Rupert Morrell, director de ventas internacionales de la española Gen Group

“El primer contenedor de piñas de Cuba está ya de camino a Europa"

Cuba ha apostado por el fortalecimiento de la cadena productiva de la piña para el mercado de exportación, invirtiendo tanto en la expansión de su cultivo en el país, donde destaca Ciego de Ávila como la principal provincia productora de este rubro, como en su diversificación varietal con la recuperación de cultivares antiguos y la introducción de nuevas variedades. Ahora, la denominada “reina de las frutas” en la isla antillana ya se encuentra navegando rumbo a Europa de la mano de una empresa española.

“El primer contenedor de piñas de Cuba está de camino y llegará la semana que viene”, anuncia Rupert Morrell, director de ventas internacionales de Gen Group, una empresa con sede en Madrid que cuenta con una dilatada experiencia en la producción y comercialización de una amplia gama de frutas y hortalizas, desde exóticas a tradicionales, destacando las bananas, aguacates y mangos de Ecuador.

Las piñas de Cuba, que complementan la oferta de la compañía ya conformada por piñas Pan de Azúcar procedentes de Benín, se destinarán en el mercado europeo al segmento de la fruta premium. “Vamos a presentar este nuevo producto a El Corte Inglés, que ya es un cliente de Gen Group, y también pretendemos colocarlo en grandes superficies y mayoristas en Europa. Portugal es un mercado en el que tenemos un gran enfoque, además de Alemania y Reino Unido, entre otros”, detalla Rupert.

Se trata de piña de la variedad MD-2 y con disponibilidad todo el año, aunque debido a las altas temperaturas, disminuyen los niveles de entrega entre julio y agosto. "La comercializamos con la marca Oro Cubano en los calibres 8 y 7 y, en menor medida, en calibres 6, con grado 3 de maduración y entre 14 y 16 grados Brix. Cada caja contiene entre 6 y 8 piezas según el calibre, con un peso de entre 12,5 y 13 kilos. Confeccionamos los pallets con 45 cajas y un peso promedio de entre 450 y 600 kilos netos", indica Rupert.

La piña de exportación cubana ha sufrido durante muchos años las consecuencias del embargo comercial estadounidense, el más prolongado que se conoce en la historia moderna –y condenado en más de una veintena de ocasiones por las Naciones Unidas– y que, tras una mejora de las relaciones comerciales entre ambos países entre 2014 y 2017 bajo el mandato de Barack Obama, volvió a recrudecerse con la llegada del ya expresidente Donald Trump al poder y el enfriamiento de las relaciones diplomáticas.

“Los aranceles punitivos a Cuba en la fruta subieron los impuestos y desde el punto de vista comercial era básicamente imposible exportar piña a Estados Unidos. Pero con Europa no hay esos aranceles, lo que hemos aprovechado para poder traer esta fruta tan especial”, explica Rupert Morrell. Cabe destacar además los lazos históricos, culturales y comerciales que unen a Cuba y España, siendo el país europeo uno de sus principales clientes y proveedores a nivel comercial, y el principal inversor de la Unión Europea en la isla.

“Alcanzar un acuerdo con el Gobierno y con los agricultores nos ha llevado aproximadamente un año, pero ya hemos recibido muchas muestras de interés por las piñas de Cuba. Y eso que solo estamos al principio de la campaña de importación”, subraya el director de ventas internacionales.

 

Para más información:
Rupert Morrell 
GEN Group
Calle Leganitos 47 – 7.ª planta.
28013 Madrid, España.
M: +34 637 86 72 99
rupertmorrell@gengroup.net 


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor