Gert Upton, de Schoonbee Landgoed (Sudáfrica)

La colaboración y la confianza son cruciales para poder envasar y procesar un millón de cajas de cítricos cada día

En Schoonbee Landgoed, una explotación familiar que celebra cincuenta años de producción de uva y cítricos de alta calidad en el valle de Loskop, la cosecha de Navel ha llegado a su fin, dejando paso a las Valencia y las mandarinas Leanri.

El escenario de las naranjas del año pasado no se repetirá debido a los mayores rendimientos de las naranjos en el hemisferio norte, y al aumento de las existencias de otros orígenes como España, Marruecos y Egipto. "El año pasado estuvimos en una muy buena situación. Este año es todo lo contrario", afirma el director de marketing, Gert Upton.

Cosechando Navel en el valle de Loskop, donde el sector de los cítricos proporciona mucho empleo (fotos: Schoonbee Landgoed)

Sus Valencia están en casi todo el mundo, desde Canadá hasta Japón. Mientras Europa siga teniendo oferta de Valencia, la enviará a Extremo Oriente, donde se acerca el fin de la Valencia del hemisferio norte.

La demanda de limones es muy lenta. El hemisferio norte tuvo una gran cosecha, y lugares como Oriente Medio aún tenían fruta cuando en la semana 16 llegaron más de 900.000 cajas de limones sudafricanos, lo que hizo que el mercado de Oriente Medio se desplomara, mientras que la UE está algo mejor, aunque todavía tiene fruta española.

El limón es el cítrico más necesitado de nuevos mercados, pero el actual protocolo de frío de China perjudica a los limones, y EE. UU. aún no se ha abierto para el resto de Sudáfrica aparte del Cabo Occidental. "No es que sea la panacea, pero al menos daría más margen a los exportadores de limón".

La demanda de mandarinas parece estable
En lo que va de temporada, Schoonbee Landgoed ha envasado 60.000 cajas de clementinas (la mayoría a mercados más cercanos como la UE y el Reino Unido, y algunas a Oriente Medio y Hong Kong) y 50.000 cajas de Nova a Oriente Medio, el Sudeste Asiático y, sobre todo, China.

Almacén de cítricos Kameelkop de Schoonbee Landgoed

Gert, que se dedica a la exportación de uvas durante el verano, llama a la resistente Nova la Red Globe de los cítricos, ya que mantiene su calidad y apariencia durante los largos viajes hasta los mercados de nivel 3 de China. Las primeras Novas deberían estar llegando ahora.

"La demanda de mandarinas parece bastante estable, pero hay casi 7 millones de cajas adicionales de mandarinas que llegan este año, a partir de ahora y hasta la semana 37 aproximadamente".

La logística es un lastre para la competitividad
Llevar todo el producto a los barcos está siendo el habitual quebradero de cabeza por una serie de razones, entre ellas el muy publicitado índice de productividad de los puertos sudafricanos. Los clientes se enfadan cuando la fruta se retrasa, ya que los buques pasan la mayor parte del mes moviéndose entre los puertos sudafricanos.

Además, esto hace que Sudáfrica sea menos ágil y poco competitiva, lo que deja espacio para que se cuelen competidores como Perú y Chile, y estas ineficiencias tienen importantes costes monetarios para los productores. Un contenedor dirigido a Escandinavia, por ejemplo, es 800 dólares más caro que el año pasado. Y añade, "que el 75% de los costes empiezan en el almacén de envasado hasta que llega al mercado internacional. Nos coloca en una posición muy incómoda en la que no podemos absorber más bajadas de precios".

Antes de tener en cuenta los costes adicionales, los ingresos de las explotaciones son significativamente más bajos porque el rand sigue siendo fuerte, y actualmente cotiza a 13,60 rands por dólar.

Los repetidos retrasos de la carga le hacen preguntarse si Sudáfrica podrá aprovechar la reducida presencia de Australia en el mercado de cítricos de China esta temporada.

Por otro lado, siente empatía por las autoridades portuarias, que tienen que deshacer las malas decisiones tomadas durante los años de Zuma, y hacerlo con un presupuesto reducido. Transnet comparte la sensación de urgencia del sector frutícola, pero por sí sola no tiene las herramientas necesarias para solucionar el problema, opina. "En los últimos 10 años nos las hemos arreglado para salir adelante, solucionando los problemas, pero esos tiempos han pasado".

Callie Minnie, director de producción de cítricos, inspeccionando la cosecha

"Tenemos que empezar a confiar los unos en los otros"
Gert cree que una cooperación más estrecha entre el Estado y el sector privado será una condición sine qua non. "Transnet se está esforzando mucho, pero esto va a requerir un esfuerzo en equipo".

Y continúa: "Todas las partes interesadas de la cadena que saca la fruta del país tienen que seguir el mismo ritmo. Tendremos que empezar a depositar nuestra confianza en los demás, algo que no siempre resulta natural en una sociedad como la sudafricana. Hay desconfianza en el Gobierno, que a su vez desconfía del sector privado. Si no aprendemos a confiar los unos en los otros, el problema crecerá. Tenemos que apoyarnos mutuamente y colaborar dentro del sector frutícola en general".

Como señala Justin Chadwick, director general de la Asociación de Productores de Cítricos (que acaba de visitar a los citricultores del valle de Loskop), en su último boletín: "La previsión sigue siendo de unos 160 millones de cajas; como la temporada de cítricos dura unos 160 días, eso significa que tienen que pasar por la cadena logística cada día un millón de cajas".

Envasado de Navel para el mercado local

Para más información:
Gert Upton
Schoonbee Landgoed
Tel.: +27 13 262 4000
Email: marketing@schoonbee.co.za
www.schoonbee.co.za


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor