambiar su sistema de riego, pasando de la pulverización del suelo al riego por goteo. Eso es algo que la comunidad investigadora entiende desde hace mucho tiempo, pero este ensayo en el que se trabaja con productores comerciales ayuda a mostrar los beneficios de esos cambios en un entorno de producción. Los sensores de temperatura en la finca proporcionan una mayor especificación de los datos, dando mayor certeza en torno a las condiciones ambientales en las que se desarrollan las labores".

Foto: Presentación de Benter en la conferencia ABARES Outlook 2021

El proyecto surgió después de que el gobierno de Nueva Gales del Sur invirtiera 29,2 millones de dólares a finales de 2018 en la estrategia de investigación sobre el cambio climático del DPI. Afirma que su objetivo es apoyar al sector de las industrias primarias para que se adapten al cambio climático a través de siete proyectos, entre los que se encuentra Climate-Smart Pilot, que actualmente está trabajando en los tres sectores clave: horticultura, pesca y ganadería. Busca soluciones que puedan llevarse a cabo sobre el terreno y demostrar cómo la tecnología puede proporcionar información "casi en tiempo real" sobre los cambios en la producción relacionados con la variabilidad del tiempo.

"Nos centramos en los fenómenos extremos y en cómo los agricultores pueden ser conscientes de ellos y buscar formas de mitigarlos", dijo. "En todos los sectores a los que nos dirigimos, esto incluye la detección de olas de calor, el control y la gestión de la disponibilidad de agua, y las condiciones que pueden aumentar los brotes de plagas y enfermedades. Un factor que se ha detectado han sido las variaciones entre plantaciones".

Foto: Benter (arriba a la derecha) durante un panel de debate sobre el cambio climático en ABARES Outlook 2021

Aunque al proyecto piloto aún le quedan algunos años, Benter afirma que algunas de las conclusiones iniciales son que, aunque los agricultores son conscientes del beneficio económico con el uso de esta tecnología, a menudo no es suficiente para que inviertan.

"Este proyecto replantea el papel de la tecnología en la adaptación al clima", afirma. "Demuestra a través de los vínculos comerciales y de investigación el valor de los datos y las asociaciones. A menudo, sin embargo, parece que los agricultores no han sido conscientes del valor que puede crearse de opciones sencillas. La medición de las variables de producción y medioambientales mediante sensores digitales les proporciona una mayor seguridad en sus operaciones, lo que se traduce tanto en beneficios económicos, por el ahorro de tiempo y recursos, como en tranquilidad. La tecnología digital ofrece una vía para que los agricultores integren técnicas de adaptación a la variabilidad climática, pero hay que seguir investigando. Al igual que otras opciones relacionadas con el cambio climático, el rendimiento económico de la inversión puede no ser el adecuado, pero los agricultores están interesados en la seguridad que proporciona la tecnología digital para adaptarse al clima que tendrán en el futuro".

Las tecnologías digitales que se han implantado son, en su mayoría, elementos comerciales listos para usar, como estaciones meteorológicas, sensores de humedad en las fincas y sensores de gestión del agua. Algunos de los nuevos sensores incluyen sensores de radar para el flujo de agua, y el equipo del proyecto está desarrollando nuevos sensores para cubrir necesidades específicas.

"Algunas de las nuevas tecnologías que estamos implantando son muy sencillas y rentables", explica Benter. "No siempre requieren grandes inversiones y los agricultores pueden instalar hoy mismo algunas tecnologías sencillas, que ofrecerán resultados en periodos de tiempo muy cortos. Creo que algunos de los impedimentos del pasado tienen que ver con el origen del valor y con la posibilidad de obtenerlo. Por eso, en nuestros proyectos piloto, una de las claves para conseguir que otros se sumen a la iniciativa es que los pilotos participen en los resultados que obtienen".

En el panel de debate también participó Ross Kingwell, economista del Australian Export Grains Innovation Centre, quien señaló que ahora puede ser un momento difícil para que algunos agricultores se planteen siquiera la posibilidad de invertir en tecnología.

"Creo que los agricultores del este de Australia se han visto afectados por las sequías de los últimos años y no tienen ni el dinero ni las ganas de invertir en tecnologías y acciones que puedan suponer algún riesgo a la baja", expresó. "Tienen que conseguir un poco de liquidez y recuperar las acciones, y entonces creo que tendrán las ganas de conseguir algunas de las innovaciones que puedan aprovechar".

Una parte fundamental del proyecto de Benter es el desarrollo de una plataforma de datos abierta, y afirma que el DPI ha desarrollado una plataforma de datos para los pilotos, para permitir que las fincas asociadas accedan a la información "casi en tiempo real" de sus operaciones y permitir que otros se registren para obtener acceso con fines de investigación y formación. Aunque se centra sobre todo en las soluciones digitales, también está explorando la agricultura regenerativa, pero se necesitan más recursos en las zonas para ayudar a los agricultores.

"No hay suficientes proveedores en las zonas que ofrezcan apoyo y productos para que los agricultores adopten la tecnología", afirma. "Hay que conseguir que la agricultura se integre más en los programas educativos, como la ingeniería y la informática, y que esas disciplinas se trasladen también al ámbito de la educación agrícola, de modo que lleguen a las plantaciones personas con los conocimientos necesarios para ayudar a los agricultores a adoptar la tecnología".

El Departamento de Agricultura, Agua y Medio Ambiente del Gobierno australiano es el anfitrión de ABARES Outlook 2021. Por primera vez se celebra de forma virtual, y se desarrollará durante cuatro días con presentaciones dirigidas a los diferentes temas y sectores de la agricultura.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor